El sosiego acantilado

Vivir con lucidez una vida sencilla, callada, discreta, entre libros inteligentes, amando a unos pocos seres

Categoría: LAURENCE STERNE

ESTE MUNDO ES LO BASTANTE GRANDE

“Mi tío Toby era un hombre de gran paciencia para los insultos;–no por falta de valor–(ya les dije a ustedes en el capítulo quinto de este segundo tomo ‘que era un hombre de gran valor’;–y añadiré aquí que cuando se suscitaban situaciones que lo requerían,–no he conocido a ningún otro hombre bajo cuyo brazo hubiera preferido buscar amparo; y la causa de su paciencia tampoco era la insensibilidad o el embotamiento de sus facultades mentales:–pues él sintió aquel insulto de mi padre tan vivamente como el que más),–sino porque su naturaleza era plácida, pacífica,–no había en ella ningún elemento discordante,–todo estaba combinado en su interior para hacer de él un hombre bondadoso; mi tío Toby apenas si tenía corazón para tomar represalias sobre una mosca.

— –Vete,– le dijo un día durante la cena a una, gigantesca, que se había pasado toda la velada zumbándole alrededor de la nariz y atormentándole despiadadamente–y a la que, tras infinitos intentos, había logrado atrapar finalmente mientras revoloteaba en torno a él;–no te haré daño, le dijo mi tío Toby mientras se levantaba de la silla y atravesaba la habitación con la mosca en la mano;—no te tocaré un solo pelo;–vete, le dijo; y mientras lo hacía levantó el bastidor de la ventana y abrió la mano para dejarla escapar;–vete, pobre diablo, lárgate, ¿por qué habría de hacerte daño?–Sin duda este mundo es lo bastante grande para que quepamos los dos en él.

Yo sólo tenía diez años cuando sucedió esto; pero si lo que pasó fue que a esa edad piadosa el acto mismo estaba más en consonancia con mis nervios, que al instante hicieron vibrar mi esqueleto con una sensación placentera;–o hasta qué punto fueron el ademán y la expresión de mi tío los que me conmovieron;–o en qué grado, o por qué magia oculta,–un tono de voz y una armonía de movimientos imbuidos de misericordia pudieron abrirse paso hasta mi corazón, todo eso es algo que yo no sé;–lo que sí sé es que la lección de buena voluntad universal dada y grabada en mi ánimo aquel día por mi tío Toby nunca, desde entonces, se ha borrado de mi mente. Y aunque no es mi intención menospreciar lo que el estudio en la universidad de las Literae humaniores ha hecho por mí en este aspecto, ni tampoco minimizar las ayudas que obtuve gracias a la costosa educación que se me dio tanto en casa como fuera de ella con posterioridad,–a veces pienso, sin embargo, que la mitad de mi filantropía se la debo única y exclusivamente a aquella impresión accidental.”

La vida y las opiniones del caballero Tristram Shandy, de Laurence Sterne; Alfaguara, 2017; pgs. 97-98.

Advertisements

LA ENTRAÑABLE AMISTAD ENTRE UN HOMBRE Y UNA MUJER (HETEROSEXUALES)

“Antes de terminar este capítulo debo pedir permiso para intercalar una intimación en el seno de mi buen lector; –y que es ésta:—–que no ha de darse enteramente por sentado, a raíz de una o dos palabras desprevenidas que se me han escapado,—-‘que soy casado’.—Reconozco que la cariñosa expresión ‘mi querida, mi queridísima Jenny’,–junto con algunas otras muestras de conocimiento de la vida conyugal diseminadas aquí y allá, podrían (y habría sido bastante natural) haber inducido al juez más imparcial del mundo al error de tomar semejante determinación en contra mía. –Lo único que pido en este caso, señora, es estricta justicia y que usted me haga tanta a mí como a sí misma–no prejuzgándome ni sacando acerca de mí la menor conclusión de este tipo hasta no tener una evidencia mayor de la que, estoy seguro, en estos momentos puede encontrarse en contra mía.–No es que yo sea tan vano e irrazonable, señora, como para desear que usted piense, en consecuencia, que mi querida, mi queridísima Jenny es mi manceba o concubina;–no,–eso sería halagar a mi personalidad por el extremo contrario y atribuirle un cierto aire de independencia al que tal vez no tenga ninguna clase de derecho. Lo único que pretendo es la absoluta imposibilidad de que ni usted ni el espíritu más penetrante de la tierra logren saber, a lo largo de varios volúmenes, cuáles son los verdaderos términos de esta relación.—No es imposible que mi querida, ¡mi queridísima Jenny!, cariñosa como es la expresión, no sea sino mi hija.—–Considere usted—que yo nací el año dieciocho.–Y tampoco hay nada monstruoso ni de extravagante en la suposición de que mi querida Jenny sea simplemente amiga mía. — —¡Amiga!— —Amiga mía.—Sin duda alguna, señora, la amistad entre personas de distinto sexo puede subsistir y mantenerse sin—- –¡Vamos, Mr Shandy!—-sin nada más, señora, que ese tierno y delicioso sentimiento que siempre se desliza en las amistades en que hay diferencia de sexo. Permítame rogarle que estudie usted las partes más puras y sentimentales de los mejores Romances franceses;–realmente le sorprenderá ver, señora, con qué variedad de expresiones castas se reviste a este delicioso sentimiento del que tengo el honor de hablar.”

La vida y las opiniones del caballero Tristram Shandy, de Laurence Sterne; Alfaguara, 2017; pgs. 44-45.

Calle del Orco

Blog de Literatura. Grandes encuentros

Al Servicio de su Majestad

Vivir con lucidez una vida sencilla, callada, discreta, entre libros inteligentes, amando a unos pocos seres

plan zeta

apología de mí mismo

El Rancho de San Ysidro

Peripecias de un aprendiz de campesino

A Día de Hoy

Señores, si quisiéredes mio serviçio prender/ querríavos de grado servir de mio mester