LA CULPA DE TODO LA TIENE LA HERENCIA JUDEOCRISTIANA (bis)

por El Responsable

Así que, además de ir a tiendas de juguetería erótica y hablar abiertamente de qué cosas nuevas nos gustaría probar, decidimos empezar a grabar en vídeo nuestros encuentros sexuales. Vernos como si fuésemos actores porno nos excitaba mucho y nos animó a innovar y a dejarnos llevar. Desde que lo hacemos, el sexo ha mejorado notablemente y ha pasado de ser algo monótono a convertirse en una aventura. Nunca pensé que algo tan sencillo podría ser tan beneficioso. No solo tenemos mejor sexo, sino que siento que como pareja somos aún más fuertes de lo que lo éramos antes.

Luis, 50 años, empresario. El resto del artículo, aquí.

Advertisements