El sosiego acantilado

Vivir con lucidez una vida sencilla, callada, discreta, entre libros inteligentes, amando a unos pocos seres

Mes: Abril, 2018

VENERADO DIOS LAR

Bea me dio a conocer esta bella ilustración de Snezhana Soosh y yo no pude evitar pensar en mi abuelo.

Mi abuelo José, el redero, sólo pudo conocer recién nacido a su único hijo, Juan Agustín, el tercero.

Los nacimientos de sus tres hijas siempre le cogieron de marea. A la que más tardó en conocer fue a la última, Juana, mi madre. Casi cinco meses contaba ya. El parto le pilló en Sudáfrica.

Pienso mucho en mi abuelo, últimamente. Y en toda su generación. Sus vidas repletas de sacrificios, a los ojos de esta contemporaneidad floja y ridícula, alcanzan la estatura de heroicidades.

Pienso en él y le ruego, venerado dios lar, que me transmita una mínima parte de su reciedumbre. Porque a su nieto también le ha tocado una paternidad viajera. Y no deja de formar parte de esta contemporaneidad floja y ridícula.

Advertisements

EL SUCESOR

Califa, en un principio, sólo tiene el significado de sucesor. El que sustituye al Profeta en el liderazgo de la comunidad de creyentes.

En este interesantísimo documental de la cadena Al-Jazeera se nos ofrece un resumen de la historia milenaria del Islam, explicando el origen de sus principales corrientes.

Un comienzo y desarrollo tan distintos del Cristianismo y que explican bien la sempiterna tendencia islámica a encontrar en el combate, la guerra y la conquista un camino sagrado de santificación, así como su dificultad para establecer diques entre el poder político y el poder religioso (algo que, no se puede negar, muchos cristianos envidiaron y aún siguen envidiando).

Santuario del Imam Huséin en Karbala

CARGA DE TRABAJO

Para un ferrolano, hay pocas expresiones más comunes que esas tres palabras: carga de trabajo.

La eterna necesidad de unos astilleros que perdieron su competitividad hace décadas, debido al encarecimiento de su habilidosa mano de obra. Igual de habilidosos eran en Corea del Sur, pero mucho más baratos. Así que la constante preocupación en la comarca de Ferrol ha sido siempre la búsqueda de nuevos contratos para mantener los puestos de trabajo de los astilleros, el motor económico de la zona.

Fui niño en el Ferrol de la mal llamada reconversión industrial. Como tantas familias ferrolanas, alguno de los míos trabajaba en los astilleros. Crecí en una ciudad moribunda, en la que la heroína adormecía la ausencia de futuro de sus jóvenes.

Así que no puedo hacer demasiada demagogia con la visita del príncipe heredero saudí, que va a pagar muchos millones de euros para que se le construyan corbetas (armas, vamos) en los astilleros de Cádiz y Ferrol.

Carga de trabajo. Es la expresión perfecta de nuestras cadenas, de nuestra falsa ilusión de libertad. La mayoría somos y seremos, salvo despiste del euromillón, proletarios: gentes que lo único que pueden vender es su fuerza de trabajo. Si es que alguien quiere comprarla. Y cada vez es más difícil que alguien quiera hacerlo.

Alguien quizá nos pueda echar en cara el hecho de que hay otras salidas, que quizá haya que rebajar el nivel de nuestros deseos. Yo reconozco que me resulta muy complicado luchar contra mis prejuicios de clase, y si ese alguien que me dice que hay opciones no es tan proletario como yo, prefiero que se calle, si no quiere que lo mande a tomar por culo.

Yo, simplemente, siento tristeza. Por todas las cosas que tanta gente tiene que hacer por sacar sus vidas y las de los suyos adelante. Que nunca podrán obtener un máster si no es a base de esfuerzo y horas de estudio. Que no podrán ofrecer un futuro a sus hijos si no es a cambio de fabricar armas para salafistas.

Son los míos. Con los que comparto la carga. La carga de trabajo.

SATIS

Cuando el mundo agota, la contemplación de los montes Aquilianos suele regalar sosiego.

Desde la segunda planta del edificio de los Juzgados, a través del amplio ventanal, es visible el acontecer de las lluvias, el vuelo tranquilo de las nieblas, el brillo fugitivo de la nieve de primavera.

Esta belleza pura, que el hombre aún no ha logrado destruir, es soporte y sostén en esta soledad obligada.

San Fructuoso y San Genadio solían huir de sus obligaciones clericales (incluso ya éstas humanas, demasiado humanas), para refugiarse en los valles de la Tebaida berciana, así conocida por la gran cantidad de monasterios y eremitas que, hace más de mil años, poblaron estas tierras que ahora habito.

Así que los montes Aquilianos poseen una larga tradición de refugio espiritual.

Supongo que el Mundo siempre ha sido algo bastante insoportable.

A mí casi todo me sobra ya. Salvo hacer sonreír a mi pequeña familia.

Y realmente creo que en sus sonrisas me redimo y me salvo.

McNUFFIN, E.T., NUESTRO PROGRE DE LA GUARDA Y LOS ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA

-¿Sabes qué? Últimamente, en mi blog, el país desde el que más visitas recibo es Estados Unidos.

-Ajá -contestó McNuffin, sin perder de vista a una señora que trataba de darle la vuelta al paraguas con el que se divertía el viento.

-De hecho, en el último mes Estados Unidos ha superado en visitas a España.

-Esa mujer va a acabar peor que Mary Poppins, como no tenga cuidado…

-Me pregunto a qué se deberá…

-Puede que te vigile la CIA. O un yihadista cabreado. O, bueno, hay mucha gente con mal gusto por allí.

El Escritor se quedó con la mirada fija en la trascendencia.

-Quizá allí estén entendiendo realmente el mensaje que quiero transmitir.

McNuffin le dio un trago a su cerveza.

-¿Tienes un mensaje que transmitir?

-Claro.

-Mira, entonces te pasa lo mismo que a E.T. Y E.T. también era estadounidense, ¿no?

-E.T. era de otro planeta.

-¿En serio? Bueno, nuestro reino tampoco es de este mundo… Pues parecía de allí, el bicho. Con el Jalouín y todo eso que sale en la peli… -McNuffin se quedó pensando unos segundos-. Quizá sea tu progre de la guarda.

-¿Mi qué?

-Tu progre de la guarda. Todos tenemos uno. Seguro que tú también. El típico que te pone comentarios tocahuevos cuando te estás cagando alegremente en la Modernidad en tu perfil de Facebook.

-Muy coherente eso.

-¿Qué cosa?

-Criticar a la Modernidad en Facebook.

McNuffin se quedó mirando al Escritor.

-Tú eres mi progre de la guarda… Y sí, yo también soy un saco de contradicciones. Voy a ayudar a esa señora, que me está poniendo de los nervios… Pero seguramente sea eso. Alguien que se entretiene analizando todas tus incoherencias.

-¿Tú crees? -preguntó el Escritor, algo decepcionado.

-La verdad es que me da igual… -dijo McNuffin, justo antes de salir corriendo detrás del paraguas que se acababa de escapar de las manos de la señora.

Quod Vidimus

Vivir con lucidez una vida sencilla, callada, discreta, entre libros inteligentes, amando a unos pocos seres

The Wanderer

Vivir con lucidez una vida sencilla, callada, discreta, entre libros inteligentes, amando a unos pocos seres

En Compostela

Vivir con lucidez una vida sencilla, callada, discreta, entre libros inteligentes, amando a unos pocos seres

De libros, padres e hijos

Vivir con lucidez una vida sencilla, callada, discreta, entre libros inteligentes, amando a unos pocos seres

A Día de Hoy

Señores, si quisiéredes mio serviçio prender/ querríavos de grado servir de mio mester

Calle del Orco

Blog de Literatura. Grandes encuentros

Al Servicio de su Majestad

Vivir con lucidez una vida sencilla, callada, discreta, entre libros inteligentes, amando a unos pocos seres

plan zeta

apología de mí mismo

El Rancho de San Ysidro

Peripecias de un aprendiz de campesino