AQUELLA RISA

por El Responsable

Se hizo el silencio
las redes ya no atrapaban palabras
y la nada lo invadió todo.

Miré a izquierda
miré a derecha
no había nadie.
Miré al suelo
con las manos asustadas
y las elevé al cielo
como si rezara.

A mi alrededor sólo rostros de ojos y bocas cosidos y clausurados.
Y una radiación cósmica de fondo que no sabía si interpretar como grito, llanto o sueño.

Proyecté búsquedas en ciudades fantasma
asaltos informáticos inverosímiles
mentiras que me descubriesen verdades.

Pero nadie me protegía
de las redes vacías
donde reía la nada.

Me levanté del suelo
volví a la senda elegida
y presté toda la atención posible a aquella risa
para acostumbrarme pronto a su presencia.