LA SANTA COTIDIANIDAD

por El Responsable

Cristo resucitado debe llegar de un momento a otro por estas playas de Galilea
entretanto voy a pescar dice Pedro y los demás vamos también contigo
y allí van surcando esas aguas del mundo en una pequeña barca
que ignora ser la Iglesia Católica militante
ahora van echando unas redes que ignoran ser
pescadoras del hombre esa especie de los abismos
la noche estrellada inmensa ha pasado rápida
sobre la cabeza apostólica de la Iglesia militante
las redes una y otra vez vacías pero qué noche de la miseria
esta noche que ignora ser la historia de la salvación
al amanecer divisan en la playa a un hombre
a un prófugo de la especie de los abismos
que les grita como si fuera el jefe de la operación abismo
echad las redes a la derecha y encontraréis
es la hora del amanecer en que todo puede pasar
todo pasa en efecto y las redes se llenan como proféticas
Juan observa con su corazón al forastero jefe
que tan bien conoce las costumbres del pez abismo
y de súbito su corazón grita es el Señor es él
entonces Pedro se tira al agua y llega a Jesús nadando
chorreando abismos llega a Jesús primero
como corresponde al primado romano de la Iglesia Católica
Jesús ha encendido un fuego pero no dice nada
la pesca milagrosa yace a los pies del gran Pescador
y nadie dice nada y el silencio es como el amor de Dios
a los pies del silencio están los peces del amor de Dios
venid en pos de mí y os haré pescadores de hombres
esa palabra tiene tres años y esta mañana resucitó
la mañana es silencio y gestos como soplar el fuego
gestos como repartir el pan y palabras simples como
traed el pescado a las brasas como venid y comed y
eso es todo en el silencio de la mañana pascual
qué diantres hay en el interior de este misterio glorioso
casi nada casi todo la inaudita naturalidad
con que se exhibe la gloria de Dios en el nuevo mundo
los gestos cotidianos trascendidos de eternidad
eso es pues la Iglesia Católica la comunión de los santos
el perdón de los pecados la resurrección de los muertos
eso es pues la eternidad en el tiempo unas pocas palabras
trabajar y hacer fuego y pescar y pescar abismos
con redes milagrosas cautivar el amor de Dios
eternizar los gestos de la santa cotidianidad
y marcharse caminando por las arenas como si nada
para esto ha citado Cristo a los suyos en Galilea
aquí no ha pasado nada y ha pasado todo
la noche estrellada inmensa ha pasado rápida sobre el abismo
y la Iglesia apostólica está a punto de resucitar.

Libro de la Pasión,  La resurrección, 15; incluido en la antología Oficio, de José Miguel Ibáñez Langlois; selección y prólogo de Enrique García-Máiquez; Númenor, 2006; pgs. 291-293.

'Cristo y los pescadores (¿Me amas tú más que éstos?), de J. Kirk Richards (2012)

‘Cristo y los pescadores (¿Me amas tú más que éstos?), de J. Kirk Richards (2012)

Anuncios