El sosiego acantilado

Vivir con lucidez una vida sencilla, callada, discreta, entre libros inteligentes, amando a unos pocos seres

Categoría: NICK ALM

DEL PENSAMIENTO DE LOS DEMÁS

“Pero ni siquiera desde el punto de vista de las cosas más insignificantes de la vida somos los hombres un todo materialmente constituido, idéntico para todos, y del que cualquiera puede enterarse como de un pliego de condiciones o de un testamento; no, nuestra personalidad social es una creación del pensamiento de los demás. Y hasta ese acto tan sencillo que llamamos ver a una persona conocida es, en parte, un acto intelectual. Llenamos la apariencia física del ser que está ante nosotros con todas las nociones que respecto a él tenemos, y el aspecto total que de una persona nos formamos está integrado en su mayor parte por dichas nociones. Y ellas acaban por inflar tan cabalmente las mejillas, por seguir con tan perfecta adherencia la línea de la nariz, y por matizar tan delicadamente la sonoridad de la voz, como si ésta no fuera más que una transparente envoltura, que cada vez que vemos ese rostro y oímos esa voz, lo que se mira y lo que se oye son aquellas nociones.”

Por el camino de Swann, de Marcel Proust; Alianza, 1996; pg. 47.

Obra de Nick Alm

MIENTRAS TANTO BEBEREMOS ALGO

“-Acaba de sucederme otra vez algo sorprendente -contó Andreas-. Cuando me disponía a cruzar la calle para acudir a nuestra cita, un policía me agarra por el hombro y me dice: Ha perdido su monedero. Y me entrega un monedero que no me pertenece. Ahora voy a mirar qué contiene.

Y mientras decía esto, sacó el monedero y descubrió en él diversos papeles que no le afectaban lo más mínimo, y también dinero. Contó los billetes, que sumaban exactamente doscientos francos.

-¿Ves? -exclamó Andreas-. Es la señal de Dios. Ahora voy y cancelo definitivamente mi deuda.

-Pero para esto -insinuó Woitech- tienes tiempo hasta que termine la misa. ¿Para qué necesitas la misa? Durante la celebración no puedes pagar nada. Acabada la misa te diriges a la sacristía, pero mientras tanto beberemos algo.

-Claro, como quieras -aceptó Andreas.”

La leyenda del Santo Bebedor, de Joseph Roth; Anagrama, 2001; pg. 84.

'La gran implosión', de Nick Alm (2014)

‘La gran implosión’, de Nick Alm (2014)

PÁGINA EN BLANCO

“Era el mejor de los tiempos, era el peor de los tiempos, era la edad de la sabiduría, era la edad de la estupidez, era la época de la convicción, era la época de la incredulidad, era el momento de la Luz, era el momento de la Oscuridad, era la primavera de la esperanza, era el invierno de la desesperación, teníamos todo ante nosotros, no teníamos nada ante nosotros, nos íbamos todos directamente al Cielo, nos íbamos todos directamente al extremo opuesto…”

Inicio de Historia de dos ciudades, de Charles Dickens [traducción propia].

Obra de Nick Alm (2016)

Obra de Nick Alm (2016)

En Compostela

Vivir con lucidez una vida sencilla, callada, discreta, entre libros inteligentes, amando a unos pocos seres

Calle del Orco

Blog de Literatura. Grandes encuentros

plan zeta

apología de mí mismo