DON CRISTINO Y EL PORTERO SUSTITUTO

por El Responsable

“Don Cristino se para a hablar conmigo, como ya acostumbra a hacer todos los días. Yo, educado, escucho lo que me cuenta; lo cierto es que me gusta su conversación. Tiene 75 años y parece tener 50. Fuma como un ejecutivo de 30.

[…] Don Cristino le tenía mucho aprecio a su consuegro, a pesar de que éste no le dejaba fumar en su casa. El consuegro murió hace poco. Don Cristino fue a su casa la semana pasada, para visitar a la viuda. Me dijo que lloró, cuando las mujeres no miraban. La viuda le dijo: Cristino, fuma si quieres. Pero don Cristino no fumó. A su consuegro no le gustaba que él fumara en su casa.”

Escrito en mi diario los días 21 y 20 de julio de 2005 (traducido del original gallego).

Anuncios