Mr. STILES

por El Responsable

Al salir del metro de Alonso Martínez no te encuentras en una única plaza de Madrid, sino en dos: hacia el norte, la homónima que da nombre a la estación; pero si das un paso hacia el sur (es difusa la frontera entre ambas), te encontrarás en la plaza de Santa Bárbara. En medio de ésta hay una librería de viejo; no tengo muy claro si la librería se llama también Santa Bárbara por la plaza o es la plaza la que se llama así por la librería. Cuando se hizo la reforma de la plaza hace unos años, la librería se incluyó en el lote a reformar: el nuevo aspecto de esta librería de viejo es de una transparente modernidad, gracias a sus amplias paredes de cristal.

Fue en este lugar donde decidí perder un poco de tiempo esta mañana y echar un ojo a la mercancía. Entre docenas de cosas sin interés, descubrí una edición de 1976 de los diarios de Evelyn Waugh, en el original inglés, editados por Michael Davie; me hizo gracia el sentido de la oportunidad de este encuentro, pues el blog de maese Wanderer se había referido al autor en sus últimas entradas (lo que me había llevado a coger un poco antes en la biblioteca de Iglesia La prueba de fuego de Gilbert Pinfold, en la edición de Homo Legens).

Pago los cinco euros que me pide la librera por el ejemplar y me lo llevo al cercano Bulevar, mi refugio habitual desde hace un par de semanas. Empiezo a investigar mi adquisición, porque los libros usados suelen esconder secretos interesantes. En primer lugar, busco un trozo de papel que ya me había llamado la atención en la librería: se trata de un lindo cheque bancario sin firmar, usado a modo de marcapáginas.

 12769456_10206981867640039_1098613555_n

Y en la contraportada, este apunte mínimo:

12784717_10206981869080075_2033036423_n

Se me ocurre meter en google tres palabras: martin stiles oxford

El primer resultado de la búsqueda enlaza con una página donde puedo leer: Martin Stiles has worked with and for historic properties and their families for his entire career. He is currently researching aristocratic families’ portrait collections and their display.

Desde luego, parece la descripción de un personaje de Waugh. Y me pregunto: ¿cómo ha llegado este libro a mis manos? ¿Fue vendido en un apuro económico? ¿Fue robado durante un viaje a España?

Dejo volar la imaginación, mientras le doy vueltas a la posibilidad de ponerme en contacto con Mr. Stiles.

Anuncios