El sosiego acantilado

NON MEA VOLUNTAS

Mes: Maio, 2021

EL BELLO MODELO

“El Corán establece que Mahoma representa un bello modelo (uswa hasana) para los musulmanes (Corán 33:21) y ordena, además, el deber de obedecer a Dios y a su Enviado (Corán 3:32 y 132; 4:59, 5:92, 8:1 y 20; 24:54 y 56, y 47:33). Sobre estas premisas, la figura del Profeta representa el segundo referente doctrinal, espiritual y normativo de los musulmanes. La palabra árabe sunna significa tradición y sunnat al-nabi es el nombre de la tradición profética, de tal modo que sunna, a secas, es sinónimo de tradición de Mahoma.

La doctrina islámica afirma que el desarrollo de la misión profética de Mahoma se produjo a través de un proceso de enfrentamiento armado con sus principales rivales, los dirigentes de la tribu de Qurays, que dominaban sobre la ciudad de La Meca, donde dio inicio a su predicación. Por lo tanto, además de predicador, Mahoma fue un líder político que organizó a una comunidad y la dirigió en las acciones de lucha que, a la postre, posibilitaron su éxito. De ahí su muy conocida definición como profeta y hombre de estado, acuñada por el orientalista escocés W. M. Watt (1909-2006) en un célebre estudio publicado en 1961. Esta actuación como profeta armado ha sido, sin duda, uno de los aspectos más discutidos de su trayectoria y constituye, al mismo tiempo, una fuente permanente de crítica respecto al islam, casi desde sus propios orígenes.”

Yihad. La regulación de la guerra en la doctrina islámica clásica, de Alejandro García Sanjuán; Marcial Pons, 2020; pg. 54.

mahoma

77

El 18 de mayo de 2008, teniendo yo treinta años, enviaba un correo electrónico masivo a más de cincuenta amigos y conocidos -aunque iba especialmente dirigido a mi maestro, Juan Bautista Fuentes-.

Aquel mensaje decía así:

“Es evidente que algo no marcha bien en las nuevas generaciones a las que pertenecemos: ¿por qué nos coge siempre tan desprevenidos que en la vida hay sufrimiento y cargas difíciles de llevar?

           A las primeras de cambio, en cuanto se deshace mínimamente el espejismo paradisíaco en el que hemos sido criados, y somos asaltados por las sempiternas tribulaciones que todo hombre debe soportar, brotan en nosotros una variopinta gama de ansiedades, depresiones y mundo-fobias; que no son entendidas como oportunidades para aprender, rectificar y seguir creciendo, sino como síntomas tratables con dosis adecuadas de químicas legales.

           Somos los Hijos del Bienestar, pero sólo nos educaron para disfrutarlo, no para cuidar y proteger las condiciones que lo hacen posible. Sólo nos enseñaron un lado de la vida y no nos hicieron demasiado hincapié en los aspectos rudos y esforzados de la existencia.

           Pero la Realidad, finalmente, acaba por mostrar su verdadero rostro.

           Y una leve brisa basta para derribar nuestros espíritus atrofiados.

           Somos el producto típico de una sociedad de nuevos ricos, de padres que mueren por dar a sus hijos todo aquello que ellos no disfrutaron, por evitar que sufran las privaciones que ellos padecieron.

           Una sociedad saturadora de deseos, donde la insatisfacción de los sentidos es el mayor de los pecados y la turbamulta de egos se agolpa, como las carpas del Retiro, a la espera de un nuevo orgasmo que marcar en el fusil.

           Al mirar ahora a nuestros educadores nos damos cuenta, una vez más, de que el camino al infierno está empedrado con buenas intenciones.

           Nadie nos enseñó a valorar lo que teníamos, a ser extremadamente cuidadosos con la burbuja histórica en la que vivíamos. Y así, Europa se pierde a sí misma en un marasmo hedonista, decadente e irresponsable.

           Somos niños mimados.

           Pero conocer parte del origen de nuestras imperfecciones no debe servir como excusa para perseverar en ellas, para acomodarse en el papel de eterno adolescente atormentado por la desidia y el aburrimiento, acusando a sus padres del engendro que uno es.

           Por graves que hayan sido nuestros fracasos, la virtud siempre queda al alcance de nuestra mano,

                             si hay propósito de enmienda.

           Y la primera señal de redención está en el abandono de la queja,

                             en la alegre asunción de la tarea a realizar.

Benquerido Mestre, os tempos son chegados.”

FIN

“Si me diese siquiera el tiempo suficiente para realizar mi obra, lo primero que haría sería describir en ella a los hombres ocupando un lugar sumamente grande (aunque para ello hubieran de parecer seres monstruosos), comparado con el muy restringido que se les asigna en el espacio, un lugar, por el contrario, prolongado sin límite en el Tiempo, puesto que, como gigantes sumergidos en los años, lindan simultáneamente con épocas tan distantes, entre las cuales vinieron a situarse tantos días.”

Final de El tiempo recobrado, de Marcel Proust; séptimo y último volumen de En busca del tiempo perdido; Alianza, 1998; pgs. 420-421.

“Arreglo en Gris y Negro, nº 2; retrato de Thomas Carlyle”, de James Abbott McNeill Whistler (entre 1872 y 1873)

PISTAS PARA TRATAR DE ENTENDER EL ANTIARISTOTELISMO COLACHIANO

“El primer gran cambio que Aquino introduce en la interpretación agustiniana de la actividad humana es la modificación de la relación entre gracia y naturaleza.

Para San Agustín, la naturaleza original, inocente, perfecta del hombre ha sido absolutamente pervertida por el pecado, ya no existe. Lo que existe es una naturaleza humana totalmente corrompida y destinada a ser redimida, por la intervención externa de la gracia providente de Dios. La gracia, se entiende, es un sustituo de la naturaleza humana perdida.

Contra esta interpretación, siguiendo la guía de la noción aristotélica sobre la naturaleza, Aquino propone el principio de gratia non tollit naturam, sed perficit, ‘la gracia perfecciona o completa la naturaleza, no se le opone’. Y junto a este rechazo de la doctrina consistente en afirmar que el pecado original ha corrompido completamente la naturaleza humana, opone la doctrina que sostiene que el pecado original ha herido la naturaleza humana pero que aún es capaz de tomar decisiones racionales y por consiguiente de alcanzar la excelencia humana contenida en las virtudes morales sin la intervención de la gracia divina. Id quod est naturale totaliter perdi non potest, ‘lo que es natural no puede ser totalmente corrompido’.

Sin embargo, Aquino no era pelagiano. No sostenía que la salvación de la clase humana pudiese realizarse sin la intervención de la gracia divina o que el ejercicio de las virtudes morales y la vida humana buena pudiese llevar a un hombre hasta el paraíso. Simplemente sostiene que la vida humana buena se puede alcanzar mediante el ejercicio de los recursos al alcance del hombre en su naturaleza y esto tiene valor en sí mismo.”

Lecciones de historia del pensamiento político. Volumen I. Desde Grecia hasta la Edad Media, de Michale Oakeshott; Unión Editorial, 2020; pg. 354.
Para una introducción a los escolios de Gómez Dávila contra Aristóteles, Santo Tomás y la escolástica, en esta entrada.

RESPUBLICA CHRISTIANA

“Era una visión de la Cristiandad como un solo reino, guiado, dirigido y gobernado, bajo Dios, por un solo gobernante espiritual en unión de un solo gobernante temporal, una diarquía de papa y emperador. Cada uno de estos vicarios de Dios tenía sus propias tareas que realizar, pero juntos componían el gobierno y daban orientanción a la respublica Christiana, reino cristiano, o al imperium Christianum, imperio cristiano, como más tarde sería denominado. Reyes y príncipes, en sus propios reinos, eran subordinados, casi agentes, de los papas y los emperadores.

Llama la atención, obviamente, cómo esta concepción es diametralmente opuesta a la principal corriente medieval que se sustanciaba en la progresiva construcción de los estados-nación independientes y que surgió de modo inequívoco en el siglo XVI. Pero eso no le resta importancia a esta dimensión de la política medieval que podríamos denominar pensamiento político visionario. Era la concepción de la Cristiandad como una sola comunidad. Y esta concepción fue capaz de dar sustento a algunas circunstancias medievales, por ejemplo la recuperación del Derecho Romano provocada por algunos visionarios que encontraron en él el derecho común para la respublica Christiana.”

Lecciones de historia del pensamiento político. Volumen I. Desde Grecia hasta la Edad Media, de Michael Oakeshott; Unión Editorial, 2020; pgs. 299-300.

Estandarte del Sacro Romano Imperio

NO VAYA A SER QUE NOS AMEMOS

Tanto nos queremos, que nos negamos la mirada: no vaya a ser que nos amemos.
Y así viviremos, malgastando los últimos años de nuestros cuerpos, en un mero evitar nuevas cicatrices.

Qué terribles heridas sufrimos, para convertirnos en estos espíritus aterrados que ahora somos.

Y cuando quizá recobremos la compostura, la aspereza de nuestras pieles avejentadas nos recordará la insoportable cantidad de tiempo perdido.

Nos reencontraremos por los pasillos de la residencia y lloraremos de furiosa melancolía, recordando los días en que nos atravesaba la vida.

COMO SI HUBIESES SIDO TÚ

Amamos como podemos.

En no pocas ocasiones amamos mal, por las cicatrices que nos entorpecen.

Mi Dios me vuelve loco, en estos meses revisionistas, en los que toda mi vida parece revolverse en escrutinio.

Y no puedo negar que hiciste lo posible para amarme, con tu cuerpo tatuado de dolores. Y yo no fui capaz de agradecer el inmenso esfuerzo de tus llagas.

No sé qué me ocurre, no lo entiendo. Es como si estuviese llorando en varias semanas los desastres de toda una vida, de los que me tuve que alejar rápido -en su momento- para que no me terminaran.

Te tengo cerca y has vuelto a dolerme, completamente por sorpresa. No entiendo a Dios y Sus proezas.

Soy pobre criatura que amarte quiso, roto por tener que hacerlo en rebeldía.

Que eras mi destino su misma sangre lo certifica: ese pequeño cuerpo que es mejunje de nuestras almas, amor real como niña que ríe y corre.

No entiendo lo que ocurre, sólo rezo. Para poder soportar el tránsito de este valle.

Te declaro mi cruz y mi promesa. Y acepto como dones las revoluciones delirantes de mi alma.

Que Dios haga conmigo lo que Le plazca. Estoy cansado de huir al escuchar el sonido de Sus pasos.

Y rendido ya, amar, sin presunción ni orgullo, como si hubieses sido tú a quien leí la primera Carta de San Pablo a los Corintios…

LA VIDA DESCUBIERTA

“…la grandeza del arte verdadero, del que monsieur de Norpois hubiera llamado un juego de dilettante, estaba en volver a encontrar, en captar de nuevo, en hacernos conocer esa realidad lejos de la cual vivimos, de la que nos apartamos cada vez más a medida que va tomando más espesor y más impermeabilidad el conocimiento convencional con que sustituimos esa realidad que es muy posible que muramos sin haberla conocido, y que es ni más ni menos que nuestra vida. La verdadera vida, la vida al fin descubierta y delucidada, la única vida, por lo tanto, realmente vivida es la literatura; esa vida que, en cierto sentido, habita a cada instante en todos los hombres tanto como en el artista. Pero no la ven, porque no intentan esclarecerla. Y por eso su pasado está lleno de innumerables clichés que permanecen inútiles porque la inteligencia no los ha ‘desarrollado’. Nuestra vida es también la vida de los demás; pues, para el escritor, el estilo es como el color para el pintor, una cuestión no de técnica, sino de visión. Es la revelación, que sería imposible por medios directos y conscientes, de la diferencia cualitativa que hay en la manera como se nos presenta el mundo, diferencia que, si no existiera el arte, sería el secreto eterno de cada uno. Sólo mediante el arte podemos salir de nosotros mismos, saber lo que ve otro de ese universo que no es el mismo que el nuestro, y cuyos paisajes nos serían tan desconocidos como los que pueda haber en la luna. Gracias al arte, en vez de ver un sólo mundo, el nuestro, lo vemos multiplicarse, y tenemos a nuestra disposición tantos mundos como artistas originales giran en el infinito y, muchos siglos después de haberse apagado la lumbre de que procedía llamárase Rembrandt o Vermeer, nos envía aún su rayo especial.”

El tiempo recobrado, de Marcel Proust (7º y último volumen de En busca del tiempo perdido); Alianza, 1998; pgs. 244-245.

Detalle del autorretrato de Rembrandt a la edad de 63 años (1669)

ENGENDRO DE LA FILOSOFÍA-POP

Me está gustando Jupiter’s Legacy. Trata algunos de los temas que más me han dado que pensar en los últimos tiempos, como la paternidad o la relación de la figura del héroe con la segunda Persona de la Trinidad.

Y me está haciendo gracia el sentido de la oportunidad de su emisión.

Hace unos meses, estuve buscando un texto que yo había escrito en 2007, en el que exponía mis teorías políticas de entonces a través de mis infantiles lecturas de cómics de superhéroes. No conseguí encontrar el texto.

Pero he aquí que, unas semanas más tarde, sin saber nada de mi búsqueda, mi amigo Nacho citó unas palabras de ese texto en un grupo de Guásap que tenemos, sin decir cuál era su origen. Al revelar el misterio, la casualidad me dejó atónito.

Le pedí que me enviara el texto.

Y hoy, tras ver los primeros capítulos de Jupiter’s Legacy, no me ha quedado más remedio que volver a pensar en él.

Decía así:

“Yo debía de tener unos nueve o diez años cuando descubrí los cómics de la Marvel. Para los que no estéis puestos en el asunto, os diré cuáles son algunos de los personajes que forman parte de su universo: Spiderman, la Masa, los 4 Fantásticos, Lobezno, el Capitán América, Daredevil… Otro universo muy famoso es el de DC, donde pululan Superman, Batman, la Linterna Verde… En general, o eres de Marvel, o eres de DC; hay gentes raras que dicen gustar de ambos mundos, pero no vamos a comentar ahora criterio tan ridículo.

            El caso es que, entre los propios aficionados de la Marvel, también existen divisiones profundas. Una de ellas es la que separa a los fans de la Patrulla-X de los fans de los Vengadores. Para no engañar al público, he de confesar que he conocido a innumerables admiradores de aquélla; pero apenas a un par de éstos (y yo soy una de las mitades de la pareja).

            Puedo decir que mis convicciones morales y éticas se fueron desarrollando, entre otras cosas, mediante la lectura de las aventuras y desventuras de estos personajes tan graciosamente disfrazados.

            Posteriormente, las lecturas se fueron complicando. Con 18 años me convertí en alumno de la Facultad de Filosofía y el leer se transformó en histeria y la complicación alcanzó un detallismo rococó. Además, empecé a participar en diversas actividades políticas, y comencé a cotejar lo leído con mis propias experiencias de joven militante.

            A punto de cumplir los treinta años, me encuentro en uno de esos momentos pomposamente serios de la vida de uno, en que nos creemos con la suficiente claridad y el suficiente número de vueltas en el cuentakilómetros como para resumir lo acontecido y sacar diversas conclusiones.

            Una de las graciosas situaciones en las que me encuentro al tratar de exponer mi “visión del mundo” ahora mismo, es que, cada vez que pienso en mis convicciones políticas actuales, me viene a la cabeza la imagen del Capitán América.

            Ni la “República”, ni las “Leyes” de Platón; ni Aristóteles; ni la “Ciudad de Dios” de San Agustín; ningún libro de “El Capital”; ningún panfleto de Lenin; ningún busto de Maquiavelo; nada de Kant, nada de Fichte, nada de Hegel; ni Kelsen, ni Schmitt, ni Jünger; ningún parrafo de Saint-Just, ningún discurso de Gracián…

            El Capitán América.

            Debo asumir mi condición de engendro de la filosofía-pop.

            El nombre real del Capitán América es Steve Rogers. Joven reclutado por el ejército de los Estados Unidos durante la 2ª Guerra Mundial, fue sometido a diversos experimentos bioquímicos para la mejora de su condición física. Posteriormente fue enviado a Europa, donde combatió como soldado de élite contra los nazis. Tras un accidente se le dio por desaparecido y no se supo más de él.

            En los años 60 se produjo la gran eclosión de la Marvel, gracias al éxito de Spiderman y la Masa. Animados por ello, los directivos deciden crear una nueva publicación, Los Vengadores, donde unirían sus fuerzas la Masa, Thor, el Hombre de Hierro, el Hombre Hormiga y la Avispa. En la 4ª entrega de sus aventuras, si no recuerdo mal, se produjo la reaparición del Capitán América; fue entonces cuando descubrimos que, tras el accidente, había permanecido congelado dentro de un bloque de hielo, vagando por los mares árticos, en estado de animación suspendida. Como ya os he dicho, su condición física había sido artificialmente mejorada y no tardó en recuperarse de su par de décadas ejerciendo de cubito de hielo.

            Enseguida se convirtió en el alma de los Vengadores. Como en el fútbol, en los comics también hay alineaciones clásicas, que recuerdan grandes equipos de otrora. Los Vengadores, por su larga trayectoria, han visto pasar por sus filas a muchísimos personajes de la Marvel; pero si hay que decir tres hiperclásicos, yo creo que nadie dudaría: Thor, el Hombre de Hierro y el Capitán América.

            Antes os he dejado entrever que a casi todo el mundo le gusta la Patrulla-X y a casi nadie los Vengadores. No siempre ha sido así. Los Vengadores dominaron los años 60 y 70. La Patrulla-X original (Cíclope, Fénix, Hombre de Hielo, Bestia y Ángel) apenas tuvo éxito; fue la refundición la que cambió el panorama, con la entrada de Lobezno, Tormenta, Rondador Nocturno, Coloso… En los 80, gracias a los guiones maravillosos de Chris Claremont, la Patrulla arrasaba: mutantes injustamente perseguidos por un gobierno racista, a pesar de lo cual se mantenían en el lado bueno, enfrentándose al terrorismo neonazi de Magneto. Y un personaje por encima de los demás: Lobezno.

            Por su parte, los Vengadores representaban a los superhéroes “colaboracionistas”, siempre de buen rollo con el gobierno estadounidense y con un patriota como líder, el -para muchos pseudo-fascista- Capitán América.

            Para empezar a entender el funcionamiento de mi imaginación, debo explicaros que Lobezno posee un par de garras retráctiles que le salen de los puños cuando él lo desea; con este tipo de armamento natural, podéis pensar que Lobezno no se debe de andar con demasiados miramientos con sus enemigos. Acertáis. A la gente le vuelve loca Lobezno porque, si hay que matar, se mata. ¿Cuántas veces hemos leído, los amantes de la Marvel, la típica trifulca teórico-práctica entre Charles Xavier y Lobezno, sobre lo que habría que hacer con Magneto si hubiese oportunidad?

            El Capitán América es famoso por su escudo. Su arma es un escudo. Y su frase más repetida –hasta el aburrimiento-: “los buenos vencen, pero no matan”.

            Cuando digo que me viene a la mente el Capitán América al pensar en política, debo ser más concreto; lo que me viene a la mente es un suceso puntual.

            Durante los 90, la Marvel trató de reflotar de diversas maneras las exiguas ventas de los Vengadores; como era un clásico, no podían cerrar la colección; así que decidieron cambiar la filosofía, al tiempo que modificaban buena parte de la alineación titular; la vieja guardia se fue de vacaciones y entraron muchos secundarios con poco pasado, para que pudieran encarnar mejor los nuevos tiempos. Y así, de la mano del Caballero Negro, los Vengadores se “lobeznizaron”.

            Hasta el punto de que, en uno de los capítulos, Sersi, una de las nuevas incorporaciones, mató a uno de sus enemigos.

            El caso es que las ventas mejoraban. Los Vengadores ahora eran unos chungos y a la gente le molaba el cambio.

            Pero las noticias del asesinato de Sersi llegaron a oídos del Capitán América, que volvió enfadado, amargado y dispuesto a que todo volviese a ser como antes. Debo reconocer que fueron episodios apasionantes, repletos de tensión; y que tuvieron su punto culminante en el enfrentamiento directo entre el Capitán y el Caballero; y en su forma de pelear se resume todo: el Caballero trataba de matar al Capitán con su espada y el Capitán se defendía con su escudo, tratando de derrotar al Caballero provocándole el menor daño posible.

            Desconozco cómo les va a los Vengadores actualmente. La Patrulla tiene sus pelis (3, por ahora) y los Vengadores esperan por la primera.

            Pero yo tengo clavadas en el alma muchas de las reflexiones del Capitán América: “lo único que nos diferencia realmente de nuestros enemigos, lo único que nos permite afirmar que nosotros somos los buenos y ellos los malos, es que a ellos no les importa matarnos, mientras que nosotros nos preocupamos porque su derrota no signifique su muerte”.

            Tonterías como ésta decía el Capitán América; para aquel niño de 10 años, eran evidencias dignas de cualquier Credo. Más tarde, las muchas lecturas me hicieron perderlo de vista. Llegué a pensar que Lobezno y el Caballero Negro tenían razón.

            Pero ahora, en uno de estos ridículos momentos de la vida en que pensamos que hay que hacer cierto recuento de lo sucedido, a punto de cumplir los treinta, cada vez que me planteo mis ideas sobre lo ético y lo político, pienso en el Capitán América, deteniendo los espadazos del Caballero Negro, mientras intenta derrotarlo sin hacerle demasiado daño.

            Seguramente me encuentro en una fase psicológica, al ir cumpliendo años, de intento romántico de regreso a la infancia, alguna variedad friqui del complejo de Peter Pan (muchos me lo dicen). Quizá tengan razón.

            Pero eso es lo que me viene a la mente, ¿qué queréis que le haga?”

dissension

ALMAS BELLAS

Buena parte de la derecha intelectual contemporánea, que se pretende antimoderna y reaccionaria, divaga constantemente sobre la problematicidad de la democracia o la separación de poderes.

Pero le suele faltar valor para afirmar su concreta oposición al sufragio universal o al parlamentarismo. Probablemente, porque las alternativas son las que son y hace tiempo que se volvió escaso el margen para la invención de formas políticas nuevas.

Y si falta valor para verbalizar qué alternativa hay al sufragio universal, es fácil comprender la impotencia resentida de estas almas bellas, que se sueñan mesiánicos salvadores y katejones de lo impío, alejados de -y elevados sobre- la morralla democrática con la que tienen que compartir el derecho al voto.

En Compostela

NON MEA VOLUNTAS

Calle del Orco

Blog de Literatura. Grandes encuentros

plan zeta

apología de mí mismo