UNA HISTORIA DE AMOR

por El Responsable

Es una historia de amor.

Callar y atender inerte al suceso que acontece. La boca del sacerdote que pronuncia palabras mudas.

Recuerdo esas misas en las que sólo estábamos presentes Gabriel, Alejandro y yo, en aquellos altares laterales. Gabriel oficiaba, Alejandro acolitaba, yo observaba. Pequeños, ocultos, confabulados en el rito milenario; en su eternidad. En el mundo, fuera del mundo.

Probablemente, nunca he sido mejor.

Artesanía de la adoración y el agradecimiento, es a ella a quien he echado de menos. Es ella la que me ha llamado, a través del ruido. Es ella a la que ofrezco contento y sosegado mis rodillas y mis cicatrices.

Mesa donde se sirve Dios recién hecho, bello ritual de la misteriosa verdad primera.

El sutil bocado del origen de todo.