EL ASUNTO

por El Responsable

El asunto no es tener la razón, sino tener la verdad.

Pero es ésta diosa esquiva y tramposa. La cree uno sentada en el trono evidente de un palacio, pero es más fácil toparse con ella en el tapete verde de un casino clandestino.

Le apasiona presentarse a modo de legión y nada se saca de ella si no es amenazando acantilado; se esconde entonces en cualquier bestia y reclama sacrificio para su rendición.

La luz de las rutinas -artesanías de la voluntad ordenando trocitos de mundo- le atrae como a insecto nocturno. Pero tiene modales de flor y se cansa pronto de la propia carne de su belleza; es por lo tanto su capricho mustiar las macetas donde crees haberla cultivado.

Quizá, porque el asunto, en realidad, tampoco es tener la verdad.
Mas dejarse abierto a la posibilidad de que la verdad te tenga.

“Pausa nº 0120”, de Taeil Kim.