AGOSTO

por El Responsable

Aplasta agosto
con sus horas hueras
y sus cazas furtivas.

Con las iglesias cerradas
y los pecados secando al aire
que no es aire sino llama.

Desgasta agosto
en su paréntesis de todo
y es el amor que acompañar no puede
salvo tragar desde la barrera el suceder apretado de los lances.

Disgusta agosto
que multiplica kilómetros por vidas
y convierte ciudades vecinas en planetas lejanos.

No hay sosiego en la pausa de agosto:
sólo la paz de las carreteras cortadas
y el hastiado musical de los suspiros.