El sosiego acantilado

Vivir con lucidez una vida sencilla, callada, discreta, entre libros inteligentes, amando a unos pocos seres

Categoría: RIVAL SONS

HOME OF THE BRAVE

Seguramente sea cosa mía y de mis sentimentalismos, pero encuentro una belleza peculiar en que una estrella del rock cante el himno del país en el que ha crecido. El país que le ha permitido llegar a ser estrella del rock.

No es cosa rara en los Estados Unidos, país al que admiro en casi todo, salvo en la práctica inexistencia de seguridad social y sanidad pública. Para este tipo de cosas, soy un socialdemócrata europeo (o canadiense) típico.

Más raro es encontrar por estos lares estrellas del rock que expresen su agradecimiento al país en que han nacido (salvo que se trate de españoles nacidos en Galicia, Cataluña o País Vasco, para agradecer que son gallegos, catalanes o vascos y para denostar la opresión española).

Yo, por mi parte, me siento bastante agradecido al hecho de haber nacido español. En esta precisa época histórica. He podido acceder a cosas impensables, en otros tiempos (en casi todos los otros tiempos, si he de ser preciso), para un individuo medio de mi clase social. Y me gustaría que la mayoría de los jóvenes ciudadanos españoles pudieran tener acceso al mismo tipo de cosas que yo he disfrutado. Es decir, me gustaría que nuestro sistema, como mínimo, se mantuviera; si es que no es posible mejorarlo.

No creo que tal cosa sea posible sin el fortalecimiento de la Unión Europea y su futura conversión en un estado federal. Sé que este punto de vista es debatible y estoy dispuesto a escuchar opiniones informadas al respecto. Aunque me resulta difícil pensar que España pueda mantener su estado social y de derecho, en un mundo de súper-estados, sin formar parte de uno de ellos. El asunto es cuál. Yo elijo la Unión Europea. Porque, entre otras cosas, elijo cualquier lugar donde existan dificultades constitucionales para que el poder se convierta en un agente despótico y totalitario.

La guerra que se viene librando para la formación del estado mundial del que hablaba Jünger cada vez es más intensa. Uno puede suicidarse, tratar de mantenerse al margen (si es que tal cosa es posible) o tomar partido por algún nicho civilizatorio. Está en juego qué matices sean los que definan dicho estado mundial.

Soy un demócrata tocquevilliano. Consciente de las debilidades del sistema; pero más consciente aún de los horrores que se pueden desatar cuando todo tipo de mesías exigen acumular poder para construir cielos en la tierra.

Supongo que por eso me emocionan los países en los que hombres orgullosos de su libertad deciden cantar en honor de aquello que les ha permitido gozar de la misma.

OH, DIOS MÍO, MIL GRACIAS POR EL BENDITO ROCK’N’ROLL

SOUL

They may take everything from you,
they may take your time to think things through.
They’ll tell you everything that you want to hear,
until you tell them that what they say is true.
That’s when the darkness comes to your loneliness,
and your given voice sounds so meaningless.
That’s when they give your mouth such an eloquence,
that you think you sound just like your heroes.
But don’t give them your soul,
don’t give them your soul.
Don’t give them your soul,
save that soul for me.
I’ve got those same five walls,
stare at the ceiling trying to transcend it all.
that’s when your doubt creeps in, tells you to break your wings,
tells you you need not try, because you’re afraid to fall.
That’s when the darkness comes to your loneliness,
and your given voice sounds so meaningless.
That’s when they give your mouth such an eloquence,
that you think you sound just like your heroes.
But don’t give them your soul,
don’t give them your soul.
Don’t give them your soul,
save that soul for me.
I may hurt you,
darling I might leave you.
I might absentmindedly mistreat you.
But at the end of it all,
and at the end of the day,
I only want one thing.
I just want you to be you.
Don’t give them your soul,
don’t give them your soul.
Don’t give them your soul,
save that soul for me.

CUENTOS DE ACANTILADO

Descubren la primera narración conocida de la humanidad en un acantilado.

Claro.

En Compostela

Vivir con lucidez una vida sencilla, callada, discreta, entre libros inteligentes, amando a unos pocos seres

Calle del Orco

Blog de Literatura. Grandes encuentros

plan zeta

apología de mí mismo