El sosiego acantilado

Categoría: FERRI

ARQUILOQUEA

“-Sigue -dijo Belano-, alguna sabremos.

-¿Qué es una catacresis? -dije.

-Ésa me la sabía, pero se me ha olvidado -dijo Lima.

-Es una metáfora que ha entrado en el uso normal y cotidiano del lenguaje y que ya no se percibe como tal. Ejemplos: ojo de aguja, cuello de botella. ¿Y una arquiloquea?

-Ésa sí que me la sé -dijo Belano-. Es la forma métrica que usaba Arquíloco, seguro.

-Gran poeta -dijo Lima.

-Pero en qué consiste -dije yo.

-No lo sé, te puedo recitar de memoria un poema de Arquíloco, pero no sé en qué consiste una arquiloquea -dijo Belano.

Así que les dije que una arquiloquea era una estrofa de dos versos (dístico), y que podía presentar varias estructuras. La primera estaba formada por un hexámetro dactílico seguido de un trímetro dactílico cataléctico in syllabam. La segunda… pero entonces comencé a quedarme dormido y me escuché hablar o escuché mi voz que resonaba en el interior del Impala diciendo cosas como dímetro yámbico o tetrámetro dactílico o dímetro trocaico cataléctico. Y entonces escuché que Belano recitaba:

Corazón, corazón, si te turban pesares
invencibles, ¡arriba!, resístele al contrario
ofreciéndole el pecho de frente, y al ardid
del enemigo oponte con firmeza. Y si sales
vencedor, disimula, corazón, no te ufanes,
ni, de salir vencido, te envilezcas llorando en casa.

Y entonces yo abrí los ojos con gran esfuerzo y Lima preguntó si aquellos versos eran de Arquíloco. Belano dijo simón y Lima dijo qué gran poeta o qué poeta más chingón. Después Belano se dio vuelta y le explicó a Lupe (como si a ella le importara) quién había sido Arquíloco de Paros, poeta y mercenario, que vivió en Grecia alrededor del 650 antes de Cristo, y Lupe no dijo nada, lo que me pareció un comentario muy apropiado. Después me quedé medio dormido, la cabeza apoyada en la ventana, y escuché que Belano y Lima hablaban de un poeta que escapaba del campo de batalla, sin importarle la vergüenza y el deshonor que tal acto acarreaba, al contrario, vanagloriándose de él. Y entonces yo empecé a soñar con un tipo que atravesaba un campo de huesos y el tipo en cuestión no tenía rostro o al menos yo no podía verle el rostro porque lo observaba desde lejos. Yo estaba bajo una colina y apenas había aire en ese valle. El tipo iba desnudo y tenía el pelo largo y al principio pensé que se trataba de Arquíloco pero en realidad podía ser cualquiera. Cuando abrí los ojos aún era noche cerrada y ya habíamos salido del DF.”

Los detectives salvajes, de Roberto Bolaño; Anagrama, 2003; pgs. 560-561.

'Notturno', de Roberto Ferri (2011)

‘Notturno’, de Roberto Ferri (2011)

Advertisements

UN VISTAZO AL ANIMAL

…¿Un hombre? Usted no ha visto nunca un hombre de verdad. No sabe lo que es verse deseada por un hombre de verdad. Y agradézcale a su suerte que no lo ha sabido ni lo sabrá nunca, porque entonces se enteraría de lo que vale en realidad esa carita de mosca muerta, y todas las otras cosas de las que cree estar tan orgullosa y que sencillamente la dan miedo. Y si es lo suficientemente hombre para llamarla puta, usted dirá Sí Sí y se arrastrará desnuda por el polvo y por el fango para que se lo siga llamando…”

Santuario, de William Faulkner; Orbis, 1982; pgs. 66-67.

…Cape & Smith publicaron Santuario el 9 de febrero de 1931. Hubo desde el principio dos reacciones principales: horror ante la materia temática y admiración renuente por el vigor de la obra. En una crítica del Sun de Nueva York del día 13, titulada Una cámara de horrores, Edwin Seaver lo calificaba de uno de los libros más aterradores que he leído en mi vida. Y uno de los más extraordinarios. Dos días después, John Chamberlain decía en The New York Times Book Review que el libro lo había dejado exhausto. El comentario crítico se titulaba La sombra de Dostoievsky en el Sur profundo. (Nueve semanas después, cuando Bennett Cerf le escribió diciendo que quería ver obra suya en The Modern Library y le ofreció ejemplares de volúmenes de la serie, Faulkner contestó: Si me enviaras lo que tengas de Dostoievsky en la lista te lo agradecería mucho. He visto varias críticas de mis libros en las que se apreciaba una influencia de Dostoievsky. Nunca he leído a Dostoievsky, así que me gustaría echarle un vistazo al animal).

Faulkner. Una biografía, de Joseph Blotner; Destino, 1994; vol. I, pgs. 487-488.

'Sigillum', de Roberto Ferri (2013)

‘Sigillum’, de Roberto Ferri (2013)

ISAAC JOHNSON

Para saber que el vizconde de Tocqueville era un hombre extraordinario, basta leer este párrafo de La democracia en América (Akal, 2007; pg. 500):

“A veces [Cotton] Mather combina la austeridad de sus descripciones con imágenes llenas de dulzura y de ternura. Tras haber hablado de una dama inglesa a la que el afán religioso había arrastrado con su marido a América y que pronto sucumbió a las fatigas y miserias del exilio, añade: En cuanto a su virtuoso marido, Isaac Johnson, intentó vivir sin ella, y no habiendo podido, murió.

En esta concatenación de citas -literario juego de muñecas rusas- la belleza de la máxima significación viene regalada por un apunte diminuto: hay tal intensidad de tragedia y verdad en esa frase escasa; tal potencia para comunicarnos con la existencia fugaz de Isaac Johnson; que parece poder aglutinar en su ajeno nombre todos los dolores y tristezas de nuestra condición humana.

Y, por un breve instante, nada ni nadie nos es más conocido y cercano que Isaac Johnson.

'Prigione di lacrime', de Roberto Ferri

‘Prigione di lacrime’, de Roberto Ferri

Calle del Orco

Blog de Literatura. Grandes encuentros

plan zeta

apología de mí mismo

El Rancho de San Ysidro

Peripecias de un aprendiz de campesino

El perfil menos humano

“En aquella idea vaciaba, como en un molde, todo lo bueno que ella podía pensar y sentir; en aquella idea estampaba con sencilla fórmula el perfil más hermoso y quizá menos humano de su carácter”

A Día de Hoy

Señores, si quisiéredes mio serviçio prender/ querríavos de grado servir de mio mester