ENSERES

por El Responsable

Hoy, como tantos otros domingos, he ido a comer a casa de mi madre.

Mientras esperaba a que estuviera lista la comida, me he acercado a la terraza. Me gusta comprobar cómo va creciendo el naranjo que les regalé (mi limonero, por cierto, cumplió ayer diez años).

Me fijé entonces en la alacena que Julio, el compañero de mi madre, restauró ya hace un tiempo. Es un mueble precioso, que hoy se veía especialmente bello, sumergido en la abundante luz de la jornada.

Pero, al mismo tiempo, sentí que el mueble parecía demandar otro lugar. No me refiero a un simple cambio de sitio. Encajonado en la estrechez de la pequeña terraza, su mera presencia imponía otra disposición del mundo alrededor: otros espacios, otros ritmos, otras rutinas. Pensé que sería una alacena feliz en una casa de campo, asomada a una ventana desde la que pudiera ver una huerta bien cuidada y un pequeño jardín; y, más allá, el camino que marca la adecuada distancia con el mundo.

Unas manos de mujer cortarían flores cada mañana para poner en el jarrón que reposa en la alacena.

Me vinieron entonces a la mente las reflexiones de Fernando sobre los enseres, que tengo frescas en la memoria por haber tocado el tema en su reciente conferencia sobre Gómez Dávila.

Los enseres gozan así de una doble formalización, constan de partes formales o piezas y, a su vez, pueden distinguirse en su estructura elementos sintácticos o de relación, que remiten a su composición con otros objetos culturales, y elementos semánticos que determinan, justamente, lo que el objeto es de suyo, relativamente al margen de su articulación con esos otros objetos con los que conforma, sin embargo, una red, paisaje o esfera cultural o idiomática. Así, cuando en un determinado entorno cultural aparece un objeto exótico su presencia destaca, como destaca en el discurso la palabra de un idioma foráneo.

Elementos para la comprensión de las raíces metapolíticas de Europa. Del fundamento antropológico de la comunidad al ocaso de la familia en la sociedad universal; tesis doctoral en Sociología de Fernando Muñoz; pg. 70.

IMAG0176

Advertisements