El sosiego acantilado

Vivir con lucidez una vida sencilla, callada, discreta, entre libros inteligentes, amando a unos pocos seres

Categoría: EL ENEMIGO

SOBRE LA NUEVA FISCAL GENERAL DEL ESTADO ESPAÑOL

Decía el Vicepresidente, en una vida anterior…

EL PRÍNCIPE

Siguiendo el hilo de la última entrada del blog de Ángel y los comentarios allí realizados, rebusco en mis archivos digitales para recuperar esta cita del libro de Churchill sobre la Segunda Guerra Mundial:

[extracto de una conversación mantenida por Churchill y Stalin en Moscú, el verano de 1942]

-Dígame –pregunté-: las tensiones de esta guerra, ¿han sido tan malas para usted como llevar a cabo la política de las granjas colectivas?

Este tema enardeció en seguida al mariscal.

-No, no –dijo-; la política de las granjas colectivas fue una lucha terrible.

-Me imaginé que le habría parecido mal –le dije- porque no se trataba de un puñado de miles de aristócratas o grandes terratenientes sino de millones de hombres humildes.

-Diez millones –dijo, alzando las manos-. Fue espantoso. Duró cuatro años. Era absolutamente necesario para Rusia si queríamos evitar hambrunas periódicas labrar la tierra con tractores. Teníamos que mecanizar nuestra agricultura. Cuando entregábamos tractores a los campesinos todos quedaban estropeados al cabo de pocos meses. Las únicas que podían ocuparse de los tractores eran las granjas colectivas que tenían talleres. Nos costó mucho explicárselo a los campesinos. No tenía sentido discutir con ellos. Cuando uno le ha dicho a un campesino todo lo que tiene que decirle él dice que tiene que ir a su casa a consultarlo con su mujer, y tiene que consultarlo con su pastor.

Nunca había oído esta expresión en este contexto.

-Después de consultarlo con ellos siempre responde que no quiere granjas colectivas y que prefiere arreglárselas sin los tractores.

-¿Eran los que llamaban kulaks?

-Sí –respondió, aunque sin repetir la palabra; y añadió, tras una pausa-: Fue todo muy malo, y difícil, pero necesario.

-¿Qué ocurrió?

-Pues –dijo-, que muchos aceptaron lo que les proponíamos. A algunos les dimos su propia tierra para que la cultivaran, en la provincia de Tomsk o en la provincia de Irkutsk, o más al norte, pero la gran mayoría fueron muy impopulares y sus trabajadores los eliminaron.

Hubo una pausa considerable; después añadió:

-No sólo hemos incrementado considerablemente el suministro de provisiones sino que hemos mejorado la calidad de los cereales de forma inconmesurable. Antes se cultivaban todo tipo de cereales. Ahora nadie está autorizado a sembrar más que el cereal soviético estándar, de un extremo a otro del país. Si alguien no lo hace recibe un duro castigo. Esto supone otro gran incremento de las provisiones.

Apunto estos recuerdos a medida que me vienen a la memoria, así como la fuerte impresión que me produjo en ese momento pensar en millones de hombres y mujeres eliminados o desplazados para siempre. Sin duda llegará una generación que desconozca sus miserias, pero seguro que tendrá más que comer y bendecirá el nombre de Stalin. No repetí la máxima de Burke: Si no puedo tener reforma sin injusticia prefiero que no haya reforma. A nuestro alrededor se estaba librando una guerra mundial así que parecía inútil moralizar en voz alta.”

            La Segunda Guerra Mundial, de Winston S. Churchill; La Esfera de los Libros, 2002, vol. II; pgs. 177-178.

UNA IMAGEN VALE MÁS…

Nuestra más sincera enhorabuena al diario Marca por su portada de hoy.

RECTIFICO: NO PEDIRÉ PERDÓN AL RESPONSABLE DEL BLOG “THE WANDERER” HASTA QUE…

…ahora que ya lo conoce, ponga el enlace a la página de donde el señor PPR sacó el texto de Lorca sobre la misa en España.

Aunque también debería explicar, el responsable de The Wanderer, el señor PPR, o ambos dos, por qué en la entrada del primero sale la misma pintura de José Gallegos Arnosa (bastante fea, todo sea dicho) reproducida en el artículo de El pan de los pobres. Lo cual nos hace replantear las opciones expuestas en la entrada anterior:

-el señor PPR envió al responsable de The Wanderer el enlace de El pan de los pobres y éste decidió publicar una entrada con el texto y la pintura, pero sin citar la fuente “original”;

-el señor PPR envió al responsable de The Wanderer el texto de Lorca y un archivo adjunto con la pintura de Gallegos Arnosa, dando a entender que él mismo conocía ambas cosas por su propia dedicación al estudio de este tipo de materias, entre misa y misa en latín;

-el señor PPR envió al responsable de The Wanderer el texto de Lorca, sin hacer referencia al enlace de El pan de los pobres, y el responsable de The Wanderer, en uno de esos sucesos que sólo pueden estar predeterminados por la Divina Providencia, escogió para ilustrarlo -¡oh, gracioso y santo Espíritu!-, la misma pintura de Gallegos Arnosa de la entrada “original”.

A la espera de que ambos personajes den algún tipo de explicación al respecto, sigo manteniendo todos los insultos desplegados anteriormente.

“La misa”, de José Gallegos Arnosa.

CEREMONIA Y RÚBRICA NO SABE CITAR

El señor PPR nos ha explicado que él encontró este texto de Lorca en el siguiente enlace de la revista digital El pan de los pobres. Mientras esperamos a que el señor Felipe Barandiarán Porta explique cuál es el origen de su conocimiento del texto lorquiano, y visto que el señor PPR no ha respondido a la pregunta formulada por este blog, nos encontramos ante dos opciones:

-el señor PPR no informó al responsable de The Wanderer de dónde había encontrado el texto lorquiano, dando a entender que él mismo había leído el Epistolario Completo del poeta;

-el señor PPR informó al responsable de The Wanderer de dónde había encontrado el texto lorquiano y el responsable de The Wanderer decidió no citar dicho enlace.

Mientras esperamos a que el señor PPR nos diga qué fue exactamente lo que ocurrió, les explicaré a estos señores, seguramente poco duchos en el uso de modernidades, que es norma de mínima educación, en internet, citar el origen de los conocimientos que uno maneja. Lo más fácil es poner un enlace, para que se vea recompensado el trabajo realizado por la fuente original.

Estoy seguro de que entenderán el profundo sentido de tal ceremonia.

LA PUSILÁNIME HIPOCRESÍA DE AQUELLOS QUE ASPIRAN A DARNOS EJEMPLO

Sé que mis orígenes humildes y mi presente pecador no me permiten aspirar a otra cosa. Pero, ciertamente, esperaba otro comportamiento de los mejores.

No puedo afirmar que este artículo de Juan Manuel de Prada le deba algo a esta entrada que yo había publicado 8 días antes, en el remoto verano de 2015. Pudo ser mera casualidad. Al fin y al cabo, Lorca es uno de los grandes, y es normal que mucha gente, al mismo tiempo, lo esté leyendo.

Lo que me cuesta más trabajo pensar es que esta entrada de un conocido blog tradi argentino no tenga nada que ver con la entrada del Sosiego a la que hago referencia más arriba. Les ruego que intenten buscar las 7 diferencias. Pero claro, ¿cómo podía ese faro del más puro catolicismo citar la referencia que le había dado a conocer dicho texto de Lorca, si ya nos había expulsado de su lista de recomendaciones tras la publicación en este blog de Una pequeña historia de amor homosexual?

Porque este blog se había convertido en un devaneo cultural, ya no importante, sino excesivo; y no merecía más publicidad por parte de los elegidos que viven la certeza de la fe.

Se pregunta el cátaro señor qué es lo que le ha ocurrido al catolicismo para ser depuesto tan rápida y fácilmente por las razones del mundo.

Yo le puedo dar una respuesta, entre otras muchas que se agolpan para tal explicación:

la pusilánime hipocresía de aquellos que aspiran a darnos ejemplo.

LA MÁS COMÚN DE LAS IMPOSTURAS

Durante el tiempo en que aquel pecado estuvo a su alcance,
el infierno le daba más calor que miedo.

Definitivamente inalcanzable
redescubrió providencialmente la pureza de su fe.

Aún trata de convencer a Dios
de que no es segundo plato.

Dios
simplemente
sonríe y calla.

LEY CONTRA EL SUICIDIO

Desde 2003, año en que se inició el registro oficial de víctimas, han muerto asesinadas en España algo más de 1000 mujeres por violencia de género.

Sólo en 2017, se suicidaron en España 961 mujeres, de un total de 3679 suicidios.

Como se puede ver en este artículo, en España se producen 10 suicidios diarios. Es decir, cada dos horas y media, alguien se suicida en nuestro país.

A aquellos que defienden que las diferencias entre hombres y mujeres son meras construcciones sociales, les resultará interesante saber que las mujeres intentan suicidarse tres veces más que los hombres.

A aquellos que consideren que el anterior dato, en vez de fundamentar diferencias biológicas entre los sexos, se explica por la presión de una sociedad aún fuertemente patriarcal, les resultará interesante saber que los hombres consuman sus suicidios tres veces más que las mujeres. Deberían explicarnos, entonces, por qué la vida en un régimen patriarcal resulta más dura para los hombres que para las mujeres.

En España se aprobó una ley contra la violencia de género en 2004. Aunque en España mueren por suicidio el doble de personas que por accidente de tráfico, 11 veces más que por homicidios y 80 veces más que por violencia de género, a nadie se le ha ocurrido elaborar una ley contra el suicidio.

Tampoco es que yo crea que tiene demasiado sentido elaborar una. Seguramente, tendría el mismo éxito que está teniendo la ley contra la violencia de género, es decir: ninguno.

Sólo sirven como indicios de las mitologías de la época. Época en la que todo el mundo está obsesionado por gritarle al de al lado cuáles son las claves de su infelicidad, casi siempre provocada por algún tipo de insatisfacción identitaria, casi siempre urgiendo acciones políticas para su solución final.

Y en la que nadie quiere pararse a pensar lo dura e insoportable que puede llegar a ser la existencia humana y lo poco útiles que son las leyes humanas a la hora de enfrentarse con los demonios del alma de cada cual.

EL GRUPO PRISA ES CÁNCER

Hablaba ayer del buen periodismo ya casi desaparecido y hoy toca hablar del “periodismo” realmente existente.

Veo en la edición digital de El País este artículo; el título me resulta tan ridículo que me veo obligado a leer el resto del panfleto.

Juntar en un texto el nombre de Yiannopoulos con los epítetos homófobo y racista tiene el recorrido siguiente, que yo les voy a contar, por si no lo saben: Milo Yiannopoulos está casado con un hombre de raza negra.

Porque Milo Yiannopoulos es homosexual, a pesar de considerarse también católico. Es uno de los personajes más contradictorios e interesantes de los que han tomado parte en las guerras culturales del occidente anglosajón.

Desde mi punto de vista, Yiannopoulos es una persona extraordinariamente inteligente y, al mismo tiempo, posee un ego que roza el desorden psicopático; pero reducir a individuo tan peculiar y poliédrico a la vulgar categoría de ultraderechista (palabra que, a este paso, va a servir para definirnos a todos y, por lo tanto, para no definir nada) es para que el juntaletras que ha escrito este bodrio sea condenado al infierno de la estupidez eterna.

Si quieren conocer un poco mejor al señor Yiannopoulos, les recomiendo esta entrevista mantenida hace no mucho con Jordan Peterson. Seguro que les servirá para hacerse una idea más cercana a la verdad de quién es Milo Yiannopoulos. Porque el artículo de El País sólo sirve para vivir en una realidad muy simple y muy falsa.

LA VIDA RURAL

…del Mundo sólo se sale muerto…

 

Cuando le di la vuelta a su DNI, vi que era de Madrid.

Traté de adivinar su historia: harto de la artificial y angustiosa existencia en la cosmópolis, había decidido volver a empezar huyendo al campo, tratando de proporcionar a su pequeña familia una vida rural, lo más alejada posible de las locuras del mundo contemporáneo.

Se había comprado una casa en una pequeña aldea berciana y ahora trataba de disfrutar de su huida del mundo, criando a su hija en un entorno más sano.

Pero aquel día le había tocado ir al juzgado, junto a su mujer, para testificar contra su vecino; el cual se dedicaba a maltratar a los animales de su propia granja. Tras recriminárselo en cierta ocasión, la convivencia se había transformado en un pequeño infierno.

Unos días antes de ir a testificar, se había declarado un incendio en la parte posterior de su idílica casa de campo. Tenían la firme sospecha de que el culpable había sido su vecino. La mujer reconoció que pasaba miedo, por ella y por los suyos.

La mejor manera de perder cualquier tipo de idealismo con respecto a la vida en el campo es, seguramente, trabajar en los juzgados de una zona rural. Aunque, probablemente, trabajar en unos juzgados es la mejor manera de perder cualquier tipo de idealismo con respecto al ser humano, en general.

Pero uno acaba llegando a la conclusión de que pensar que pueda existir algún tipo de barrera natural a la maldad humana entre hortalizas y árboles frutales es un pensamiento más bien infantil.

De hecho, el primer relato de nuestra tradición cristiana nos lo avisa desde el principio: la mismísima Caída que condenó al género humano sucedió nada más y nada menos que en el Jardín del Edén. No podía haber nada más rural y menos moderno.

Pero el caso es que, ahí donde se halle un ser humano, es siempre posible encontrar el mal.

Conflictos sobre lindes, sobre herencias de fincas, que si tu hijo con la moto me asusta a las ovejas, que si aquel señor enfadado con el vecino le ha matado al perro de un escopetazo, que si mi tatarabuelo ya pasaba desde antes de la guerra por ese camino que has cerrado…

La vida rural.

Hace unos días, se declaró un incendio en una casa de un pueblo situado en el Valle del Silencio. Por la falta de cobertura telefónica, los bomberos tardaron media hora más de lo necesario en acudir; consiguieron llegar justo cuando el fuego se extendía a una segunda casa.

En el Valle del Silencio falla la cobertura y es difícil contarle al mundo, a través de un blog, lo fácil que resulta estar cerca de Dios cuando uno se aleja del ruido del mundo moderno.

Pero lo que no deberían olvidar aquellos a los que les resulta tan difícil ser buenos cristianos en las ciudades es que, quizá, cuando desaparezca de sus vidas el ruido de la urbe postmoderna, lo que quede no sea el dulce diálogo directo con Dios. Quizá lo que quede ni siquiera sea el silencio.

Quizá lo único que quede es el constante y desquiciado grito de todos los demonios que todo ser humano, por el mero hecho de serlo, lleva dentro.

Sean cautos y tengan presente esta posibilidad. Porque del Mundo sólo se sale muerto.

Elcano Blog

Análisis y reflexiones sobre política internacional | Analyses and debates on international politics

En Compostela

Vivir con lucidez una vida sencilla, callada, discreta, entre libros inteligentes, amando a unos pocos seres

Calle del Orco

Blog de Literatura. Grandes encuentros

plan zeta

apología de mí mismo