EL PAPEL QUE HA TOCADO

por El Responsable

Nos cuesta creer en las coincidencias.

Alguna razón habrá -pensamos- para que se den la mano los hechos de esta forma. Para que se encarne en ti, borrosa, la más alta promesa que este mundo puede dar.

Y para que, recién nacida, se torne sacrificio de un querer más alto.

Alguna razón habrá.

Para que de tu duda resucite mi certeza abandonada.

¿Eres, quizá, mero trampantojo que mi alma ingenia para atreverse a cabalgar -nuevamente- por el campo de batalla del que había huido?

¿Qué guía mis deseos? ¿O quién?

Gracias, en todo caso, por permitir que vuelva a mirar, cara a cara, la sagrada locura.

En otra vida, quizá, me hubiese gustado compartir contigo esta morada. Y entregarme a ti, paciente y servicial, alegre de la verdad.

Pero no corresponde a los actores escoger historia y escenario.

Sólo hacer
o no hacer
bien
el papel que ha tocado.