IVÁN, EL CANGREJO DE RÍO

por El Responsable

Iván, el cangrejo de río,
yendo por la orilla
atrapa un pez
y se lo lleva al pequeño Ulyan.
El pequeño Ulyan
devora el pescado con pimienta.
El amo se sienta en el corral
y grita ¡Os voy a dar de latigazos!

Trabajan hasta que los dedos quedan en carne viva
con arado de madera y grada;
madre vendió ésta
sin pedir mucho por ella.
Una azada, una pala
y una gallina;
y una gallina
que empolla en su gallinero.

Una gallina
que empolla en su gallinero
que empolla en su gallinero
contando sus huevos:
uno, dos, tres, cuatro.
Me enseñaron a contar
pero no a leer o escribir;
tuve que jugar con muñecas.

Rompí una de mis muñecas
mamá me dio una azotaina.
Papá, papá me dio en la espalda.
La balalaika encima del muro
la balalaika cayó
y le dio al cerdo en el lomo
y después a papá en la espalda
así que ya no volverá a montar el cerdo nunca más.

(Al parecer, se trata de una vieja canción de cuna rusa, recuperada por esta gente tan especial de Otava Yo; y el vídeo… el vídeo a veces me parece sacado de mi infancia de aldea; me resulta de una belleza casi insoportable; ciertamente, la niñez es el paraíso perdido, el cielo al que deseamos regresar; espero que esta hermosísima canción os guste tanto como a mí).