RESPUBLICA CHRISTIANA

“Era una visión de la Cristiandad como un solo reino, guiado, dirigido y gobernado, bajo Dios, por un solo gobernante espiritual en unión de un solo gobernante temporal, una diarquía de papa y emperador. Cada uno de estos vicarios de Dios tenía sus propias tareas que realizar, pero juntos componían el gobierno y daban orientanción a la respublica Christiana, reino cristiano, o al imperium Christianum, imperio cristiano, como más tarde sería denominado. Reyes y príncipes, en sus propios reinos, eran subordinados, casi agentes, de los papas y los emperadores.

Llama la atención, obviamente, cómo esta concepción es diametralmente opuesta a la principal corriente medieval que se sustanciaba en la progresiva construcción de los estados-nación independientes y que surgió de modo inequívoco en el siglo XVI. Pero eso no le resta importancia a esta dimensión de la política medieval que podríamos denominar pensamiento político visionario. Era la concepción de la Cristiandad como una sola comunidad. Y esta concepción fue capaz de dar sustento a algunas circunstancias medievales, por ejemplo la recuperación del Derecho Romano provocada por algunos visionarios que encontraron en él el derecho común para la respublica Christiana.”

Lecciones de historia del pensamiento político. Volumen I. Desde Grecia hasta la Edad Media, de Michael Oakeshott; Unión Editorial, 2020; pgs. 299-300.

Estandarte del Sacro Romano Imperio