UNA VIDA ESCONDIDA

por El Responsable

Terrence Malick estrena nueva película.

Mientras el ejército sirio y el ejército turco están a punto de encontrarse en Manbij.

Mientras los idólatras catalanes realizan sus ritos tribales ofreciendo como víctima sacrificial el más elemental sentido común.

Mientras los intelectuales cristianos se quejan de que el mundo se ha vuelto muy malo y resulta muy complicado ser bueno.

Mientras ocurre todo eso, me entero de que Malick estrena nueva película.

Sobre el beato católico Franz Jägerstätter.

Y tras ver el avance -con el mero avance-, todo, extrañamente, se queda en silencio.

Mientras lloro estas lágrimas, que son efecto de la más profunda pena y de la devoción más simple y fácil, todo el ruido del mundo se aquieta. Y calla.

Porque la verdad es una brisa tenue. Y belleza inmediata.

En una vida escondida.

Una vida sencilla, callada, discreta…