LEY CONTRA EL SUICIDIO

por El Responsable

Desde 2003, año en que se inició el registro oficial de víctimas, han muerto asesinadas en España algo más de 1000 mujeres por violencia de género.

Sólo en 2017, se suicidaron en España 961 mujeres, de un total de 3679 suicidios.

Como se puede ver en este artículo, en España se producen 10 suicidios diarios. Es decir, cada dos horas y media, alguien se suicida en nuestro país.

A aquellos que defienden que las diferencias entre hombres y mujeres son meras construcciones sociales, les resultará interesante saber que las mujeres intentan suicidarse tres veces más que los hombres.

A aquellos que consideren que el anterior dato, en vez de fundamentar diferencias biológicas entre los sexos, se explica por la presión de una sociedad aún fuertemente patriarcal, les resultará interesante saber que los hombres consuman sus suicidios tres veces más que las mujeres. Deberían explicarnos, entonces, por qué la vida en un régimen patriarcal resulta más dura para los hombres que para las mujeres.

En España se aprobó una ley contra la violencia de género en 2004. Aunque en España mueren por suicidio el doble de personas que por accidente de tráfico, 11 veces más que por homicidios y 80 veces más que por violencia de género, a nadie se le ha ocurrido elaborar una ley contra el suicidio.

Tampoco es que yo crea que tiene demasiado sentido elaborar una. Seguramente, tendría el mismo éxito que está teniendo la ley contra la violencia de género, es decir: ninguno.

Sólo sirven como indicios de las mitologías de la época. Época en la que todo el mundo está obsesionado por gritarle al de al lado cuáles son las claves de su infelicidad, casi siempre provocada por algún tipo de insatisfacción identitaria, casi siempre urgiendo acciones políticas para su solución final.

Y en la que nadie quiere pararse a pensar lo dura e insoportable que puede llegar a ser la existencia humana y lo poco útiles que son las leyes humanas a la hora de enfrentarse con los demonios del alma de cada cual.