VIRGINIA

por El Responsable

“-¿Tenías plan de comer en alguna parte?

-Sí. Bueno, ya no. Venga, vamos. Veo que cojeas. ¿Ya te han herido?

-No. Aunque no lo creas, ha sido por jugar al rugby con una papelera.

-¿En serio?

-Literal.

-Cariño, qué disparate tan impropio de ti.

-¿Sabes? Eres la primera persona que me he encontrado que no se sorprende de verme en el ejército.

-¿De veras? ¿En qué otra parte podrías estar? Por supuesto que yo siempre he sabido que eras bravo como un león.

Almorzaron juntos y después subieron a su habitación y estuvieron hablando hasta que llegó la hora de que Guy tomara el tren.

-¿Todavía conservas la granja de Eldoret?

-La vendí inmediatamente. ¿No te habías enterado?

-Quizá sí que lo oyera por aquella época, pero, ya sabes, tenía un montón de cosas en la cabeza por aquel entonces. Primero el divorcio, luego el matrimonio, luego divorcio otra vez, antes de que tuviera tiempo de levantar cabeza. Tommy no duró nada de tiempo, el muy bruto. Me hubiera compensado quedarme como estaba. Espero que te dieran un buen precio.

-Prácticamente nada. Fue el año en que todo el mundo se arruinó.

-Es verdad. ¡Cómo me voy a olvidar! Ése fue otro de los problemas con Tommy. Lo peor fue que su regimiento se volvió agobiante. Tuvimos que dejar Londres y alojarnos en un pueblo ridículo lleno de la gente más horrible. Incluso habló de irse a la India. Eso fue el acabose. Realmente le adoraba, es cierto. ¿Nunca te volviste a casar?

-¿Cómo lo iba a hacer?

-Cariño, no me digas que tu corazón se destrozó para siempre.

-Aparte de mi corazón, los católicos no nos podemos volver a casar, ya sabes.

-Ah, es eso. ¿Todavía crees en esas cosas?

-Más que nunca.

-Pobre Guy, te metiste en un buen lío, ¿verdad? Se fue el dinero, me fui yo, todo a la vez. Supongo que en el pasado hubieran dicho que fui tu ruina.

-Quizá.

-¿Has conocido muchas chicas encantadoras desde entonces?

-Ni muchas ni muy encantandoras.

-Pues ahora deberías. Yo te guiaré y te encontraré algo especial.”

Hombres en armas, de Evelyn Waugh; Cátedra, 2003; pgs. 211-212.