YOU CANNOT OWN A CHILD OF GOD

por El Responsable

Solo en la sala.

A veces pasa, en la primera sesión. Suele pasar, en estas vidas que nos hemos dado.

Es fácil entender nuestra esclavitud, viendo esta película. No sabemos hacer nada de lo que esos hombres supieron hacer para resistir el poder de un estado.

Sabemos enviar correos masivos con nuestros CV. Sabemos pagar los máster donde perdemos el tiempo que nos ha dado Dios. Sabemos evadirnos y olvidar.

Pero no sabemos cultivar y criar nuestra propia comida. No sabemos hacer casas.

No sabemos disparar.

No sabemos sufrir. No sabemos amar.

Y como no sabemos nada, nada somos y somos propiedad de otros.

Habrá que buscar esos saberes que nos permitan resistir.

Y el saber primero, es saberse hijo de Dios. Porque nadie puede ser dueño de un hijo de Dios.

Advertisements