NO ES PAÍS PARA VIEJOS

por El Responsable

Entra un compañero del servicio de ejecución en nuestra oficina. Nos trae una prueba de una causa, con el oficio pidiendo su destrucción.

Unos cedés. Pornografía infantil.

Las once. Hora del café. Voy a la calle. Le abro la puerta de los juzgados a una anciana que se ayuda de una muleta.

-Muchas gracias -me dice-. Ya no queda mucha gente educada por aquí.

Me intriga el referente exacto de ese aquí.

Creo que se refiere al mundo, en general.

Yendo al trabajo esta mañana, saqué la foto que acompaña a esta entrada.

Una profecía esperanzada, quizá.

A pesar de todo.

Anuncios