ALL THE LONELY PEOPLE

por El Responsable

Ahí vienen, empujando sus carros de la compra. Media hora para cruzar dos calles. Toda la mañana para ir hasta el súper y volver a casa. Su vejez es demasiado lenta para el mundo que ha crecido alrededor.

Y la misma inquietud de todos los días en la cabeza: ¿quién les ayudará a subir la compra hasta su piso sin ascensor?

¿Cómo ha ocurrido, esa soledad? ¿Se lo preguntarán ellas? ¿O ya han dejado de preguntárselo?

Hijos demasiado ocupados con la vida moderna para hacerse cargo.

O amores que nunca llegaron a cuajar. Abandonos, quizá.

O la decisión de afrontar una vida solitaria cuando aún no se sabe lo que es la vejez.

Ahí vienen, empujando sus carros de la compra: miles de Sísifos arrugados, a punto de ser aplastados por la piedra que les castiga.

A muchas aún me las encontraba en las misas vespertinas de las diversas parroquias de Cuatro Caminos. Aguantaban su soledad porque, en realidad, no estaban solas.

Pero los nuevos solitarios se dejarán atropellar por sus carros de la compra.

Advertisements