CRÓNICAS DE LA PESTE DE LOS ANCIANOS (XIX)

por El Responsable

Ay, el éxito ruso en su lucha contra el coronabicho…

A este paso, se van a quedar sin mitos todos los adoradores de decisiones contundentes y líderes mesiánicos.

Todos esos que se masturban pensando en ungidos hombres de acero que detienen a la naturaleza con las órdenes teocráticas provenientes de sus dedos índices.

Va a ser que no, Tercera Roma.

La Covid-19 se ha presentado en un momento decisivo para Rusia, con el rublo en caída libre por la guerra de los precios del petróleo que mantiene con Arabia Saudí y en plena maniobra de Putin para garantizarse, a través de una sustancial reforma constitucional, la posibilidad de permanecer en la presidencia potencialmente hasta 2036. Decisivo y crítico. Así que algunos opositores, como Alexéi Navalni o el militar y antiguo miembro del KGB Gennady Gudkov, han acusado al Gobierno de tapar la situación para no retrasar la consulta popular prevista para el 22 de abril; el último paso de la reforma que pavimenta el camino de Putin para destronar a Iosif Stalin como el líder de más longevo en el poder de la Rusia moderna. Otros afirman que las medidas más severas llegarán pronto. Y que lo harán en un momento cuidadosamente elegido para que Putin pueda emerger después como un gran líder, proveedor y garante de la estabilidad.

Anastasía Vasílyeva, presidenta del sindicato Alianza de Doctores, está convencida de que el Gobierno ha dado orden de silenciar todo lo relacionado con el coronavirus al máximo. Asegura que su equipo no cesa de recibir llamadas de alerta desde centros de salud de toda Rusia. “Las autoridades ocultan la verdad porque nunca reconocerán que no tienen recursos, que están convirtiendo las unidades de maternidad en hospitales para pacientes con neumonía, que estamos desbordados”, asegura a través de una videollamada. “La mortalidad real del coronavirus no se sabrá nunca, la consulta sobre la Constitución se celebrará en abril pese a cualquier pandemia. Solo el año próximo año, cuando analicemos las estadísticas veremos que ha aumentado la mortalidad entre los ancianos”, advierte.

Como otros especialistas, Vasílieva cree que la Covid-19 se está contabilizando en algunos casos solo como neumonía. En enero, la incidencia de neumonía aumentó un 37% en Moscú respecto al año anterior, según datos de la agencia estatal Rosstat, a los que tuvo acceso RBK. Sin embargo, las cifras de la misma patología proporcionadas por el departamento de Sanidad de Moscú son menores. Una inconsistencia que aviva la desconfianza. El jueves, después de que el alcalde de Moscú, Serguéi Sobianin, anunciase en las redes sociales la muerte de una mujer de 79 años infectada con el coronavirus, ingresada en un centro de la capital, la unidad operativa de reacción al coronavirus de Moscú se afanó por aclarar que no había fallecido por la Covid-19, sino que tenía patologías previas y que la causa final fue un trombo.

Cita extraída de este artículo.