El sosiego acantilado

Vivir con lucidez una vida sencilla, callada, discreta, entre libros inteligentes, amando a unos pocos seres

Categoría: SLIPKNOT

CRÓNICAS DE LA PESTE DE LOS ANCIANOS (XLVI)

Aprovecho para cumplir un deseo y me pongo a leer a Jung.

Y empiezo a entender por qué Jordan Peterson habla de él de la forma en que lo hace.

“De esta tendencia a negar realidad al mal deriva sin duda el principio Omne bonum a Deo, omne malum ab homine, el cual contradice a la verdad de que quien ha creado el calor es también responsable del frío (o sea de la bonitas inferiorum). Puede concederse a Agustín que todas las naturalezas sean buenas, pero no lo bastante para no evidenciar igualmente lo que tienen de malo.

No es fácil llamar a lo que en nuestros días ha sucedido y sucede en los campos de concentración de los estados dictatoriales, una ‘falta accidental de perfección’: sonaría como un escarnio.

La psicología no sabe lo que es el bien y el mal en sí; sólo los conoce como juicios acerca de relaciones: bueno es aquello que, desde cierto punto de vista, aparece como adecuado, aceptable o valioso; malo es lo contrario. Si lo que llamamos bueno es para nosotros un bien ‘real’, hay también un mal y lo malo, igualmente ‘real’ para nosotros. Se ve que la psicología tiene que ver con un juicio más o menos subjetivo, o sea con una antítesis de orden psíquico indispensable para designar relaciones de valor: es bueno lo que no es malo, y es malo lo que no es bueno. Hay cosas que, desde cierto punto de vista, son extremadamente malas, es decir, peligrosas. Cosas tales hay también en la naturaleza humana, que son muy peligrosas y por lo tanto aparecen como correspondientemente malas al que se encuentra en su línea de tiro. Carece de sentido tratar de dorar este mal, en la medida en que de ese modo no se haría sino arrullarse en una falsa seguridad. La naturaleza humana es infinitamente capaz de maldad, y las malas acciones son tan reales como las buenas, hasta donde se extiende la experiencia humana, es decir, hasta donde el alma pronuncia espontáneamente el juicio discriminatorio. Sólo la inconsciencia ignora el bien y el mal. Dentro del ámbito psicológico, uno, honestamente, no sabe lo que predomina en el mundo, si el bien o el mal. Uno simplemente espera que sea el bien, es decir, aquello que aparece como lo conveniente. Nadie podría decir lo que sería el bien tomado en general. Ninguna comprensión de la relatividad y fragilidad del juicio moral nos permite liberarnos de ellas, y quienes se imaginan estar más allá del bien y del mal son por lo común los más malignos demonios que atormentan a la humanidad, y que se retuercen en el tormento y la angustia de su propia fiebre.”

Aion. Contribución a los simbolismos del sí-mismo, de Carl Gustav Jung; Paidós, 1997 (pgs. 64-65).

CRÓNICAS DE LA PESTE DE LOS ANCIANOS (XXIII)

Las noticias del día nos siguen dando más razones para entender por qué los medios de comunicación españoles no ponen en duda las cifras chinas sobre el coronabicho:

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha adelantado este domingo que el Gobierno regional ha contratado un avión cargado con material sanitario que partirá desde China, con destino a la capital en ayuda de los hospitales madrileños para afrontar las carencias por la crisis del coronavirus.

Y otra más:

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha anunciado que la Generalitat ha fletado dos aviones para traer de China material sanitario con el que cubrir las necesidades en la lucha contra el coronavirus. Puig ha explicado esta tarde que, gracias a la Operación Ruta de la Seda, en los próximos días, previsiblemente el martes, llegarán mascarillas, respiradores, batas y gafas de proveedores procedentes de China, país que tiene actualmente la mayor capacidad de producción, de manera que se pueda empezar de inmediato la distribución del material que traigan.

La negrita es mía.

Ante este nivel de chupapollismo periodístico y político, es normal que a todo el mundo le parezca bien lo que los chinos nos cuenten. De todas formas, si uno le echa un vistazo a los comentarios de los lectores, se da cuenta de que ni siquiera los medios de comunicación españoles son capaces de convencer al personal de que 2 más 2 son 5.

En un capítulo anterior, me permitía imaginar lo bien que le podría venir toda esta situación a la economía china.

Y hoy mismo, el Global Times, vocero en inglés del Partido Comunista Chino, publicaba este artículo; que sin tener en cuenta ninguna otra consideración, ya es en sí mismo repugnante por su ultranacionalismo absolutamente miserable.

Merece la pena una lectura completa del mismo. Pero voy a citar los párrafos que considero más relevantes:

The coronavirus epidemic will provide an opening for Chinese cross-border e-commerce platforms like AliExpress and JD.com to hasten the expansion of their overseas business and close the gap with US e-commerce giant Amazon, analysts said. 

Zhang Yi, CEO of Shenzhen-based iiMedia Research, said that only China has the ability to produce enough medical products like face masks and ventilators  to help the world fight the coronavirus pandemic, and Chinese e-commerce websites will be able to win over a good number of the customers from their biggest overseas rival, Amazon.

[…] Enquiries related to medical face masks also increased b 13 times from Italian clients on Alibaba’s cross-border e-commerce platform AliExpress in the past two weeks, while enquiries tripled in Spain, according to a note AliExpress sent to the Global Times on Sunday.

He aquí el gran país que produce la admiración de tantos.

Sucios mercaderes de la desgracia ajena.

CRÓNICAS DE LA PESTE DE LOS ANCIANOS (XIX)

Ay, el éxito ruso en su lucha contra el coronabicho…

A este paso, se van a quedar sin mitos todos los adoradores de decisiones contundentes y líderes mesiánicos.

Todos esos que se masturban pensando en ungidos hombres de acero que detienen a la naturaleza con las órdenes teocráticas provenientes de sus dedos índices.

Va a ser que no, Tercera Roma.

La Covid-19 se ha presentado en un momento decisivo para Rusia, con el rublo en caída libre por la guerra de los precios del petróleo que mantiene con Arabia Saudí y en plena maniobra de Putin para garantizarse, a través de una sustancial reforma constitucional, la posibilidad de permanecer en la presidencia potencialmente hasta 2036. Decisivo y crítico. Así que algunos opositores, como Alexéi Navalni o el militar y antiguo miembro del KGB Gennady Gudkov, han acusado al Gobierno de tapar la situación para no retrasar la consulta popular prevista para el 22 de abril; el último paso de la reforma que pavimenta el camino de Putin para destronar a Iosif Stalin como el líder de más longevo en el poder de la Rusia moderna. Otros afirman que las medidas más severas llegarán pronto. Y que lo harán en un momento cuidadosamente elegido para que Putin pueda emerger después como un gran líder, proveedor y garante de la estabilidad.

Anastasía Vasílyeva, presidenta del sindicato Alianza de Doctores, está convencida de que el Gobierno ha dado orden de silenciar todo lo relacionado con el coronavirus al máximo. Asegura que su equipo no cesa de recibir llamadas de alerta desde centros de salud de toda Rusia. “Las autoridades ocultan la verdad porque nunca reconocerán que no tienen recursos, que están convirtiendo las unidades de maternidad en hospitales para pacientes con neumonía, que estamos desbordados”, asegura a través de una videollamada. “La mortalidad real del coronavirus no se sabrá nunca, la consulta sobre la Constitución se celebrará en abril pese a cualquier pandemia. Solo el año próximo año, cuando analicemos las estadísticas veremos que ha aumentado la mortalidad entre los ancianos”, advierte.

Como otros especialistas, Vasílieva cree que la Covid-19 se está contabilizando en algunos casos solo como neumonía. En enero, la incidencia de neumonía aumentó un 37% en Moscú respecto al año anterior, según datos de la agencia estatal Rosstat, a los que tuvo acceso RBK. Sin embargo, las cifras de la misma patología proporcionadas por el departamento de Sanidad de Moscú son menores. Una inconsistencia que aviva la desconfianza. El jueves, después de que el alcalde de Moscú, Serguéi Sobianin, anunciase en las redes sociales la muerte de una mujer de 79 años infectada con el coronavirus, ingresada en un centro de la capital, la unidad operativa de reacción al coronavirus de Moscú se afanó por aclarar que no había fallecido por la Covid-19, sino que tenía patologías previas y que la causa final fue un trombo.

Cita extraída de este artículo.

En Compostela

Vivir con lucidez una vida sencilla, callada, discreta, entre libros inteligentes, amando a unos pocos seres

Calle del Orco

Blog de Literatura. Grandes encuentros

plan zeta

apología de mí mismo