El sosiego acantilado

Vivir con lucidez una vida sencilla, callada, discreta, entre libros inteligentes, amando a unos pocos seres

Mes: Agosto, 2019

TU PUTO GRUPO POMPIER

Enterado del último debate entre las huestes de la intelligentsia católica, me entretengo en los intermedios de estudio y trabajo siguiendo sus pormenores.

Ciertamente, la tensión entre cristiano y Mundo es un elemento crucial de esta religión. Buena parte de la motivación para escribir Las Casas proviene del incansable reflexionar sobre esa agonía fundamental del ser cristiano. Que tiene una derivada muy importante al tratar de pensar qué pueda llegar a ser, concretamente, una política cristiana.

En la obra, intento que todas las posiciones tengan su voz, aunque yo pueda tener más afinidad con algunas de ellas. Porque puedo tener más afinidad, pero lo que no tengo es la Verdad absoluta.

Pero es cierto que siempre me resultan chocantes las posiciones cristianas que tratan de usar a Cristo como excusa para cambiar el mundo. Yo creo que la enseñanza cristiana fundamental es que el mundo no se cambia, el mundo se sufre. Hasta la cruz, si es necesario. Que de ese sufrimiento pueda surgir un cambio a mejor del mundo, creo que es cosa de poco interés para el auténtico creyente. O, por lo menos, de bastante menor interés que la vida eterna.

También tengo que reconocer que me hacen gracia los cristianos que se quejan de que ahora es más difícil ser un buen cristiano. Vamos, que ahora mismo es muy difícil ser bueno. Porque el mundo ha cambiado mucho.

Claro, como Cristo vivió durante el imperio carolingio, rodeado de monasterios.

Según esa bobada de argumento, Cristo nunca hubiese podido ser Cristo en la época en la que nació.

En fin, que cada cual haga lo que crea menester para salvar su alma. Incluido criticar a los grupitos rivales que conforman las huestes de la intelligentsia católica. No sé si servirá de algo, pero al menos pasamos el rato.

EL QUE ESTÁ DONDE ESTÁN LOS MUERTOS

Como tantos otros, conocí la existencia de Luis María Panero a través de la película El desencanto, de Jaime Chávarri.

Interesado por el personaje, he visto varias entrevistas suyas que están colgadas en YouTube. Más allá de cualquier otra consideración sobre su persona -que, seguramente, no importa demasiado-, siempre me ha resultado claro y evidente que me encontraba ante un talento poético formidable.

Uno de esos seres cuyo decir está siempre atestado de sentidos.

Volví a tener la misma sensación al leer este artículo, del cual extraigo el siguiente párrafo:

El antipoeta se me queda mirando con las orejas paradas al oír tan curioso pareado, se gira y pregunta: “¡Brodsky! ¿Quién es este muchacho?”. De inmediato Brodsky le aclara que soy Bruno, viejo amigo de Roberto Bolaño, a quien conocí en México. Parra escucha con atención y le pregunta a Leopoldo si conoce a Bolaño. Leopoldo contesta: “No. ¿Es el que está donde están los muertos?”.

No sé si hay mejor definición de la obra de Bolaño.

MIRAD CÓMO ESTÁ HECHO EL MUNDO

Me río de Dios, porque veo cómo está hecho el mundo, dice en una historia jasídica un ingenioso y venerable santo judío oriental. No se trata de un devoto dotado accidentalmente de humor, sino de un hombre que es santo sobre todo por su ironía, inseparable -en esa tradición- de la religión. La fe significa, de hecho, una confianza total en Dios, una vida tan impregnada de su presencia que puede permitirse incluso irreverencias familiares, como entre padres e hijos que se quieren. El sentido de Dios está inextricablemente fusionado con toda la persona y constituye su vitalidad, la fuerza, las raíces de la existencia; como bien sabía Kafka, que se sentía culpable por el agotamiento vital -ese enraizamiento insidioso, sobre todo para los modernos, del pecado de la melancolía, de la depresión que priva a la realidad del significado y del placer- y su desarraigo del judaísmo oriental; y que envidiaba a los que pertenecían a él con arrojada inmediatez y, a la manera de aquel buen sastre al que le reprocharon que pasara tantos meses para hacer un par de pantalones cuando al Señor le habían bastado seis días para crear el mundo, se permitían decir: Sí, pero, sinceramente, mirad cómo está hecho el mundo y cómo están hechos estos pantalones.”

Alfabetos. Ensayos de literatura, de Claudio Magris; Anagrama, 2010; pg. 234 [con unos retoques de estilo en la redacción de la traducción de mi propia cosecha].

WICKE

Lo conocí a los doce años. Es decir, hace unos treinta.

Hoy, como ayer, hemos estudiado juntos en la sala de lectura del centro cultural. Él prepara las oposiciones para bibliotecas; yo, para los Cuerpos Generales de Justicia.

Es uno de esos amigos ante los que no puedes inventarte ser algo que no eres, porque te ha visto en tus peores momentos. A pesar de ello, me quiere y me aprecia. A Dios gracias.

En cierta ocasión, me salvó de que me cayese la paliza de mi vida; aunque, seguramente, me la merecía.

Nos hemos visto mutuamente en carne viva, por dolores diversos (típicos de cualquier existencia humana).

Hoy, como ayer, hemos salido a descansar un rato del estudio, en compañía de un par de cafés de máquina (y un cigarro, que se ha fumado él).

-Por cierto, hace tiempo que te lo quería decir; ¿estás escribiendo algo, que ibas colgando en el blog? Una historia, como que ibas poniendo capítulos…

-Sí, así en plan apocalíptico… -le digo, esbozando media sonrisa.

-Es que me leí unos cuantos, del tirón, y me estaba gustando mucho… Me mola así el rollo apocalíptico. Y no sé, quería saber si había algo más.

Mi sonrisa se amplía.

-Sí, 129 páginas. Lo tengo parado ahora, pero me gustaría continuar cuando pase esto… Las Casas se llama.

-Sí, Las Casas. ¿Me lo puedes enviar?

-Sí, claro. Le quito los resúmenes, esquemas y apuntes para futuros capítulos y te lo envío.

Se acaban el cigarro y los cafés. Regresamos al estudio.

Y mi espíritu aún sigue sonriendo agradecido, mientras escribo esta entrada.

NO HAY ESCAPATORIA, NI LUGAR EN LA MEMORIA (PARADOJAS DEL ROMANTICISMO ESPAÑOL)

Tras la proclamación el 29 de junio de 1707 del Decreto de Nueva Planta del Reino de Valencia, los habitantes de la villa de Requena vieron cómo el primer Borbón que nos reinaba terminaba con casi cinco siglos de puerto seco: es decir, con la posibilidad de cobrar impuestos por el tráfico de mercancías entre los reinos hispanos de Valencia y Castilla.

El proceso de unificación legal y fiscal de la Península continuó sin descanso durante los dos siglos siguientes (las guerras Carlistas del siglo XIX tienen bastante que ver con este proceso).

Cuando el nacionalismo español apela a su gloria imperial, curiosamente, hace referencia a un momento histórico en el cual la unidad legal y fiscal era una utopía impensable. Cuando la derechona española en tertulia total apela al distributismo económico de la Edad Media suele olvidarse de los puertos secos (poco antes de denigrar a las Comunidades Autónomas).

El nacionalista español, como casi todos los nacionalistas, suele ser un liberal con fronteras. Considera que el liberalismo económico es bueno en todas partes; pero como eso le llevaría a la conclusión de que las mismas leyes deberían gobernar en todo el mundo a la vez (y eso es universalismo multicultural), necesita banderitas para distinguir cada cachito de liberalismo (es decir, cada estado-nación). Y eso le lleva a descubrir enormes diferencias entre un español y un francés. O un inglés. Y se siente sometido y esclavizado por la multicultural Unión Europea. Y entonces se sueña imperial, y que extiende su liberalismo a todo el planeta, en lucha contra los otros cachitos de liberalismo de los que se compone el mundo, que también quieren extender su liberalismo idéntico (aunque lo deseen identitario y distinto).

Sin querer asumir que el resultado sería el mismo que busca el liberal universal y multicultural: las mismas leyes económicas gobernando el mundo.

Las mismas leyes gobernando el mismo y único mercado.

“La Ley de garantía de la Unidad de Mercado (Ley 20/2013, de 9 de diciembre) pretende reducir las trabas para las empresas que venden en diferentes comunidades autónomas y que han de cumplir una normativa distinta en cada una de ellas. Las Comunidades tienen transferidas las competencias en materias de comercio y consumo, lo que les permite fijar criterios propios en cuanto al envasado, etiquetado, sistemas de distribución de productos, licencias para su venta, etc. Las empresas que operan en comunidades diferentes han de adaptarse a las diferentes normativas y tramitar las licencias necesarias para operar en cada territorio, lo que les supone un elevado coste en trámites administrativos.

El principio de unidad de mercado tiene su reflejo en el artículo 139 de la Constitución que expresamente impide adoptar medidas que directa o indirectamente obstaculicen la libertad de circulación y establecimiento de las personas y la libre circulación de bienes en todo el territorio español.

La unidad de mercado se fundamenta también en la igualdad de las condiciones básicas de ejercicio de la actividad económica. En concreto, los productores tendrán que pedir una sola licencia en una comunidad autónoma, y podrán comercializar sus productos en todo el país. El establecimiento de este principio de licencia única elimina en la práctica el coste de tener que someterse hasta a 17 regulaciones distintas para operar en España.”

Temario de la oposición al Cuerpo de Gestión Procesal y Administrativa de la Administración de Justicia; vol. 3; Adams, 2019; Anexo I del Tema 63: Procedimiento para la garantía de la unidad de mercado de la Ley Reguladora de la Jurisdicción Contencioso-Administrativa.

Quod Vidimus

Vivir con lucidez una vida sencilla, callada, discreta, entre libros inteligentes, amando a unos pocos seres

The Wanderer

Vivir con lucidez una vida sencilla, callada, discreta, entre libros inteligentes, amando a unos pocos seres

En Compostela

Vivir con lucidez una vida sencilla, callada, discreta, entre libros inteligentes, amando a unos pocos seres

De libros, padres e hijos

Vivir con lucidez una vida sencilla, callada, discreta, entre libros inteligentes, amando a unos pocos seres

A Día de Hoy

Señores, si quisiéredes mio serviçio prender/ querríavos de grado servir de mio mester

Calle del Orco

Blog de Literatura. Grandes encuentros

plan zeta

apología de mí mismo