El sosiego acantilado

non mea voluntas

Categoría: NERDRUM

ORACIÓN CUARESMAL

Vita est enim esse cum Christo, ideo ubi Christus, ibi vita…

San Ambrosio

Una llama adornando el candelero
-serena, diminuta, silenciosa-
lumbrera matinal donde reposa
la plegaria frugal del jornalero.

Tu fuego en los contornos del madero,
el amor en un hálito de rosa,
la Palabra que gime y se desposa
con el hombre desnudo y prisionero.

Con un sayal de nubes, la mañana
presagia romería y penitencia,
desde la timidez de una ventana;

para volverse a Dios hecho una herida,
para esperar de nuevo Su clemencia
retoñando del Árbol de la Vida.

Santa nostalgia, de José A. Ferrari; Pórtico, 2015; pgs. 49-50.

'La dentadura', de Odd Nerdrum (1983)

‘La dentadura’, de Odd Nerdrum (1983)

EL TEMPLO DEL ESPÍRITU SANTO

“Era un bicho raro de nombre concreto pero no podían recordarlo. La caseta donde estaba se había dividido en dos partes con una cortina negra; un lado para los hombres, el otro para las mujeres. El tipo iba de un lado para otro, hablando primero con los hombres y luego con las mujeres, pero todo el mundo podía escuchar. El escenario ocupaba toda la parte delantera. Las chicas oyeron cómo les decía a los hombres:

-Os voy a enseñar esto y si os reís, Dios podría castigaros de la misma manera.

Tenía una voz rural, lenta y nasal, ni alta ni baja, simplemente plana.

-Dios me hizo así y, si os reís, podría castigaros de la misma manera. Así es como quiso que yo fuera y nunca pongo en duda su voluntad. Os lo enseño porque tengo que sacarle provecho. Espero que se comporten como señores. Nunca me he hecho nada ni he tenido nada que ver con él, pero le estoy sacando provecho. Nunca pongo en duda su voluntad.

Luego hubo un largo silencio al otro lado de la caseta y, por fin, dejó a los hombres y se pasó al lado de las mujeres para hacer lo mismo.

La niña sintió tensarse cada músculo del cuerpo como si estuviera oyendo la respuesta a un enigma que era más enigmático que el enigma en sí.

-¿O sea, que tenía dos cabezas? -dijo.

-No -dijo Susan-. Era hombre y mujer a la vez. Se levantó el vestido y nos lo enseñó. Llevaba un vestido azul.”

Del relato Un templo del Espíritu Santo, de Flannery O’Connor; en la antología Un encuentro tardío con el enemigo; Encuentro, 2006; pgs. 179-180.

'White Hermaphrodite', de Odd Nerdrum (1992)

‘White Hermaphrodite’, de Odd Nerdrum (1992)

COSECHADORES DE DESTELLOS

…und wozu Dichter in dürftiger Zeit?

Friedrich Hölderlin

 

Los improvisados gestos y maneras de los errantes virtuosos
que perseveran en tiempos oscuros
entre las ruinas de todas las formalidades
son la buena educación de la nobleza tres siglos posterior.

Pensamiento que brota de una esperanza graciosa
y que carga de eterna responsabilidad
cada uno de nuestros actos presentes.

'La Madre', de Odd Nerdrum (1984)

‘La Madre’, de Odd Nerdrum (1984)

INFERNO

Per me si va ne la città dolente,
per me si va ne l’eterno dolore,
per me si va tra la perduta gente.

Giustizia mosse il mio alto fattore;
fecemi la divina potestate,
la somma sapienza e’l primo amore.

Dinanzi a me non fur cose create
se non eterne, e io eterna duro:
lasciate ogni speranza, voi ch’entrate.

 

Por mí se va a la ciudad doliente; // por mí se va a las penas eternas; // por mí se va entre la gente perdida. // La Justicia movió a mi supremo Autor. // Me hicieron la divina potestad, // la suma sabiduría y el amor primero. // Antes que yo no hubo cosa creada, // sino lo eterno, y yo permaneceré eternamente. // Vosotros, los que entráis, dejad aquí toda esperanza.

 

Divina Comedia. Infierno. Canto III, de Dante Alighieri; BAC, 2002; pg. 31.

"Iron Law", de Odd Nerdrum (1983)

“Iron Law”, de Odd Nerdrum (1983)

LA COSTRA

Me caí ayer por la mañana, mientras corría por la Dehesa.

Tengo un buen rasguño en la rodilla izquierda. Me quedo mirándolo, agradablemente ensimismado, hipnotizado por sus colores y texturas, como si pudiese distinguir el afanoso ir y venir de las plaquetas. Poco a poco, la costra va ganando terreno a la epidermis pelada y sanguinolenta.

Es un placer que me retrotrae a la infancia, éste de observar las propias heridas. Creo que he tenido esta misma costra rodillera unas cien veces durante mi vida; sobre todo, siendo niño.

Que las heridas son efecto común de la alegría del juego es una lección que aprendemos enseguida. Y es importante ser pronto consciente de la ínfima distancia que puede separar gozo y lágrimas, más allá de todos nuestros intentos de control. Sólo es posible la auténtica aventura cuando son posibles las heridas.

Hay pocas locuras mayores que pretender vivir sin conocer el dolor. Pues los delirios de nuestra imaginación no cambian las reglas del mundo. Y siempre llega el día en que el mundo nos golpea con toda la lógica de sus leyes.

Poca sorpresa para el que transita por el mundo convencido de que atraviesa un valle de lágrimas. Pero existe cierta manía contemporánea que pretende esterilizar completamente la vida de sus aspectos hirientes. Pedagogías de laboratorio han eliminado las esquinas de los juguetes y los lobos de los cuentos. Y los nuevos hombres crecen ignorantes de su auténtica condición. Y cuando la vida se hace presente con su lógica propia, estos disminuidos espirituales se derrumban de psicólogo en psicólogo, de antidepresivo en antidepresivo.

Hasta que ya no soportan más la verdadera faz del mundo y se hieren definitivamente.

"Autorretrato con nariz sangrante", de Odd Nerdrum

“Autorretrato con nariz sangrante”, de Odd Nerdrum

AXIOMA FUNDAMENTAL DEL HOMBRE DE FRONTERA ACANTILADA (VARIACIONES SOBRE UN FAMOSO AFORISMO NIETZSCHEANO)

Wer mit Ungeheuern kämpft, mag zusehn, dass er nicht dabei zum Ungeheuer wird. 
Und wenn du lange in einen Abgrund blickst, blickt der Abgrund auch in dich hinein.
 
Quien con monstruos lucha cuide de no convertirse a su vez en monstruo.
Cuando miras largo tiempo a un abismo, también éste mira dentro de ti.
Aforismo 146 de Más allá del Bien y del Mal.

Ves a los monstruos, ahí fuera, delante de ti.
Cada uno de esos monstruos es un abismo.
Te tomas tu tiempo mirándolo, observándolo, estudiando sus puntos débiles.
Para poder derrotarlo en la lucha.
¡Lo conoces tan bien!
Sabes cómo piensa, sabes cómo siente.
Eres su peor enemigo.
Has descubierto todas sus debilidades.
Así que tomas la iniciativa
y atacas.
Atraviesas su pecho con tu arma
y es tu carne la que florece sangrienta.

Porque ellos conocen tu mayor debilidad: ves a los monstruos ahí fuera,
no dentro de ti.

En el acantilado se escucha con atención a los monstruos:
saben mucho de todos nosotros.
No intentamos matarlos. Sabemos que no podemos.
Los domesticamos.
Los mantenemos cerca, para no olvidar lo que somos.
Para recordar lo que fuimos.
Lo que siempre podemos acabar siendo.

6 de junio de 2014

Imagen
“Hombre con cabeza de mujer”, de Odd Nerdrum (detalle).

Calle del Orco

Blog de Literatura. Grandes encuentros

plan zeta

apología de mí mismo

El Rancho de San Ysidro

Peripecias de un aprendiz de campesino

El perfil menos humano

“En aquella idea vaciaba, como en un molde, todo lo bueno que ella podía pensar y sentir; en aquella idea estampaba con sencilla fórmula el perfil más hermoso y quizá menos humano de su carácter”

La saga de Dashiell

non mea voluntas

A Día de Hoy

Señores, si quisiéredes mio serviçio prender/ querríavos de grado servir de mio mester