El sosiego acantilado

Mes: Marzo, 2016

THE WAY OF A REAL TALE

I don’t like anything here at all, said Frodo, step or stone, breath or bone. Earth, air and water all seem accursed. But so our path is laid.

Yes, that’s so, said Sam. And we shouldn’t be here at all, if we’d known more about it before we started. But I suppose it’s often that way. The brave things in the old tales and songs, Mr. Frodo: adventures, as I used to call them. I used to think that they were things the wonderful folk of the stories went out and looked for, because they wanted them, because they were exciting and life was a bit dull, a kind of a sport, as you might say. But that’s not the way of it with the tales that really mattered, or the ones that stay in the mind. Folk seem to have been just landed in them, usually – their paths were laid that way, as you put it. But I expect they had lots of chances, like us, of turning back, only they didn’t. And if they had, we shouldn’t know, because they’d have been forgotten. We hear about those as just went on – and not all to a good end, mind you; at least not to what folk inside a story and not outside it call a good end. You know, coming home, and finding things all right, though not quite the same – like old Mr. Bilbo. But those aren’t always the best tales to hear, though they may be the best tales to get landed in! I wonder what sort of a tale we’ve fallen into?

I wonder, said Frodo. But I don’t know. And that’s the way of a real tale. Take any one that you’re fond of. You may know, or guess, what kind of a tale it is, happy-ending or sad-ending, but the people in it don’t know. And you don’t want them to.

The Lord of the Rings, de J.R.R. Tolkien; HarperCollins, 2007; pgs. 711-712.

Advertisements

LO QUE SOY SIN TI

Saberse aún juguete de dioses menores
a los que antaño ofrecí magníficos holocaustos.
Aguardar sentado el próximo combate
conociendo su habilidad para ignorar todas las defensas.
Pues la tentación soy yo:
tú me defines, pecado de mis entretelas;
forma de mi alma, vacío infinito del deseo;
sólo la gracia de un dios mayor puede truncar tus designios.
En el paso de las cuentas del Rosario pido la conversión de todas las afroditas.
Y dejo que un dios de luz torture al sátiro que mis entrañas anhelan ser.
Así me hiciste, para probarme;
para probarme lo que soy sin Ti.

'Apolo desollando a Marsias', de José de Ribera (1637)

‘Apolo desollando a Marsias’, de José de Ribera (1637)

LUNS DE PASCUA

Coa fe sinxela da avoa labrega

subir de xeonllos pola corredoira

en agradecemento polo teu agasallo.

10153757_10206859786625855_5055586459149292251_n

DON CRISTINO Y EL PORTERO SUSTITUTO

“Don Cristino se para a hablar conmigo, como ya acostumbra a hacer todos los días. Yo, educado, escucho lo que me cuenta; lo cierto es que me gusta su conversación. Tiene 75 años y parece tener 50. Fuma como un ejecutivo de 30.

[…] Don Cristino le tenía mucho aprecio a su consuegro, a pesar de que éste no le dejaba fumar en su casa. El consuegro murió hace poco. Don Cristino fue a su casa la semana pasada, para visitar a la viuda. Me dijo que lloró, cuando las mujeres no miraban. La viuda le dijo: Cristino, fuma si quieres. Pero don Cristino no fumó. A su consuegro no le gustaba que él fumara en su casa.”

Escrito en mi diario los días 21 y 20 de julio de 2005 (traducido del original gallego).

LA PROVI

“Hoy volví a casa pasada la medianoche, porque ocupé buena parte de la jornada en la conversación con Nacho, el compañero de Licenciatura que ahora es compañero de Doctorado; aquel que Míguel y yo sospechábamos que era facha, cosa en la que no andábamos equivocados; pero a estas alturas, ya sé que el concepto facha oscurece más que explica. También conocí a Gabriel, un antiguo estudiante de Filosofía, licenciado algún año antes que yo; y del que ya se comentaba, entonces, su pensamiento derechista. La conversación fue muy agradable y espero que se pueda repetir más adelante. Recuerdo con ternura las lágrimas de Gabriel cuando comentábamos el Catolicismo que articula El Señor de los Anillos. Impresionantes las fotos que nos mostró del viaje que hizo hace poco a Palestina.”

Escrito en mi diario el 15 de diciembre de 2005 (traducido del original gallego).

555803_3771008548641_519876495_n

ZWISCHEN LAND UND MEER

“En la cosmovisión schmittiana no solo quedan hermanadas España y Alemania, sino las dos regiones de estos países con las que se siente identificado: Schmitt percibe parecidos entre su Sauerland natal y su Galicia adoptiva. Santiago de Compostela era una ciudad que le entusiasmaba más que cualquier ciudad alemana: ‘Santiago es bella más allá de lo verosímil [überwahrscheinlich]; quien no la conoce, no puede hablar sobre Europa’. Galicia es como Plettenberg, un lugar tranquilo; el bien más alto que puede alcanzar el hombre, un pedazo de tierra dotado de orden: ‘Escribo este prólogo para la edición española en el verano de 1961, en una tranquila ría de la costa occidental de Galicia. Los periódicos, la radio y la televisión […] están llenos de informes sobre las últimas hazañas milagrosas de los cosmonautas rusos y americanos. […] Pero la gloria que aquellos medios de masa pueden otorgar es efímera. […] El hombre es y permanece siendo un hijo de esta tierra’. Pero más aún: Galicia y Sauerland poseen una misma alma, capaz de sintetizar los dos elementos fundamentales para la filosofía de la historia de Schmitt: ‘Esta tierra es, todavía más que el Sauerland, una región de enfrentamiento entre tierra y mar [Auseinandersetzung zwischen Land und Meer], así como entre norte y sur’.”

Carl Schmitt pensador español, de Miguel Saralegui; Trotta, 2016; pg. 32.

valdoviño

SACUDIDAS DEL GRAN MAGMA ISLÁMICO

Ha sido el realismo histórico quien me ha enseñado a ver que la unidad de Europa como sociedad no es un ideal, sino un hecho de muy vieja cotidianeidad. Ahora bien, una vez que se ha visto esto, la probabilidad de un Estado general europeo se impone necesariamente. La ocasión que lleve súbitamente a término el proceso puede ser cualquiera: por ejemplo, la coleta de un chino que asome por los Urales o bien una sacudida del gran magma islámico. La figura de ese Estado supernacional será, claro está, muy distinta de las usadas como, según en esos mismos capítulos se intenta mostrar, ha sido muy distinto el Estado nacional del Estado-ciudad que conocieron los antiguos.”

Del Prólogo para franceses de La rebelión de las masas, terminado de escribir por José Ortega y Gasset en mayo de 1937, en Holanda; Orbis, 1983; pg. 15.

1458632644_493155_1458637818_album_normal

SAN JOSÉ

Dijo que Dios le había dado unos hijos y unas nietas muy buenos, que no merecía.

Para alcanzar la sabiduría, basta la humildad de aprender las lecciones que va enseñando una vida corriente.

Que Deus che teña no seu colo.

EL CATOLICISMO ES UN ANTIHUMANISMO

En el fondo no hay sino dos religiones: la de Dios y la del Hombre, y una infinidad de teologías.

Escolios a un texto implícito, de Nicolás Gómez Dávila; Atalanta, 2009; pg. 1036.

“Descansaba un rato, de pie a la entrada del garaje; harto de la silla y de tanta preposición alemana. Un barullo de niños al final de la calle llamó mi atención; por lo que llegaba a adivinar una jauría de chavales entre los 10 y los 14 años tiraba piedras a una figura indefinida. Seguí observando la situación, sin tener muy claro lo que estaba pasando; hasta que la indefinida figura empezó a correr calle abajo; tras ella venía el grupo de chavales. Al verme, la figura (que correspondía a la de un hombre de unos 25 años, pero de actitud infantil), corrió a protegerse en mi portal, al tiempo que me decía: Perdone, ¿puede llamar a la policía? Es que me están persiguiendo. Le dije que se metiera dentro y me quedé de pie a la entrada del garaje, con las piernas temblorosas, esperando la llegada de la marabunta. Pero la marabunta, con los nuevos acontecimientos, perdió las ganas de zurrarle al hombrecillo y se marchó, a Dios gracias. El hombrecillo era un poco retardado; además, había bebido bastante del whisky que le habían ofrecido los propios chavales. Se quedó hablando conmigo, mientras se le pasaba el susto; y el mareo. En algún momento de nuestra conversación, le dije: los niños, a ciertas edades, suelen ser muy malos; y él me preguntó: ¿por qué hay mal en el mundo? Creo que voy a hacer la Comunión.

Puedo pasar ratos larguísimos mirando a las palomas. Vida sencilla. Comer cualquier cosa que uno va encontrando por el suelo. Intentar echar un polvete con todas las palomitas que lo rodean a uno. Quitarle los dedos de las patas a picotazos a aquellos congéneres que me molestan. Definitivamente, no sé cuál es la diferencia entre mirar a un palomo y mirar a un hombre.”

Escrito en mi diario el sábado 7 y el domingo 8 de mayo de 2005 (traducido del original gallego).

ORTODOXIA

“La impresionante fuerza de Chesterton está a punto de obligarme a ir corriendo hasta una iglesia, en busca de un cura que me haga católico lo más rápido posible. No sé si las verdades de Chesterton son las verdades; pero sé que son aquellas que yo puedo reconocer como bellas; aquellas que valdría la pena que fueran las verdades. Yo siento todas las contradicciones del catolicismo como conformadoras de mi ser.”

Escrito en mi diario el sábado 12 de marzo de 2005 (traducido del original gallego).

Los secularistas no han destruido las cosas divinas, pero sí las seculares, si eso les sirve de consuelo. Los titanes no escalaron hasta el cielo, pero devastaron el mundo.

Ortodoxia, de Gilbert Keith Chesterton; Acantilado, 2013; pg. 184.

Calle del Orco

Blog de Literatura. Grandes encuentros

plan zeta

apología de mí mismo

El Rancho de San Ysidro

Peripecias de un aprendiz de campesino

El perfil menos humano

“En aquella idea vaciaba, como en un molde, todo lo bueno que ella podía pensar y sentir; en aquella idea estampaba con sencilla fórmula el perfil más hermoso y quizá menos humano de su carácter”

A Día de Hoy

Señores, si quisiéredes mio serviçio prender/ querríavos de grado servir de mio mester