El sosiego acantilado

non mea voluntas

Categoría: NERDRUM

COMPRARTE CON DERROTA

Durante la comida, mientras yo hablaba, José Luis recordó los últimos versos del segundo poema inglés de Borges (a cada cual le viene a la cabeza aquello de lo que se llena, y José Luis vive en poesía).

El tal poema, en su integridad, dice así:

What can I hold you with?
I offer you lean streets, desperate sunsets, the moon of ragged suburbs.

I offer you the bitterness of a man who has looked long and long at the lonely moon.

I offer you my ancestors, my dead men, the ghosts that living men have honoured in marble: my father’s father killed in the frontier of Buenos Aires, two bullets through his lungs, bearded and dead, wrapped by his soldiers in the hide of a cow; my mother’s grandfather –just twenty four- heading a charged of three hundred men in Peru, now ghosts on vanished horses.

I offer you whatever insight my books may hold, whatever manliness or humour my life.

I offer you the loyalty of a man who has never been loyal.

I offer you that kernel of myself that I have saved, somehow –the central heart that deals not in words, traffics not with dreams and is untouched by time, by joy, by adversities.

I offer you the memory of yellow rose seen at sunset, years before you were born.

I offer you explanations of yourself, theories about yourself, authentic and surprising news of yourself.

I can give you my loneliness, my darkness, the hunger of my heart; I am trying to bribe you with uncertainty, with danger, with defeat.

(Traducción de Eduardo Sánchez Gauto: ¿Con qué te puedo retener? / Te ofrezco calles estrechas, ocasos desesperados, la luna de los raídos suburbios. / Te ofrezco la amargura de un hombre que ha mirado largo y tendido a la solitaria luna. / Te ofrezco mis ancestros, mis muertos, los fantasmas que los vivientes han honrado en mármol: / el padre de mi padre muerto en la frontera de Buenos Aires, dos balas atravesándole los pulmones, barbudo y muerto, rodeado por sus soldados en el cuero de una vaca; el abuelo de mi madre –con apenas veintidós años– encabezando una carga de trescientos hombres en Perú, ahora fantasmas en caballos desvanecidos. / Te ofrezco cualquier revelación que puedan tener mis libros, cualquier masculinidad o humor en mi vida. / Te ofrezco la lealtad de un hombre que nunca ha sido leal. / Te ofrezco el núcleo de mí que he guardado, de algún modo: el corazón central que no trata con palabras, no trafica con sueños, y no ha sido tocado por el tiempo, por las alegrías, por las adversidades. / Te ofrezco el recuerdo de una rosa amarilla vista en el ocaso, años antes de que nacieras. / Te ofrezco explicaciones sobre vos, teorías sobre vos, auténticas y sorprendentes noticias sobre vos. / Puedo darte mi soledad, mis tinieblas, el hambre de mi corazón; estoy tratando de comprarte con incertidumbre, con peligro, con derrota.)

saltz2-10-4

ORACIÓN CUARESMAL

Vita est enim esse cum Christo, ideo ubi Christus, ibi vita…

San Ambrosio

Una llama adornando el candelero
-serena, diminuta, silenciosa-
lumbrera matinal donde reposa
la plegaria frugal del jornalero.

Tu fuego en los contornos del madero,
el amor en un hálito de rosa,
la Palabra que gime y se desposa
con el hombre desnudo y prisionero.

Con un sayal de nubes, la mañana
presagia romería y penitencia,
desde la timidez de una ventana;

para volverse a Dios hecho una herida,
para esperar de nuevo Su clemencia
retoñando del Árbol de la Vida.

Santa nostalgia, de José A. Ferrari; Pórtico, 2015; pgs. 49-50.

'La dentadura', de Odd Nerdrum (1983)

‘La dentadura’, de Odd Nerdrum (1983)

EL TEMPLO DEL ESPÍRITU SANTO

“Era un bicho raro de nombre concreto pero no podían recordarlo. La caseta donde estaba se había dividido en dos partes con una cortina negra; un lado para los hombres, el otro para las mujeres. El tipo iba de un lado para otro, hablando primero con los hombres y luego con las mujeres, pero todo el mundo podía escuchar. El escenario ocupaba toda la parte delantera. Las chicas oyeron cómo les decía a los hombres:

-Os voy a enseñar esto y si os reís, Dios podría castigaros de la misma manera.

Tenía una voz rural, lenta y nasal, ni alta ni baja, simplemente plana.

-Dios me hizo así y, si os reís, podría castigaros de la misma manera. Así es como quiso que yo fuera y nunca pongo en duda su voluntad. Os lo enseño porque tengo que sacarle provecho. Espero que se comporten como señores. Nunca me he hecho nada ni he tenido nada que ver con él, pero le estoy sacando provecho. Nunca pongo en duda su voluntad.

Luego hubo un largo silencio al otro lado de la caseta y, por fin, dejó a los hombres y se pasó al lado de las mujeres para hacer lo mismo.

La niña sintió tensarse cada músculo del cuerpo como si estuviera oyendo la respuesta a un enigma que era más enigmático que el enigma en sí.

-¿O sea, que tenía dos cabezas? -dijo.

-No -dijo Susan-. Era hombre y mujer a la vez. Se levantó el vestido y nos lo enseñó. Llevaba un vestido azul.”

Del relato Un templo del Espíritu Santo, de Flannery O’Connor; en la antología Un encuentro tardío con el enemigo; Encuentro, 2006; pgs. 179-180.

'White Hermaphrodite', de Odd Nerdrum (1992)

‘White Hermaphrodite’, de Odd Nerdrum (1992)

COSECHADORES DE DESTELLOS

…und wozu Dichter in dürftiger Zeit?

Friedrich Hölderlin

 

Los improvisados gestos y maneras de los errantes virtuosos
que perseveran en tiempos oscuros
entre las ruinas de todas las formalidades
son la buena educación de la nobleza tres siglos posterior.

Pensamiento que brota de una esperanza graciosa
y que carga de eterna responsabilidad
cada uno de nuestros actos presentes.

'La Madre', de Odd Nerdrum (1984)

‘La Madre’, de Odd Nerdrum (1984)

INFERNO

Per me si va ne la città dolente,
per me si va ne l’eterno dolore,
per me si va tra la perduta gente.

Giustizia mosse il mio alto fattore;
fecemi la divina potestate,
la somma sapienza e’l primo amore.

Dinanzi a me non fur cose create
se non eterne, e io eterna duro:
lasciate ogni speranza, voi ch’entrate.

 

Por mí se va a la ciudad doliente; // por mí se va a las penas eternas; // por mí se va entre la gente perdida. // La Justicia movió a mi supremo Autor. // Me hicieron la divina potestad, // la suma sabiduría y el amor primero. // Antes que yo no hubo cosa creada, // sino lo eterno, y yo permaneceré eternamente. // Vosotros, los que entráis, dejad aquí toda esperanza.

 

Divina Comedia. Infierno. Canto III, de Dante Alighieri; BAC, 2002; pg. 31.

"Iron Law", de Odd Nerdrum (1983)

“Iron Law”, de Odd Nerdrum (1983)

AXIOMA FUNDAMENTAL DEL HOMBRE DE FRONTERA ACANTILADA (VARIACIONES SOBRE UN FAMOSO AFORISMO NIETZSCHEANO)

Wer mit Ungeheuern kämpft, mag zusehn, dass er nicht dabei zum Ungeheuer wird. 
Und wenn du lange in einen Abgrund blickst, blickt der Abgrund auch in dich hinein.
 
Quien con monstruos lucha cuide de no convertirse a su vez en monstruo.
Cuando miras largo tiempo a un abismo, también éste mira dentro de ti.
Aforismo 146 de Más allá del Bien y del Mal.

Ves a los monstruos, ahí fuera, delante de ti.
Cada uno de esos monstruos es un abismo.
Te tomas tu tiempo mirándolo, observándolo, estudiando sus puntos débiles.
Para poder derrotarlo en la lucha.
¡Lo conoces tan bien!
Sabes cómo piensa, sabes cómo siente.
Eres su peor enemigo.
Has descubierto todas sus debilidades.
Así que tomas la iniciativa
y atacas.
Atraviesas su pecho con tu arma
y es tu carne la que florece sangrienta.

Porque ellos conocen tu mayor debilidad: ves a los monstruos ahí fuera,
no dentro de ti.

En el acantilado se escucha con atención a los monstruos:
saben mucho de todos nosotros.
No intentamos matarlos. Sabemos que no podemos.
Los domesticamos.
Los mantenemos cerca, para no olvidar lo que somos.
Para recordar lo que fuimos.
Lo que siempre podemos acabar siendo.

6 de junio de 2014

Imagen
“Hombre con cabeza de mujer”, de Odd Nerdrum (detalle).

Calle del Orco

Blog de Literatura. Grandes encuentros

Prensaboxeo.com

La gran comunidad del boxeo en español al día

plan zeta

apología de mí mismo

Embajador en el Infierno

non mea voluntas

En Compostela

non mea voluntas

The Wanderer

non mea voluntas

El Rancho de San Ysidro

Peripecias de un aprendiz de campesino

El perfil menos humano

“En aquella idea vaciaba, como en un molde, todo lo bueno que ella podía pensar y sentir; en aquella idea estampaba con sencilla fórmula el perfil más hermoso y quizá menos humano de su carácter”

La saga de Dashiell

non mea voluntas

New Catholic Land Movement

Restoring Catholic Rural Life

A Día de Hoy

Señores, si quisiéredes mio serviçio prender/ querríavos de grado servir de mio mester