EL BELLO MODELO

por El Responsable

“El Corán establece que Mahoma representa un bello modelo (uswa hasana) para los musulmanes (Corán 33:21) y ordena, además, el deber de obedecer a Dios y a su Enviado (Corán 3:32 y 132; 4:59, 5:92, 8:1 y 20; 24:54 y 56, y 47:33). Sobre estas premisas, la figura del Profeta representa el segundo referente doctrinal, espiritual y normativo de los musulmanes. La palabra árabe sunna significa tradición y sunnat al-nabi es el nombre de la tradición profética, de tal modo que sunna, a secas, es sinónimo de tradición de Mahoma.

La doctrina islámica afirma que el desarrollo de la misión profética de Mahoma se produjo a través de un proceso de enfrentamiento armado con sus principales rivales, los dirigentes de la tribu de Qurays, que dominaban sobre la ciudad de La Meca, donde dio inicio a su predicación. Por lo tanto, además de predicador, Mahoma fue un líder político que organizó a una comunidad y la dirigió en las acciones de lucha que, a la postre, posibilitaron su éxito. De ahí su muy conocida definición como profeta y hombre de estado, acuñada por el orientalista escocés W. M. Watt (1909-2006) en un célebre estudio publicado en 1961. Esta actuación como profeta armado ha sido, sin duda, uno de los aspectos más discutidos de su trayectoria y constituye, al mismo tiempo, una fuente permanente de crítica respecto al islam, casi desde sus propios orígenes.”

Yihad. La regulación de la guerra en la doctrina islámica clásica, de Alejandro García Sanjuán; Marcial Pons, 2020; pg. 54.

mahoma