ALGO SEMEJANTE A UN ESPEJO

por El Responsable

“Y ocurre igualmente que los productores de obras geniales no son aquellos seres que viven en el más delicado ambiente y que tienen la más lúcida de las conversaciones y la más extensa de las culturas, sino aquéllos capaces de cesar bruscamente de vivir para sí mismos y convertir su personalidad en algo semejante a un espejo, de tal suerte que su vida, por mediocre que sea en su aspecto mundano, y hasta cierto punto en el intelectual, vaya a reflejarse allí; porque el genio consiste en la potencia de reflexión y no en la calidad intrínseca del espectáculo reflejado.”

A la sombra de las muchachas en flor, de Marcel Proust (2º volumen de En busca del tiempo perdido); Alianza, 1999; pgs. 160-161.

“Hold me”, de Malcolm T. Liepke (2019)