UNA VERDADERA SUERTE

por El Responsable

Ser feminista es ridículo; pero ser antifeminista es vulgar.

Escolios a un texto implícito, de Nicolás Gómez Dávila; Atalanta, 2009; pg. 1332.

 

“Charlotte estaba tranquila. Había ganado la partida y tenía tiempo para considerarlo. Sus reflexiones eran en general satisfactorias. A decir verdad, Collins no era ni inteligente ni simpático, su compañía era pesada y su cariño por ella debía de ser imaginario. Pero, al fin y al cabo, sería su marido. A pesar de que Charlotte no tenía una gran opinión de los hombres ni del matrimonio, siempre lo había ambicionado porque era la única colocación honrosa para una joven bien educada y de fortuna escasa, y, aunque no se pudiese asegurar que fuese una fuente de felicidad, siempre sería el más grato recurso contra la necesidad. Este recurso era lo que acababa de conseguir, ya que a los veintisiete años de edad, sin haber sido nunca bonita, era una verdadera suerte para ella.”

Orgullo y prejuicio, de Jane Austen; Cátedra, 2013; pgs. 176-177.