LUCHA DE GIGANTES

por El Responsable

Las partículas elementales han confundido el verdadero combate con una deposición de papel, mientras aplauden la valentía de acusar a las ovejas de los desmanes de los lobos -a los que se someterán como harén en cuanto fuere necesario-.

La fidelidad ha sido saldada en un supermercado de caprichos.

La imaginación ha tomado el poder: hombres y mujeres se diluyen en una sopa monstruosa de géneros absurdos y abortos cobardes.

Saruman ha cambiado su capa blanca por un pareo arcoíris.

Nosotros no creemos que la libertad moderna libere nada, salvo un ejército innumerable de demonios.

En nuestros intempestivos sueños de patriarcas heterosexuales, nuestro mejor amigo rechaza al Enemigo en nombre de la sangre recién nacida.

Somos los cruzados que defienden espalda contra espalda el minúsculo reino asediado de sus familias menguantes, armados con ridículos rosarios de cinco misterios.

Sabemos que nada nos ha sido pedido, comparado con lo que se nos ha de pedir. Para ello nos preparamos. Cada tribulación es un entrenamiento para soportar un castigo mayor.

Y en el castigo -con expresión de fiesta bella y cruel- nos crecemos.

Somos la mala hierba
que pisoteada por gigantes
se transforma en la sal de la tierra
empeñada en defender todo lo bello y bueno que Dios creó en su mundo.

Anuncios