CATOLICISMO Y ESTADO MODERNO (II)

“Las dictaduras, papá, tienen sus leyes físicas propias, que las hace deslizarse por una rampa hacia su irrenunciable manera de ser. Tú rociaste de catalanismo tu manifiesto inaugural y tus primeros pasos. Y luego fuiste rodando hacia un centralismo absoluto. Pensaste en un movimiento patriótico, y te ha salido una cofradía devota. Hablaste de unas Cortes representativas y sinceras, y hemos tenido una Asamblea con aire de tertulia casera. Tú mismo tienes la sensación de que no podrás hacer nada heroico frente a planteamientos tan pequeñitos. No importa ya que la violencia pueda ser eficaz, es tarde para lo que importa, sería grave e injusta. Napoleón quiso ser moderado y legalista y la rampa que digo le llevó al fusilamiento del duque d’Enghien, que había provocado un levantamiento monárquico que apenas había empezado. También la rampa delirante llevó a Mussolini, que quiso empezar con leyes y elecciones, al asesinato del jefe de la oposición, Matteotti. Es una ley física como la de la gravedad.”

Palabras dichas por José Antonio Primo de Rivera a su padre, según el testimonio de José María Pemán; del libro José Antonio: entre odio y amor, de Arnaud Imatz; editorial Áltera, 2006; pgs. 496-497.

jose_carcel

Advertisements