ERAN BRAVOS GUERREROS CULTURALES CONSERVADORES

por El Responsable

Eran bravos guerreros culturales conservadores.

Criticaban las postmodernas redes sociales desde sus bitácoras de Blogger o WordPress.

Me hacían reír.

Como en aquella ocasión. Cuando salí por primera vez de mi casa a los caminos de la futura Hélade, y una tribu de nativos intentó convencernos de que ellos no poseían armas, que dejásemos las nuestras a la entrada de su aldea si queríamos gozar de su hospitalidad.

De noche, trataron de sorprendernos y degollarnos con sus cuchillos de bronce.

El amanecer nos sorprendió con destellos bermejos. Agotados por la masacre, dos docenas de dorios apenas podíamos soportar el peso de nuestras espadas de hierro.

Quedaron vivos algunas mujeres y niños. Los vendimos como esclavos.

Los hombres siempre se vanaglorian de cosas estúpidas. La espesura de la rama en la que se han subido a delirar les oculta el bosque al que su propio árbol pertenece. Y desde su rama solitaria sermonean a la lluvia por empaparles.

Es por ello que me gusta ayudarles en sus aspiraciones angélicas y librarles cuanto antes de sus pesados cuerpos mortales.

Soy un hombre misericordioso, como Dios manda.