El sosiego acantilado

Vivir con lucidez una vida sencilla, callada, discreta, entre libros inteligentes, amando a unos pocos seres

Categoría: TEOLOGÍA POLÍTICA

ESTATUA ERGUIDA EN HOMENAJE A LA ADOLESCENCIA ETERNA

Mientras esperábamos el autobús que nos iba a llevar de vuelta a Marsella, tras nuestra declaración de no aptitud, aconteció un hecho que apenas merecería el apelativo de anécdota.

Uno de los aspirantes declarados no aptos, de oscurísima piel negra, muy enfadado, empezó a gritar acusando de racistas a los que habían decidido su no aptitud.

Desde donde yo estaba, la situación resultaba tragicómica: aquel aspirante rechazado llamando racistas a voz en grito al multicultural elenco de caporales (cada uno de un color distinto) que allí se encontraban, quienes observaban la escena divertidos.

La conclusión que uno sacaba en aquel momento era que la propia reacción del tipo explicaba su declaración de no aptitud. Básicamente, que no se aceptan desequilibrados en la Legión Extranjera.

A la luz de los últimos acontecimientos, la anécdota parece devenir signo de los tiempos.

Lo que en aquel momento no era más que una ridícula pérdida de papeles, ha resultado ser intuición fundamental de la mejor juventud para cambiar el mundo: ningún mal que me ocurre es culpa mía, cualquier cosa que me limita es de suyo injusta.

Exactamente así razona mi hija.

Que aún no tiene tres años.

EL PECADO ORIGINAL LAICO

Se ha reflexionado mucho sobre la Modernidad como época en la que se trata de eliminar el pecado original.

Pero en la claudicación plenamente contemporánea de buena parte de las élites occidentales lo que vemos no es una eliminación del pecado original, sino su traslado secularizador desde la esencia divina misma del ser humano hasta meros accidentes de las diversas culturas humanas.

De esta manera, la posibilidad del mal no está en nosotros de raíz por el mero hecho de ser humanos, sino por el hecho de ser hombres (y no mujeres); o blancos (y no negros); o de familia rica; o…

Pero, mientras la mitología cristiana ofrecía la posibilidad de una aventura existencial en la que sería posible redimir nuestra naturaleza caída a través de la bondad de nuestras acciones, el pecado original laico sólo nos permite el auto-odio y una vida anclada al resentimiento de todas aquellas características secundarias de nuestra persona; exactamente aquellas de las que no somos responsables (ser hombre, blanco, español…).

Y en vez de vivir tratando a cada cual según la calidad de sus acciones, nos impone besar las botas de gente de la que nada sabemos, más allá del color de su piel.

CRÓNICAS DE LA PESTE DE LOS ANCIANOS (LV)

Resulta curioso que muchos de los que critican al sistema democrático, por ser una mera determinación cuantitativa de lo político, acaben mostrándose entusiasmados por participar en manifestaciones multitudinarias con sus correligionarios.

Esta paradoja se resuelve psicológicamente por la superioridad emotiva del acto de manifestarse, incomparable al anodino recuento de votos en una jornada electoral. La descarga de adrenalina provocada por la dramatización de la idea política, a través de símbolos exteriores que canalizan las pulsiones del ego diminuto, se multiplica al sentir la compañía de otros, quebrando la triste sensación de soledad del creyente (siempre con cierta tendencia a la marginalidad paranoide).

Además, el entusiasmo de la hiperactividad pública permite mantener oculto aquello que la mera aritmética electoral enseguida muestra: el peso real que nuestra Verdad tiene en la sociedad en la que vivimos. En el fervor del grito coreado por miles nadie se ve obligado a hacer caso del silencio ensordecedor de los millones que se han quedado en casa.

Es en este estado delirante autoprovocado en el que uno se puede llegar a creer la auténtica voz de la gente o de la España eterna.

REYES-MESÍAS PARA MASAS-INDIVIDUO

“…al oído de Europa solo llegan soluciones ‘totales’, ofrecidas por partidos que se odian mortalmente aunque tengan reglamentos internos idénticos, pues la contienda ha creado una cuenca de atracción donde ningún curso esquiva el sino de desembocar en reyes-mesías como Lenin, Mussolini, Pilsudski, Stalin y Hitler. Todos explotan la propaganda como troquel de reflejos condicionados, todos orquestan fiestas de exaltación colectiva donde la magia recurrente es una masa capaz de moverse con la coordinación del individuo…”

Los enemigos del comercio. Una historia moral de la propiedad II, de Antonio Escohotado; Espasa, 2018; pg. 636.

EL ANTI-GANDALF

“Shaw, que visitó Rusia en 1931, nunca se desdijo de una carta abierta al director del Manchester Guardian donde declaraba ‘no haber visto a nadie desnutrido, sino más bien niños notablemente rollizos’. Algo después, en el prefacio a su drama Sobre las rocas (1934) explica: ‘¿Pones de tu parte en la nave social? ¿Causas más problemas de lo que vales? ¿Te ganaste el privilegio de vivir en una comunidad civilizada? Por eso los rusos se vieron forzados a montar una inquisición llamada inicialmente Cheka, para liquidar a quien fuese incapaz de contestarlas satisfactoriamente’. Tampoco se desdijo de esto último, e incluso de una mención profética a ‘cámaras letales’ entre las ‘medidas civilizadoras’.

[Nota a pie de página] En una conferencia pronunciada ante la Sociedad para la Educación Eugenésica, Shaw explica: ‘Deberíamos comprometernos a matar muchas personas que ahora se mantienen vivas, y mantener con vida a muchas de las que actualmente matamos […] Parte de la política eugenésica nos llevará a desembarcar en un empleo masivo de la cámara letal. Gran parte de la gente debería ser desalojada de la existencia, sencillamente porque atenderlos despilfarra el tiempo de otros’; cf. Daily Express, 4/3/1910.”

Los enemigos del comercio. Una historia moral de la propiedad II, de Antonio Escohotado; Espasa, 2018; pg. 615.

CRÓNICAS DE LA PESTE DE LOS ANCIANOS (LII)

Veo a mis representantes políticos pelearse por saber quién es culpable de las cifras de muertos que el Bicho ha provocado en las residencias de ancianos.

Según este artículo del pasado 24 de enero, las 380.000 plazas con las que contábamos en ese momento en España ni se acercaban a cubrir las necesidades reales del país. Necesidades que, además, se irán incrementando gravemente durante los próximos años, debido al ya conocido envejecimiento de la población española.

Pero lo que nadie parece querer preguntarse es, ¿acaso es necesario el uso masivo de residencias de ancianos? ¿No existen otras opciones?

Como lo que tantos de nosotros hemos visto en nuestras propias familias: que los hijos cuiden en su propia casa a sus mayores.

Quizá tenga algo que ver la reducción del tamaño de las familias, cuando no su directa desaparición. Familias que sólo tienen uno o dos hijos -cuando los tienen-, los cuales tendrán que hacerse cargo de sus padres en un futuro. Lo cual resulta objetivamente mucho más difícil, si no tienes hermanos con los que repartir la tarea.

Por supuesto, factores socio-económicos. Cada vez es más normal que los hijos vivan en ciudades distintas de aquellas en que viven sus padres (en no pocas ocasiones, incluso en distintos países). Y que ambos cónyuges trabajen (difícil será tener una casa apropiada para cuidar a los padres y a los hijos de uno, si no entran al menos dos sueldos en la casa).

Y, evidentemente, por un cambio en los valores y costumbres. La existencia de las residencias es la justificación perfecta para no sentir como responsabilidad propia inexcusable el cuidado de los ancianos. Como además se produce esta situación, ahora mismo, entre dos generaciones con perspectiva casi opuesta con respecto al concepto de sacrificio, son los ancianos los que se ven a sí mismos como obligados a sacrificarse para que sus hijos no reciban más molestias de las necesarias.

Sí, representantes políticos míos, las residencias probablemente estén mal administradas; y sí, seguramente en casi toda España se han convertido en un negocio vil. Pero, con respecto a quién tiene la culpa…

Yo creo que todos la tenemos.

CRÓNICAS DE LA PESTE DE LOS ANCIANOS (XLIX)

El Bicho nos está obligando a posicionarnos políticamente. A nivel interno y a nivel externo.

Se nos dice que la eficiencia contra la pandemia ha de implicar la restricción de ciertas libertades propias de los regímenes democráticos. Entre ellas, nada menos, las libertades de prensa y de expresión.

Pero, de hecho, lo que el caso chino demuestra es la total falsedad de ese argumento. Si algo ha complicado la respuesta a nivel mundial contra la pandemia es precisamente la ausencia de tales libertades en la dictadura comunista china.

Sin embargo, China ha tratado de venderse como el gran gestor y como el gran apoyo internacional de muchos países azotados por la crisis.

Mientras ha existido la necesidad de la producción farmacéutica china, los países occidentales han mantenido un perfil bajo. Pero tal necesidad coyuntural empieza a ser superada, reactivando la lucha geopolítica.

Gracias a Dios, añado. Porque las democracias occidentales no pueden permitir que se mantenga el relato de la mayor eficiencia de los regímenes dictatoriales. Por el mero hecho de que es absolutamente falso. Y profundamente peligroso. Peligroso como un mega-estado que gobierne sin controles de ningún tipo a miles de millones.

A nivel interno español, esto conlleva cavar una profunda trinchera que impida pasar la pretensión filodictatorial de nuestros gobernantes actuales. En el ámbito de la politiquilla patria, esto parece resultar imposible a muchos de mis compatriotas, incapaces de criticar al partido al que han votado, haga lo que haga. Lo cual prueba la escasa formación política del común.

De la misma manera, deberíamos tratar de entender por qué a la dictadura comunista china le viene bien jugar a la fragmentación de la Unión Europea. Por qué nos prefieren divididos en diminutos estados-nación, en muchos casos apenas rozando la mitad del tamaño poblacional de sus provincias.

No pocos han querido ver en esta crisis la prueba de que la Unión Europea no funciona. Estoy de acuerdo. Esta Unión Europea no funciona.

Y mientras proliferan los profetas que nos explican el futuro tras el Bicho, yo me limito a expresar un deseo: que Dios no tarde en enviarnos a los europeos nuestro propio Abraham Lincoln.

CRÓNICAS DE LA PESTE DE LOS ANCIANOS (XLVIII)

El día se fue inflamando, porque ya venía encendido de ayer.

El Bicho amenaza ser el 11-M de nuestro gobierno actual. Como en aquel entonces, la sobreactuación histérica está siendo la peor enemiga de unos dirigentes que parecen bien preparados para la politiquilla cotidiana, pero que apenas saben cómo actuar ahora que se ha presentado la Historia con H mayúscula.

Y entonces viene un general a equivocarse en público (o a hacer como que se equivoca) y el ruido de fondo se multiplica por mil.

Resulta curioso ver a tanto amante de las dictaduras metido a defensor de las libertades y a tanto amante de las libertades metido a defensor del NO-DO.

Los rumores se disparan y las tensiones internas se desvelan en docenas de artículos periodísticos.

Mientras tanto, el marxismo-leninismo-pop intenta pescar en río revuelto, tratando de ser el ventrílocuo de un Pedro Sánchez de pinochismo inverso: camino de convertirse en muñeco de madera.

Las canas del presidente avanzan día a día; y seguramente se acabará condenando a sí mismo porque realmente ha llegado a creerse el ser humano más listo y bueno de España; como si eso fuera mucha cosa, en la España actual…

La palabra democracia se convierte en excusa hueca para permitirse todas las represiones del otro. No entendiendo sus usuarios por tal otra cosa que no sea la medida de sus propios prejuicios.

La verdad es que estoy preocupado.

CRÓNICAS DE LA PESTE DE LOS ANCIANOS (XLV)

Quedémonos con lo bueno.

Quedémonos con Carlos Alsina, que no deja de preguntar, a pesar de todos los sobornos. Y que gracias a su buen hacer periodístico nos da a conocer la verdad de los personajes que nos gobiernan.

Hacía tiempo que no me topaba con un apparatchik de este calibre. Cuya moral tiene las dimensiones cambiantes del último comunicado de prensa del Partido.

No tratéis de explicarle las virtudes de las libertades políticas, ni el hecho de que el pisoteo por la dictadura china de las libertades de expresión y prensa han costado ya incontables vidas humanas.

Si no se lo explica un superior del Partido, a modo de orden, no lo entenderá.

Y éstos son los mismos que nos venden, en emotivas ruedas de prensa, la necesidad que tiene España de cambiar al Caudillo de tumba para dejar definitivamente atrás su terrible régimen represor.

He de suponer, entonces, que el concepto de Verdad Oficial les debió de infectar al abrir la losa del Valle de los Caídos.

Aunque quizá la realidad sea que nunca han sido demasiado diferentes de aquello que tanto dicen odiar.

Y que, en el fondo, ellos forman parte del castigo.

Ellos también son nuestra Peste.

CRÓNICAS DE LA PESTE DE LOS ANCIANOS (XLII)

Vamos a ver.

A estas alturas de la película, creo que es más que evidente que el gobierno chino tiene un extraordinario nivel de responsabilidad en el desarrollo de la pandemia que nos azota.

O casi se podría decir que la culpa ha de recaer no tanto en los dirigentes, sino en el propio régimen político; porque es evidente que la falta de libertades fundamentales inherente al totalitarismo comunista chino ha facilitado la tardía respuesta, tanto del estado chino, como de la comunidad internacional.

Nunca he querido dar publicidad a los rumores que corrían sobre posibles orígenes “artificiales” de la pandemia, a pesar de tener noticia de ellos, porque no encontraba argumentos suficientes para darles veracidad.

El caso es que me han hecho llegar un documental de una hora publicado ayer en el canal de YouTube de The Epoch Times. Expone una serie de hechos que, de ser verdad, incrementarían exponencialmente el nivel de responsabilidad del gobierno chino en esta crisis.

Honestamente creo que el documental merece ser visto. Pero también es necesario saber que The Epoch Times (como explica Wikipedia) es un medio de comunicación creado hace veinte años por estadounidenses de origen chino y relacionados con el movimiento espiritual Falun Gong (salvajemente perseguido por el gobierno chino, como es bien sabido). Es decir, es un medio de comunicación interesado en atacar al Partido Comunista Chino.

En cualquier caso, me parece que las informaciones ofrecidas merecen publicidad, al menos para que puedan ser discutidas y debatidas en público, por gente que pueda opinar al respecto (epidemiólogos y virólogos, fundamentalmente).

Es por ello que ruego la máxima difusión de este vídeo.

En Compostela

Vivir con lucidez una vida sencilla, callada, discreta, entre libros inteligentes, amando a unos pocos seres

Calle del Orco

Blog de Literatura. Grandes encuentros

plan zeta

apología de mí mismo