BREVE PANFLETO DE UN CRISTIANO DEMÓCRATA

por El Responsable

El problema de la democracia es que, como no impone de forma violenta ninguna casta dirigente a la masa, sino que se nutre de la propia masa, sus virtudes no alcanzan mayor nivel que el que la masa tiene. Si la masa es virtuosa, la democracia será virtuosa; si la masa es abyecta, así lo será la democracia. La democracia no es más que la acumulación compleja y dinámica de las acciones de sus componentes, es decir, la masa completa de la nación.

Nada bueno se podrá sacar de un pueblo irresponsable, mimado y flojo, que se regodee en la puerilidad y el victimismo. La democracia no tiene más solución para sus problemas que la responsabilidad individual; los líderes carismáticos son otro tipo de solución, para construir otro tipo de regímenes.

El demócrata entiende que sus libertades se salvan en un afán diario de sacrificio y responsabilidad individuales, ayudando cuando fuere menester a sus conciudadanos más cercanos, en la medida de lo posible, a soportar el peso de la libertad.

O este camino, o abandonar la dignidad propia en manos de mesías ocasionales, que siempre exigirán en pago un trozo de nuestra alma.

La cual sólo debería estar al cuidado de nuestra conciencia, bajo la atenta mirada de Dios.