SATIS

por El Responsable

Cuando el mundo agota, la contemplación de los montes Aquilianos suele regalar sosiego.

Desde la segunda planta del edificio de los Juzgados, a través del amplio ventanal, es visible el acontecer de las lluvias, el vuelo tranquilo de las nieblas, el brillo fugitivo de la nieve de primavera.

Esta belleza pura, que el hombre aún no ha logrado destruir, es soporte y sostén en esta soledad obligada.

San Fructuoso y San Genadio solían huir de sus obligaciones clericales (incluso ya éstas humanas, demasiado humanas), para refugiarse en los valles de la Tebaida berciana, así conocida por la gran cantidad de monasterios y eremitas que, hace más de mil años, poblaron estas tierras que ahora habito.

Así que los montes Aquilianos poseen una larga tradición de refugio espiritual.

Supongo que el Mundo siempre ha sido algo bastante insoportable.

A mí casi todo me sobra ya. Salvo hacer sonreír a mi pequeña familia.

Y realmente creo que en sus sonrisas me redimo y me salvo.

Advertisements