El sosiego acantilado

Vivir con lucidez una vida sencilla, callada, discreta, entre libros inteligentes, amando a unos pocos seres

Categoría: EL ENEMIGO

LA TABERNA SATÁNICA

Chesterton: al verte, cualquiera diría que hay hambre en Inglaterra.

Bernard Shaw: al verte a ti, cualquiera diría que la has provocado tú.

“Clemente [de Alejandría] habría rechazado la idea; las personas que disfrutaban de una buena comida eran, escribió, nada menos que bestias parecidas al hombre, imagen de la bestia golosa. Satán merodeaba entre las golosinas. Después estaba el vino, que en opinión de Clemente era más pernicioso que la comida. Este líquido cálido, escribió, calentaría aún más los cuerpos sobrecalentados de los jóvenes añadiendo fuego sobre fuego, por lo que se inflaman los instintos salvajes, los deseos ardientes y el ardor temperamental […]. De ahí que […] desborde los límites del pudor. Clemente tronaba furioso contra esos desgraciados cuya vida no era sino fiesta, embriaguez, baños, vino puro […], inercia y bebida y, de manera algo intrigante, orinales.

En los escritos de un predicador cristiano tras otro, quedaba claro que casi todo lo relacionado con la comida era sospechoso. Si se salía a cenar, uno podía verse afectado por la perniciosa envidia ante la casa de otro hombre, y volver a la casa propia más descontento que antes de partir. [San] Juan Crisóstomo recomendaba evitarlo y acudir en su lugar a funerales. ¿Es mejor -tronó ante su congregación- ir donde hay llanto, lamentación, y gemidos, y angustia, y tanta tristeza, o donde se encuentran la danza, los címbalos, la risa, el lujo, la comida y la bebida? No es necesario conocer demasiado la obra de Crisóstomo para saber que la respuesta esperada a su pregunta retórica era un entusiasta ¡Sí, claro que sí!. En una casa feliz se podían envidiar el atrio bien dispuesto del vecino o su encantador comedor; en una casa de luto, dijo Crisóstomo, es más probable que se exclame: ¡No somos nada, y nuestra maldad es inexpresable!.”

La edad de la penumbra, de Catherine Nixey; Taurus, 2018; pgs. 189-190. Clemente de Alejandría fue venerado como santo hasta el siglo XVII por la iglesia católica (su fiesta era el 4 de diciembre); San Juan Crisóstomo fue declarado Doctor de la Iglesia en 1568 por el Papa Pío V.

Advertisements

LA MANADA DE GREY

…hablo de las lectoras, de mediana edad, que habían empobrecido su sexualidad y que gracias a esta propuesta de relación sadomasoquista de baja intensidad se han permitido fantasear con un hombre que está desapareciendo, que es el hombre que tiene poder sexual…

El hombre con poder sexual. Desaparece.

Y las mujeres lo echan de menos.

Este curioso análisis del psicólogo clínico, sexólogo y terapeuta de pareja Antonio Bolinches lo he podido leer en este artículo del pasado febrero, publicado aprovechando el estreno de una nueva película basada en los libros de la saga erótica 50 sombras de Grey, éxito editorial sin precedentes (incluyendo el récord histórico mundial de descargas en su versión como libro electrónico), sobre todo entre mujeres.

En esta semana de manadas, uno ya no sabe qué manada le produce más asco.

Yo reconozco mi perplejidad. La bipolaridad de nuestro siglo resulta un fenómeno misterioso en sí mismo. Un nivel de desquiciamiento tal explica, de suyo, los crecientes datos de consumo de antidepresivos.

Un compañero de trabajo me contó una anécdota esta semana. Un marroquí había violado a una mujer y por tal hecho había sido detenido y juzgado. Y finalmente sentenciado a sus correspondientes años de cárcel.

El tipo se fue al trullo convencido de que no había hecho nada malo -me dijo mi compañero.

Desde sus parámetros culturales, el marroquí consideraba que al haber aceptado irse con él a la orilla de un lago cercano, la mujer tenía que someterse a sus deseos, ya evidentes por el mero hecho de irse los dos a un lugar apartado. Así que, posteriormente, ella no tenía ningún derecho a negarse a tener relaciones con él.

Mi compañero me contó que el juez, que provenía de la jurisdicción militar, estuvo a punto de perder los nervios con el tipo durante el juicio.

Reacciones parecidas tuvieron los miembros de la manada durante el suyo, incapaces también de entender que hubiesen hecho algo malo. Desde sus parámetros culturales, esa muchacha realmente estaba deseando ser follada por 5 hombres de tan gran poder sexual; algo que, según se dice, está desapareciendo de nuestra sociedad, con gran pena de las mujeres.

Algún mínimo remordimiento debió de sentir al menos uno de ellos, el que robó el móvil. O quizá fuera el acto culminante de sometimiento. De poder sexual. De sadismo.

Y así vamos. Las mujeres de nuestra civilización moribunda deseando que el poder sexual las someta, las mujeres de nuestra civilización moribunda en shock cuando el poder sexual las somete.

Detalle de ‘El sueño de la mujer del pescador’, de Katsushika Hokusai (1814)

LITERATURA ADMINISTRATIVA III

Lo tonto no está en criticar el medio en que se vive, está en pensar que todo medio no merece vituperación semejante.
La crítica que no llega al corazón podrido del hombre resulta pronto ingenua.

Escolios a un texto implícito, de Nicolás Gómez Dávila; Atalanta, 2009; pg. 1186.

“En lo que atañe al análisis del audio de este vídeo, apreciamos que al comienzo del mismo entre los segundos 00:00 a 00:07 y en coincidencia con la acción que acabamos de describir de Jesús Escudero se escuchan sonidos de golpes secos, cortos y rápidos solapándose con otro registro de sonido de fondo consistente en gemidos y jadeos con tono de voz femenino. A la vez que suenan estos golpes se oye una voz masculina que no puede ser individualizada, que dice ‘sshhh, tranquilo, tranquilo, tranquilo’ y otra dice ‘un poco más flojito tú, coño’. En el intervalo de comprendido entre los segundos 00:07 a 00:24 se escuchan registros de sonido de respiraciones y gemidos; en concreto registros de sonido de varón, con expresiones ‘ven aquí’ ‘hala, hala‘; ‘a ver illo vamos a organizarnos… me la ha chupado dos veces‘. En el intervalo de tiempo comprendido entre los segundo 00:25 a 00:27 se escucha un registro de sonido de un varón, que dice ‘chupa aquí, mira, ven‘, coincidiendo este registro, con la actuación de José Ángel Prenda que hemos reflejado anteriormente.

En el intervalo comprendido entre los segundos 00:29 a 00:32 se escucha un registro de sonido de un varón, que dice ‘Quita quillo, espérate, no la levantes tanto, chupa ahí

Durante esta secuencia, la denunciante permanece en todo momento con los ojos cerrados, observamos un enrojecimiento en sus pómulos, no se produce ningún dialogo , ni intercambio de palabras con los procesados.

Se muestra ausente y durante la mayor parte del tiempo exterioriza una actitud pasiva; apreciamos que en ningún momento adopta ninguna iniciativa para la realización de actos de contenido sexual. En algunas secuencias, comprobamos que alguno de los procesados le agarran del pelo por la parte superior de la cabeza, así en concreto : en el segundo 00:32, visualizamos como una mano le agarra del pelo en este momento se observa como un pene está parcialmente introducido en la cavidad bucal de la denunciante; a continuación en el segundo 00:33, se aprecia como el pene sale de la boca. Entre los segundos 00:36 a 00:39 , es decir ya a la finalización de vídeo se observa un primer plano de una mano que agarra el pelo a la denunciante.”.

Sentencia 38/2018 dictada en el Procedimiento Sumario Ordinario 426/2016 de la Sección 2ª de la Audiencia Provincial de Navarra; pgs. 70-71.

AMOR PAGANO

Huye de los dioses, pequeño mortal.
No te vayan a amar.

La diosa de las vírgenes quiso salvar al hijo sin padre
y menospreciando el poder de sus otros hermanos
se sorprendió sintiendo el deseo de su templo violar.

Tanto deseaba la salvación del hijo sin padre
que escupió mil veces en la misma cara de la primera divinidad.

Huye de los dioses, hija mía.
No te vayan a amar.

La diosa de las vírgenes dijo al hijo sin padre que sólo con ella tenía sentido el infierno arriesgar.

El hijo sin padre abandonó la corte celestial,
donde diez mil almas cantan alabanzas a la dulce diosa de las vírgenes,
y regresó a su mundo mortal.

Un cuervo gris habló desde el cielo al hijo sin padre.
Olvida, hijo sin padre, tu amor paternal. Para los dioses sólo fruta podrida tu rama ha de dar. Se te prohíbe sonreír entre dioses.

Sea, respondió el hijo sin padre. Entre dioses no estaré más.
No más amores paganos.

No te acerques a los dioses, hija mía.
Quizá te quieran salvar.

CATALUÑA REPLICANTE

Todo lo malo que pueda acontecer a manos del hombre, acontece.

Escolios a un texto implícito, de Nicolás Gómez Dávila; Atalanta, 2009; pg. 1239.

Cataluña siempre ha tenido fama de ser una de las regiones más modernas de España. Y en el documental de la BBC que enlazo más abajo (sólo se puede ver si se tiene cuenta en YouTube o Gmail) se vuelve a demostrar. Perfectos angloparlantes, jóvenes y dinámicos emprendedores catalanes nos muestran que Barcelona es una de las ciudades más avanzadas del mundo. En cuanto a libertad de costumbres, en cuanto a libertad de empresa. Capaces de competir con los japoneses en el creciente negocio de los robots sexuales, de los burdeles con muñecas.

Aunque siempre quedarán escollos legales y morales que salvar. Porque en Japón ya es posible hacer y vender ciertas cosas. Nunca podremos agradecer lo suficiente el trabajo de destrucción civilizatoria que hizo en Japón el capitalismo estadounidense.

No quiero parecer ingenuo a estas alturas de la película, pero, tras ver el documental, sigo preguntándome cómo es posible que allí ya se puedan hacer y vender ciertas cosas.

El único elemento de esperanza que ofrece este documental es el hecho de que incluso sus autores parecen un poco asustados por el futuro que se nos viene encima.

Bien pensado, es una esperanza de mierda. Que Deus nos teña no seu colo.

EL SUCESOR

Califa, en un principio, sólo tiene el significado de sucesor. El que sustituye al Profeta en el liderazgo de la comunidad de creyentes.

En este interesantísimo documental de la cadena Al-Jazeera se nos ofrece un resumen de la historia milenaria del Islam, explicando el origen de sus principales corrientes.

Un comienzo y desarrollo tan distintos del Cristianismo y que explican bien la sempiterna tendencia islámica a encontrar en el combate, la guerra y la conquista un camino sagrado de santificación, así como su dificultad para establecer diques entre el poder político y el poder religioso (algo que, no se puede negar, muchos cristianos envidiaron y aún siguen envidiando).

Santuario del Imam Huséin en Karbala

CARGA DE TRABAJO

Para un ferrolano, hay pocas expresiones más comunes que esas tres palabras: carga de trabajo.

La eterna necesidad de unos astilleros que perdieron su competitividad hace décadas, debido al encarecimiento de su habilidosa mano de obra. Igual de habilidosos eran en Corea del Sur, pero mucho más baratos. Así que la constante preocupación en la comarca de Ferrol ha sido siempre la búsqueda de nuevos contratos para mantener los puestos de trabajo de los astilleros, el motor económico de la zona.

Fui niño en el Ferrol de la mal llamada reconversión industrial. Como tantas familias ferrolanas, alguno de los míos trabajaba en los astilleros. Crecí en una ciudad moribunda, en la que la heroína adormecía la ausencia de futuro de sus jóvenes.

Así que no puedo hacer demasiada demagogia con la visita del príncipe heredero saudí, que va a pagar muchos millones de euros para que se le construyan corbetas (armas, vamos) en los astilleros de Cádiz y Ferrol.

Carga de trabajo. Es la expresión perfecta de nuestras cadenas, de nuestra falsa ilusión de libertad. La mayoría somos y seremos, salvo despiste del euromillón, proletarios: gentes que lo único que pueden vender es su fuerza de trabajo. Si es que alguien quiere comprarla. Y cada vez es más difícil que alguien quiera hacerlo.

Alguien quizá nos pueda echar en cara el hecho de que hay otras salidas, que quizá haya que rebajar el nivel de nuestros deseos. Yo reconozco que me resulta muy complicado luchar contra mis prejuicios de clase, y si ese alguien que me dice que hay opciones no es tan proletario como yo, prefiero que se calle, si no quiere que lo mande a tomar por culo.

Yo, simplemente, siento tristeza. Por todas las cosas que tanta gente tiene que hacer por sacar sus vidas y las de los suyos adelante. Que nunca podrán obtener un máster si no es a base de esfuerzo y horas de estudio. Que no podrán ofrecer un futuro a sus hijos si no es a cambio de fabricar armas para salafistas.

Son los míos. Con los que comparto la carga. La carga de trabajo.

COPLAS A LA MUERTE DE MI PADRE

LÁGRIMAS DE ÁNGELES DE LA GUARDA FRACASADOS

Hay pocas conclusiones que sacar del asesinato del niño Gabriel Cruz. El ser humano es lo que es y este tipo de hechos seguirán ocurriendo hasta el final de los tiempos.

Todo lo han intentado ya las diversas civilizaciones humanas que en la historia han sido y son, para intentar erradicarlos.

Pero al final de cada ley, de cada código penal, de cada método educativo, permanece incólume y eterno el mismo hecho primordial: el libre arbitrio, la posibilidad de elegir.

La misma partida se vuelve a jugar constantemente, en el alma de cada ser humano, cada vez que tiene que tomar una decisión. No hay forma de escapar a esa verdad primera. Somos lo que hacemos. Para bien y, en tantas ocasiones, para mal.

La mera existencia del ser humano entraña este riesgo eterno. El riesgo eterno del dolor y el sufrimiento. Del mal.

Sería falsa, sin embargo, la imagen que se transmitiera del ser humano, si insistiéramos en el trágico final en que suelen terminar las acciones humanas, hasta darle la categoría de necesidad; desesperando para siempre de las criaturas de Dios.

Cuando la mujer que portaba el cadáver del niño trata de explicar a los agentes que ella no sabía que tal cosa se encontraba en el maletero del coche, sin que la misma sepa que ha sido grabada y fotografiada metiéndolo ahí, uno de los hombres que la han detenido le echa las manos al cuello durante unos segundos, antes de lograr controlar su propia ira.

Rabia que es liberada por otro de sus compañeros, rompiendo de un puñetazo el cristal de una de las ventanillas del coche.

Y las lágrimas de ambos. Lágrimas de ángeles de la guarda fracasados.

Qué profunda y triste belleza hay en esa rabia noble, en esas lágrimas impotentes.

Quizá sea una belleza pobre, exigua e insuficiente para tantos optimistas revolucionarios, que siguen confiando en una cura terrenal definitiva de nuestras miserias.

Pero es la melancólica belleza de la que somos capaces los que creemos en la naturaleza caída, pero redimible, del ser humano. Y que, por ello mismo, tratamos de no desesperar nunca de él.

Y así, no desesperar nunca de nosotros mismos.

LOS CACHORROS DE LA MANADA

Son innumerables los artículos y estadísticas de estos últimos días que inciden en el creciente problema de la violencia sobre la mujer.

En uno de ellos, descubrimos lo acostumbrados que parecen los jóvenes españoles a la presencia de tales sucesos.

En otro, el doctor en Psicología Javier Urra dice lo siguiente: El problema hoy es que la agresión grupal está aumentando. Es un punto de inflexión. El grupo genera combustión por sí mismo. ¿Cometen los hechos por el alcohol y las drogas? ¿O toman las drogas para desinhibirse y salen de caza y cometen el acto? La respuesta es la segunda.

El discurso hegemónico considera que esta violencia masculina sobre las mujeres es causada principalmente por posiciones propias de actitudes y religiones incapaces de ponerse a la altura de los tiempos. El famoso patriarcado.

Pero lo que contemplamos es que estos datos de violencia crecen en sociedades en las que, como la española, se han aprobado leyes, con amplio consenso social, sobre el aborto y el matrimonio entre personas del mismo sexo; sociedades en las que la secularización de la mayoría de la sociedad es un hecho completamente triunfante. Es sabido que los peores datos de violencia de género los proporcionan los progresistas y socialdemócratas países escandinavos.

Así las cosas, el discurso hegemónico contesta que lo que ocurre, entonces, es que las estadísticas sobre violencia machista se disparan por el éxito de las campañas contra el silencio autoimpuesto por las mujeres que sufren tales hechos.

Con lo cual, el discurso hegemónico siempre tiene razón, y su forma de encarar el problema siempre es la adecuada. Suban o bajen las cifras de la violencia, las soluciones que se están poniendo en práctica son las correctas.

Pero la manada no para de crecer.

Así que mi pregunta es:

cuál es la razón de que, en estos tiempos de amplísima y fomentada libertad sexual, en los que somos educados en las maravillas de todo tipo de actos y relaciones orgasmáticas, en los que las campañas en contra de la violencia machista se han hecho sitio en todas las instituciones sociales y estatales, en los que la igualdad de derechos se ha plasmado en todos los textos legales;

¿por qué, justo ahora, la manada no para de crecer?

Calle del Orco

Blog de Literatura. Grandes encuentros

Al Servicio de su Majestad

Vivir con lucidez una vida sencilla, callada, discreta, entre libros inteligentes, amando a unos pocos seres

plan zeta

apología de mí mismo

El Rancho de San Ysidro

Peripecias de un aprendiz de campesino

El perfil menos humano

“En aquella idea vaciaba, como en un molde, todo lo bueno que ella podía pensar y sentir; en aquella idea estampaba con sencilla fórmula el perfil más hermoso y quizá menos humano de su carácter”

A Día de Hoy

Señores, si quisiéredes mio serviçio prender/ querríavos de grado servir de mio mester