El sosiego acantilado

Categoría: WARDRUNA

TIEMPO DE AMAR

“No le hagas la vida difícil a tus hijos haciéndosela fácil.

[…] Un ser humano debería ser capaz de cambiar un pañal, planear una invasión, despedazar un cerdo, ensamblar una barca, diseñar un edificio, escribir un soneto, hacer un balance de cuentas, levantar una pared, remendar un hueso roto, confortar a un moribundo, obedecer órdenes, dar órdenes, cooperar, actuar en solitario, resolver ecuaciones, analizar un nuevo problema, esparcir estiércol, programar un ordenador, cocinar una comida sabrosa, luchar eficientemente, morir con gallardía. La especialización es para los insectos.”

Tiempo de amar, de Robert A. Heinlein.

Advertisements

VILLALPANDO

Villalpando.

Cinco minutos para que el autobús vuelva a la carretera.

Un revoltijo de gorriones entre los andenes.

Hasta que sólo queda una cría. Recién caída del nido, supongo. Se queda quieta y pía. Pía un buen rato. Hasta que se calla. Y mira alrededor. Se acercan de vez en cuando otros gorriones, que parecen sentir curiosidad. O, simplemente, intentan saber si esa cría es suya.

El autobús arranca.

El pequeño gorrión sigue solo y quieto, entre los andenes.

¿Cuál es la función de la angustia de este pequeño gorrión en el destino del universo?

Que sea escrita, quizá.

Y que retumbe en un pequeño ejemplo cotidiano el cósmico y rebosante despliegue de dolor que ha sido necesario montar como escenario, para que pueda ser representado cada uno de nuestros dramas.

Si vuestro Dios no es el autor de ese teatro sangriento, entonces no adoráis al verdadero Dios.

No os preocupéis: suele pasar.

También en Villalpando.

EL CONDUCTOR DE LA TRISTE FIGURA

sobra tanto
tanto falta
es tan fácil la vida
qué difícil, la vida
es tan fácil, morir
qué difícil, la muerte
es tan fácil rezar
cuando se ama
tan difícil rezar
cuando se escapa
no sé si puede haber caballeros
en un mundo de coches
no sé si puede haber caballos
en un mundo del Hombre
siempre en lugares
donde el edificio
no deja ver el bosque
sobra tanto
tanto falta
sobra deseo
tú me faltas
yo falto
y Tú sangras

Y GALGO CORREDOR

El galgo se lanzó a correr junto a mí
unos breves segundos.

Corrimos juntos
unos breves segundos
a la vera del río.

Corríamos juntos
y el galgo parecía gozar
conmigo
unos breves segundos
por una llanura eterna.

Se acabó el tiempo juntos.

Volvió el ruido del tráfico
atascando los puentes sobre el río.

Seguí corriendo solo
sobre el cemento.

IDOLA

El estudio de los mitos pertenece a la metafísica, no a la psicología.

Escolios a un texto implícito, de Nicolás Gómez Dávila; Atalanta, 2009; pg. 312.

“Ni el católico ni el pagano conocen la naturaleza de Dios tal cual es; pero, según hemos dicho, uno y otro la conocen por los conceptos de causalidad, excelencia y remoción, y por esto, al decir el gentil: el ídolo es Dios, puede tomar el término Dios en el mismo sentido en que lo toma el católico cuando dice: el ídolo no es Dios. Por lo demás, quien no tuviere idea ninguna de Dios, no podría nombrarle, o, si acaso, lo haría únicamente como nos sucede cuando pronunciamos términos cuyo significado desconocemos.”

Suma Teológica, de Santo Tomás de Aquino; parte I, cuestión 13, artículo 10; BAC, 2010; vol. I, pgs. 363-364.

Calle del Orco

Blog de Literatura. Grandes encuentros

plan zeta

apología de mí mismo

El Rancho de San Ysidro

Peripecias de un aprendiz de campesino

El perfil menos humano

“En aquella idea vaciaba, como en un molde, todo lo bueno que ella podía pensar y sentir; en aquella idea estampaba con sencilla fórmula el perfil más hermoso y quizá menos humano de su carácter”

A Día de Hoy

Señores, si quisiéredes mio serviçio prender/ querríavos de grado servir de mio mester