ALMAS BELLAS

por El Responsable

Buena parte de la derecha intelectual contemporánea, que se pretende antimoderna y reaccionaria, divaga constantemente sobre la problematicidad de la democracia o la separación de poderes.

Pero le suele faltar valor para afirmar su concreta oposición al sufragio universal o al parlamentarismo. Probablemente, porque las alternativas son las que son y hace tiempo que se volvió escaso el margen para la invención de formas políticas nuevas.

Y si falta valor para verbalizar qué alternativa hay al sufragio universal, es fácil comprender la impotencia resentida de estas almas bellas, que se sueñan mesiánicos salvadores y katejones de lo impío, alejados de -y elevados sobre- la morralla democrática con la que tienen que compartir el derecho al voto.