El sosiego acantilado

Vivir con lucidez una vida sencilla, callada, discreta, entre libros inteligentes, amando a unos pocos seres

Categoría: APUNTES

CONSUBSTANTIALEM PATRI

Cuando tu hijo empieza a mirarte fijamente, clavando sus ojos en los tuyos.
Como si el misterio de la existencia te devolviera la mirada.
Y comprendes, como nunca antes lo habías hecho, la abrumadora verdad de un dios en el que moran la conversación de un padre y un hijo.
Y ves la aceptación de la promesa conjunta de felicidad y dolor como la clave de ser humano.
Arriesgarse a criar un nuevo personaje del libro de la vida, para que nunca falten relatos que contar en las posadas del camino.
Para que no falte la literatura: las caídas, las penitencias.
La redención.

Tu hijo te mira y te sonríe. Y sólo quieres el imposible de que esa sonrisa se proyecte en un infinito y eterno círculo irrompible que tú mismo entiendes sería la negación de lo que la existencia humana es. Y debe ser.

Y en el mismo centro de esa sonrisa que te limpia y atempera el alma, notas la presencia de toda la oscuridad contra la que tu hijo habrá de combatir, solo, algún día.
Te ves en tu hijo, padre impotente obligado al sacrificio.

Y evidentemente quieres que tu hijo viva. Pero vivir es sufrir.
Y entonces sólo te queda desearle:

que tu sufrimiento sea amor.

Como las espinas que coronan a Dios.

“Coronación de la Virgen”, de Diego Velázquez (entre 1635-1648)

Advertisements

REGALO

Atravesar el desierto
para reconocer en lo débil y desechable
el sentido de todo.

Agradecer el ejemplo inigualable.

Sabiduría.

“Nativity (Brown)”, de J. Kirk Richards

ENCUENTRO

Lo encontré
contemplando en silencio la furia apática de los océanos acantilados.
Y en ese lugar del bosque donde el paso de un hombre es apenas el eco de un suspiro.

Parecía preocupado
por la posibilidad de estorbar a alguien
la vista del paisaje.
Estaba en el mundo
como el que no quiere molestar en casa ajena.

Paseaba tranquilo entre misterios.

Quod Vidimus

Vivir con lucidez una vida sencilla, callada, discreta, entre libros inteligentes, amando a unos pocos seres

The Wanderer

Vivir con lucidez una vida sencilla, callada, discreta, entre libros inteligentes, amando a unos pocos seres

En Compostela

Vivir con lucidez una vida sencilla, callada, discreta, entre libros inteligentes, amando a unos pocos seres

De libros, padres e hijos

Vivir con lucidez una vida sencilla, callada, discreta, entre libros inteligentes, amando a unos pocos seres

A Día de Hoy

Señores, si quisiéredes mio serviçio prender/ querríavos de grado servir de mio mester

Calle del Orco

Blog de Literatura. Grandes encuentros

Al Servicio de su Majestad

Vivir con lucidez una vida sencilla, callada, discreta, entre libros inteligentes, amando a unos pocos seres

plan zeta

apología de mí mismo

El Rancho de San Ysidro

Peripecias de un aprendiz de campesino