ATALANTA BAGLIONE

por El Responsable

“La joven y aún hermosa madre de Grifone, Atalanta, que el día anterior se había retirado al campo junto con la esposa de éste, Zenobia, y con dos hijos de Gianpaolo, y que más de una vez, cuando su hijo había corrido a su lado, le había rechazado maldiciéndole, se acercó ahora con su nuera en busca del hijo moribundo. Todos se hicieron a un lado al paso de las dos mujeres, ya que ninguno quería verse señalado como el que había apuñalado a Grifone, para no atraer hacia sí la maldición de la madre. Pero se equivocaban, pues ella misma invitó a su hijo a perdonar al que le había asestado aquel golpe mortal y al fin Grifone expiró con su bendición. La mirada reverente de la multitud siguió a las dos mujeres, con los vestidos ensangrentados, mientras atravesaban la plaza camino de su casa. Y esta Atalanta es la misma para la que más tarde pintaría Rafael un Entierro de Cristo hoy famoso en todo el mundo; de este modo depositó ella su propio sufrimiento a los pies del más alto y sacro dolor materno.

La catedral, en cuya cercanía se desarrolló la mayor parte de esta tragedia, se lavó con vino y de nuevo se consagró.”

La cultura del Renacimiento en Italia, de Jacob Burckhardt; Akal, 2004; pg. 67.

La 'Deposizione Borghese', de Rafael (1507)

La ‘Deposizione Borghese’, de Rafael (1507)