El sosiego acantilado

non mea voluntas

Mes: octubre, 2016

COME BACK WITH YOUR SHIELD…

“Siempre que un autor habla de la virtud y sus obras, yo paso a examinar minuciosamente su vida. Oyendo los éforos de Esparta que un hombre disoluto proponía al pueblo un consejo útil, le mandaron callar y encargaron a un hombre honrado que se atribuyese él la invención de la propuesta.”

Ensayos, de Michel de Montaigne; Orbis, 1985; volumen II, pg. 335.

300-a8

MIENTRAS TANTO BEBEREMOS ALGO

“-Acaba de sucederme otra vez algo sorprendente -contó Andreas-. Cuando me disponía a cruzar la calle para acudir a nuestra cita, un policía me agarra por el hombro y me dice: Ha perdido su monedero. Y me entrega un monedero que no me pertenece. Ahora voy a mirar qué contiene.

Y mientras decía esto, sacó el monedero y descubrió en él diversos papeles que no le afectaban lo más mínimo, y también dinero. Contó los billetes, que sumaban exactamente doscientos francos.

-¿Ves? -exclamó Andreas-. Es la señal de Dios. Ahora voy y cancelo definitivamente mi deuda.

-Pero para esto -insinuó Woitech- tienes tiempo hasta que termine la misa. ¿Para qué necesitas la misa? Durante la celebración no puedes pagar nada. Acabada la misa te diriges a la sacristía, pero mientras tanto beberemos algo.

-Claro, como quieras -aceptó Andreas.”

La leyenda del Santo Bebedor, de Joseph Roth; Anagrama, 2001; pg. 84.

'La gran implosión', de Nick Alm (2014)

‘La gran implosión’, de Nick Alm (2014)

CAD 7

Salgo a dar una vuelta, para bajar la cena y matar el aburrimiento.

Cuando uno vuelve a vivir en el Barrio de su juventud, los paseos abandonan el ámbito de las meras tres dimensiones y pasan a tener cuatro: el tiempo se convierte en protagonista, haciendo brotar un recuerdo en cada vistazo que uno le echa al mundo alrededor.

Durante el paseo, he vuelto a cruzar por delante del edificio de la foto. Es el CAD de Hortaleza. CAD significa: Centro de Atención al Drogodependiente. Lo visité no pocas veces, hace casi veinte años.

Durante un viaje a Galicia, me cogieron con media bellota de hachís en un parque de Santiago de Compostela. Me sorprendió a traición un policía de paisano mientras me liaba un porro; digo a traición porque ni siquiera Mortadelo se habría disfrazado mejor de abuelo de parque. Me cogió completamente desprevenido, ese agente a punto de jubilarse.

Poco tiempo después, llegaba a mi casa madrileña una alegre carta con su peculiar versión de la diatriba de las pastillas de Matrix: si elegía la pastilla roja, tenía que pagar una multa; si escogía la azul, el premio era un proceso de desintoxicación en el CAD más cercano. Yo, de natural pobre, opté por la pastilla azul.

Como el caso era bastante común entre los jóvenes de mi generación, pude oír docenas de historias que me decían que el trámite era una parida y con un fin de semana de charlas quedaría limpio de polvo y multa. Pero claro, nadie había oído hablar del CAD 7, el de Hortaleza, mi Barrio.

Resultó ser el CAD más eficiente de Madrid. Sus funcionarios se tomaban muy en serio su trabajo. Nadie tardaba menos de nueve meses en librarse de la dichosa multa. Tenía que ir una vez a la semana. Según llegaba, me hacían un análisis de orina para confirmar que lo estaba dejando; para evitar trapicheos con el pis como los que se pueden ver en The Wire, teníamos que mear delante de un funcionario, que además siempre era una funcionaria. Lo cual complica bastante la paz de ánimo necesaria para alguien que quiere miccionar, he de decir.

Tras la meada semanal, tocaba una hora de sesión de grupo con todos los porreros del Barrio lo suficientemente torpes como para dejarse pillar liándose un canuto. La media de edad era de unos 18 años, salvo por la psicóloga, la asistenta social y un politoxicómano muy majo de unos cuarenta y tantos, al que habían bajado de división porque había conseguido concentrarse más en su trabajo de pintor de brocha gorda que en la ingesta de cocaína.

Como yo ya había tenido clases en la Facultad de Filosofía con el profesor Fuentes (ya sabéis… pertenezco a una escuela de pensamiento que considera que la psicología ni es una ciencia ni lo será jamás…) iba a mis reuniones de porreros anónimos con la tensión del militante, dispuesto a ignorar y/o despreciar cualquier tontería que la psicóloga y la asistenta social pudieran decir. Cuando comprendí que aquella actitud sólo iba a conducirme a pasar el resto de mi vida meando una vez a la semana delante de una funcionaria, decidí relajarme y dedicar aquella hora de charla a eso, a charlar.

Como había dejado de fumar hachís en cuanto me llegó la condenada carta, me convertí rápidamente en un alumno aventajado del sistema estatal de lucha contra la drogodependencia. Al mismo tiempo, para no perder habilidades básicas, durante los meses que estuve en tratamiento me dediqué a liarle los porros a los colegas.

El día que me liberaron, uno de ellos me esperó a la salida del CAD, con un canuto listo para ser encendido. Nos saludamos, me lo pasó junto con el mechero, y yo me lo encendí con una profunda y satisfecha calada. Después nos fuimos por ahí a celebrarlo.

La verdad es que yo nunca dejé las drogas. Más bien, se me cayeron. Por desidia o aburrimiento. En cualquier caso, sigo consumiendo algunas que me parecen esenciales para una buena vida: alcohol y tabaco.

Entiendo perfectamente que la gente se drogue de una forma desmedida en este mundo que nos hemos construido. Entre drogas ilegales, legales y las recetadas por el mafioso sistema fármaco-psiquiátrico, dudo que quede alguien sereno sobre la faz de la tierra.

Y no me extraña.

Entre otras cosas, he probado el éxtasis (el MDMA, no el de Santa Teresa), una única vez en la vida. La sensación de felicidad y plenitud es de una potencia tal, que resulta indescriptible. Todo es bueno, todo está bien, la vida es maravillosa, todos son mis amigos, todo tiene sentido. Exactamente igual que el típico eslogan de cualquier nueva campaña de evangelización de la Conferencia Episcopal. Pero claro, con la verdad química haciendo realidad lo que la Conferencia Episcopal sólo puede impostar con risas y sonrisas, éstas sí, estupefacientes.

En cualquier caso, mi Dios no es el de la Conferencia Episcopal, ni el de cualquier otra secta protestante. Se parece más al geniecillo maligno de Descartes. Goza viéndome caer, disfruta arrastrándome por el fango. Mi Dios tiene un negro sentido del humor.

Por eso precisamente creo en Él. Creo que realmente me ama cuando me humilla. Creo que realmente todo el mal que me hace acabará siendo mejor para mí.

En el fondo, creo que no me abandono a los paraísos artificiales porque amo profundamente, más de lo que soy capaz de entender, el sufrimiento que mi Dios me inflige. Quizá porque sólo en la plena consciencia del dolor puedo dar la medida auténtica de mi ser, sea ésta la que fuere, ante las tribulaciones que mi Dios me envía.

Sólo en la dramaticidad que el dolor y el sufrimiento permiten puede el mundo tener sentido.

Sólo en un mundo donde se puede estar mal tiene sentido la palabra mejorar.

20161020_202205

DONDE LAS FLORES ARRUGADAS

“Y ahí de pie se ha quedado, junto a la verja, con la mano levantada a la mañana, la mano colgando del cielo. Y quiere llorar cuando piensa en su hijo, en que ya estará dormido otra vez, y dormirá todo el camino, con la barbilla hincada en el pecho y la boca abierta, o con la cabeza completamente caída hacia un lado, niños elásticos que pueden dormir así sin despertarse, pura contractura, y quiere llorar cuando piensa que nadie podrá sostenerle la frente mientras duerme, sujetarle la cabeza, colocársela bien, porque Julio va solo en el coche y está conduciendo, y quiere llorar porque recuerda que hace apenas unas semanas eran una familia dentro de un coche, yendo a algún lugar, y cuando el niño se dormía ella alargaba la mano desde el asiento del copiloto y le sujetaba la frente, y con la otra mano quizá cambiaba la música, y dentro del vehículo se respiraba ese aire formal de las familias, esa magnitud cotidiana, la cohesión de estar juntos, de ser un bloque, una construcción hecha de riñas y amor, y también de porquería, y también de inevitabilidad, pero cómo le rasga ahora ese recuerdo, ahora en su verdadera soledad, cómo la atrapa esa memoria, las breves palabras que ellos se decían con el niño ya dormido, las ganas de subir la música, el silencio, la sorpresa luego cuando al pasar los kilómetros Leo se despertaba con las mejillas ardiendo, y ellos dos la alegría, porque siempre es una alegría cuando un niño se despierta, siempre es una sorpresa que abra los ojos, porque es la confirmación de que de verdad existe, de que se le ha traído a este mundo, de que es tuyo, de que vive, y ellos dos virando el tono de voz y dándole la bienvenida, y en ese momento, justo al despertar, al volver el hijo al mundo de los padres, las cosas adoptando el sentido de las cosas, la mano de los días cerrándose sobre todos ellos, invernadero levantado frente al porvenir, calor y sintonía, ruido de familia que viaja en coche. Ahí de pie se ha quedado Sofía digiriendo su desposesión, y al cabo de un rato baja la mano, se mete dentro, cierra la verja, cruza el patio, donde el huerto adolece de falta de agua, donde las flores arrugadas, y entra en la casa.”

Piel de lobo, de Lara Moreno; Lumen, 2016; pgs. 223-224.

Obra de David Riedel

Obra de David Riedel

NADA MÁS NOBLE

Nada más noble que el aristócrata liberal -como Tocqueville- para quien la libertad de todos es el privilegio que compete defender a la clase dirigente.

Escolios a un texto implícito, de Nicolás Gómez Dávila; Atalanta, 2009; pg. 79.

El 21 de febrero de 1848 se publicaba en Londres, por primera vez, un texto cuya redacción había sido encargada a Karl Marx y Friedrich Engels.

Se trataba del Manifiesto Comunista.

Tres días más tarde, en París, una revuelta popular obligaba a abdicar al rey Luis Felipe, el último que Francia ha tenido. Esa misma jornada nacía la Segunda República francesa. El vizconde de Tocqueville, testigo de excepción de estos hechos, escribía en noviembre de 1850:

He vivido con hombres de letras que han escrito la historia sin mezclarse con los hechos y he vivido con políticos que nunca se han ocupado de otra cosa que no sea producir acontecimientos sin pensar en describirlos. Siempre he observado que los primeros veían causas generales por todas partes, mientras que los otros, viviendo en medio del deslavazado acontecer diario, concluían con mucho gusto que todo debía ser atribuido a incidentes particulares y que los pequeños resortes que ellos ponían constantemente en marcha con sus manos eran los mismos que movían el mundo. Me parece que unos y otros se equivocan.

Por mi parte, detesto esos sistemas absolutos que hacen depender todos los acontecimientos de la historia de grandes causas primeras, ligadas unas a otras por una cadena fatal, y que eliminan a los hombres, por así decir, de la historia del género humano. Los encuentro estrechos en su pretendida grandeza y falsos a pesar de su aire de verdad matemática. Yo creo, sin querer ofender a los escritores que han inventado esas sublimes teorías para alimentar su vanidad y facilitar su trabajo, que muchos de los hechos históricos importantes sólo podrían ser explicados por circunstancias accidentales y que muchos otros son inexplicables; en fin, que el azar -o, mejor dicho, esa maraña de causas segundas que así llamamos por no saberlas desenmarañar-, conforma buena parte de lo que vemos sobre el teatro del mundo. Pero creo firmemente que el azar nada hace que no haya sido preparado con anterioridad. Los hechos precedentes, la naturaleza de las instituciones, el rumbo de los espíritus, el estado de las costumbres, son los materiales con los que compone esos impromptus que nos asombran y nos asustan.

Souvenirs, de Alexis de Tocqueville; Gallimard, 2003; pgs. 797-798 [traducción propia].

seconde_republique

PÁGINA EN BLANCO

“Era el mejor de los tiempos, era el peor de los tiempos, era la edad de la sabiduría, era la edad de la estupidez, era la época de la convicción, era la época de la incredulidad, era el momento de la Luz, era el momento de la Oscuridad, era la primavera de la esperanza, era el invierno de la desesperación, teníamos todo ante nosotros, no teníamos nada ante nosotros, nos íbamos todos directamente al Cielo, nos íbamos todos directamente al extremo opuesto…”

Inicio de Historia de dos ciudades, de Charles Dickens [traducción propia].

Obra de Nick Alm (2016)

Obra de Nick Alm (2016)

A LOS MÁS VIEJOS VERÁS

El vigor del alma española es dureza de tierra erosionada.

Escolios a un texto implícito, de Nicolás Gómez Dávila; Atalanta, 2009; pg. 158.

Este ejército que ves
vago al yelo y al calor,
la república mejor
y más política es
del mundo, en que nadie espere
que ser preferido pueda
por la nobleza que hereda,
sino por la que él adquiere;
porque aquí a la sangre excede
el lugar que uno se hace
y sin mirar cómo nace
se mira cómo procede.

Aquí la necesidad
no es infamia; y si es honrado,
pobre y desnudo un soldado
tiene mejor cualidad
que el más galán y lucido;
porque aquí a lo que sospecho
no adorna el vestido el pecho
que el pecho adorna al vestido.

Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás
tratando de ser lo más
y de aparentar lo menos.

Aquí la más principal
hazaña es obedecer,
y el modo cómo ha de ser
es ni pedir ni rehusar.

Aquí, en fin, la cortesía,
el buen trato, la verdad,
la firmeza, la lealtad,
el honor, la bizarría,
el crédito, la opinión,
la constancia, la paciencia,
la humildad y la obediencia,
fama, honor y vida son
caudal de pobres soldados;
que en buena o mala fortuna
la milicia no es más que una
religión de hombres honrados.

Don Pedro Calderón de la Barca

FRESAS EN EL BORGOÑA

¿Cómo es posible denominar hombre de acción a quien por su trabajo de presidente de una empresa hace ciento veinte llamadas telefónicas diarias para adelantarse a la competencia? ¿Y es tal vez un hombre de acción el que recibe elogios porque aumenta las ganancias de su sociedad viajando a los países subdesarrollados y estafando a sus habitantes? Por lo general, son estos vulgares despojos sociales los que reciben el apelativo de hombres de acción en nuestro tiempo. Revueltos entre esta basura, estamos obligados a asistir a la decadencia y muerte del antiguo modelo de héroe, que ya exhala un miserable hedor. Los jóvenes no pueden dejar de observar con disgusto el vergonzoso espectáculo del modelo de héroe, al que aprendieron a conocer por las historietas, implacablemente derrotado y dejado marchitar por la sociedad a la que deberán pertenecer un día. Y gritando su rechazo a semejante sociedad en su conjunto, intentan desesperadamente defender su pequeña divinidad.”

Introducción a la filosofía de la acción, de Yukio Mishima; escrito en agosto de 1970, pocos meses antes de su muerte por seppuku; La Esfera de los Libros, 2001; pg. 233.

“Alarmas, incursiones aéreas. Desde la azotea del hotel Raphaël he visto alzarse por dos veces, por la parte de Saint-Germain, unas nubes enormes producidas por explosiones, mientras de allí se alejaban escuadrillas que volaban a gran altura. El blanco de sus ataques eran los puentes del Sena. El modo y la sucesión de las operaciones dirigidas contra las líneas de avituallamiento indican una cabeza fina. La segunda vez, a la puesta del sol, yo tenía en mi mano un vaso de borgoña en el que flotaban fresas. La ciudad con sus torres y cúpulas rojas se extendía allí en su poderosa belleza, semejante al cáliz de una flor sobrevolado para recibir una fecundación letal. Todo era espectáculo, era poder puro, afirmado y realzado por el dolor.”

Escrito por Ernst Jünger en París, el 27 de mayo de 1944; en Radiaciones II; Tusquets, 2005; pgs. 249-250.

'Rocroi, el último Tercio', de Augusto Ferrer-Dalmau (2011)

‘Rocroi, el último Tercio’, de Augusto Ferrer-Dalmau (2011)

LA ÚLTIMA CENA

Para el pensamiento religioso el repertorio tipológico de su historia sagrada se repite indefinidamente en la historia profana.
Los tipos son la estructura de su historia universal.
En los momentos en que su vida tiene significado el hombre repite los gestos de un dios.

Escolios a un texto implícito, de Nicolás Gómez Dávila; Atalanta, 2009; pg. 313.

“A última hora de la tarde paseo con el Presidente. En el Boulevard de l’Amiral-Bruix estaba parada una columna de carros blindados que se dirigía al frente. Los jóvenes soldados que formaban sus dotaciones estaban sentados sobre los colosos de acero; el ambiente era como de vela de armas, esa especie de jovialidad con toques melancólicos que yo recuerdo muy bien. De aquellos jóvenes irradiaba densísima la cercanía de la muerte, la gloria de corazones prestos a morir entre llamas.

Cómo pasaban a segundo plano las máquinas, cómo se esfumaba su complejidad y se volvían a un tiempo más simples y más significativas, cual el escudo y la lanza en que se apoya el hoplita. Y cómo estaban sentados los jóvenes en sus carros, comiendo y bebiendo, deferentes los unos con los otros cual novios en la víspera de su fiesta, como en un banquete espiritual.”

Escrito por Ernst Jünger en París, el 7 de junio de 1944; recogido en Radiaciones II; Tusquets, 2005; pg. 255.

maxresdefault

Calle del Orco

Blog de Literatura. Grandes encuentros

Prensaboxeo.com

La gran comunidad del boxeo en español al día

plan zeta

apología de mí mismo

Embajador en el Infierno

non mea voluntas

En Compostela

non mea voluntas

The Wanderer

non mea voluntas

El Rancho de San Ysidro

Peripecias de un aprendiz de campesino

El perfil menos humano

“En aquella idea vaciaba, como en un molde, todo lo bueno que ella podía pensar y sentir; en aquella idea estampaba con sencilla fórmula el perfil más hermoso y quizá menos humano de su carácter”

La saga de Dashiell

non mea voluntas

New Catholic Land Movement

Restoring Catholic Rural Life

A Día de Hoy

Señores, si quisiéredes mio serviçio prender/ querríavos de grado servir de mio mester