LAPIS REPROBATUS CAPUT ANGULI

“(…) Chesterton está en lo cierto cuando dice que el mundo está lleno de ideas cristianas enloquecidas. El Evangelio y la Iglesia han sido despojados como árboles frutales; pero los frutos cortados del árbol se pudren y ya no son comestibles. Las ideas de Cristo no se pueden separar de él y, en consecuencia, no tienen valor para el mundo si no son atestiguadas por cristianos que creen en Cristo, o como mínimo por hombres que están inconscientemente abiertos a él en lo más íntimo de ellos mismos y, en definitiva, poseídos por él. La irradiación sólo es posible si el centro de irradiación sigue vivo y constantemente activo: no se da aquí el caso de las estrellas que, aunque apagadas desde hace mucho tiempo, todavía dan luz.”

El todo en el fragmento, de Hans Urs von Balthasar; Encuentro, 2008; pg. 189.

the_crucifixion-large

Advertisements