UNA NUEVA FISONOMÍA DE LA SERVIDUMBRE

por El Responsable

“Si en el lugar de todos los diversos poderes que entorpecen o retardan más de la cuenta el progreso de la razón individual, los pueblos democráticos colocasen el poder absoluto de una mayoría, el mal no haría más que cambiar de carácter. Los hombres no habrían encontrado el medio de vivir independientes; habrían solamente descubierto, cosa difícil, una nueva fisonomía de la servidumbre. Hay en ello, y nunca podría repetirlo demasiado, motivo para hacer reflexionar profundamente a los que ven en la libertad de la inteligencia una cosa santa y odian no solamente al déspota, sino también al despotismo. En cuanto a mí, cuando siento que la mano del poder pesa en mi frente, me importa poco saber quién me oprime y no estoy más dispuesto a poner mi cabeza bajo el yugo porque un millón de brazos me lo presenten.”

La democracia en América, de Alexis de Tocqueville; Trotta, 2018; pg. 717.

“Watch Cap”, de Andrew Wyeth (1974).