CRÓNICAS DE LA PESTE DE LOS ANCIANOS (LI)

Teniendo en cuenta la versatilidad del Bicho, es probable que la hipocondría sea la enfermedad mental de moda durante los próximos años.

Hipocondría severa. Que impida a la gente salir de sus casas y relacionarse aliento a aliento. Que intensifique la ya extrema soledad reinante.

El infierno, más que nunca, serán los otros. Que tendrán la mala costumbre de formar enormes y peligrosos rebaños, como los zombis de The Walking Dead.

Teniendo en cuenta la versatilidad del Bicho, la vida en común será tabú.

O, visto desde otro punto de vista, será algo más arriesgada de lo que ya era.

La vida en común.

Que te podía provocar terribles dolores en el corazón y en el alma.

Ahora, además, te puede matar.

La muerte, tan olvidada…

Nunca se fue.

Salí temprano con la nena. La gente nos sonreía. Algunos nos saludaban desde los balcones. Nos cruzamos con otros padres madrugadores. Todo dentro del más estricto sentido común.

Después, en internet, llegué a pensar que Hortaleza era el único barrio con sentido común de España.

Lo dudo mucho.

Pero el sentido común no vende. Las mayorías rutinarias aburren. Son difíciles de odiar.

Convirtamos entonces cinco fotos en una realidad masiva. Para odiar mejor. Para justificar nuestra ira impotente, aterrorizada ante la versatilidad del Bicho.

Que se nos permita al menos la histeria…

Ciertamente, es fútil tratar de pedir sosiego al que nunca quiso saber del acantilado.