LA ETERNA REVISIÓN

por El Responsable

De esa manera, a pesar de su deseo de tranquilidad, los pueblos, sacudidos por la Revolución Francesa y por sus guerras de liberación, no podrán, de ahora en adelante, volver a dormir; toda su existencia estará sujeta a otras normas, y nunca se sentirán satisfechos con el nuevo orden político. Lo que surge como principal consecuencia de todo esto es el espíritu de la eterna revisión, que el mismo Napoleón mantuvo bajo control todo lo que pudo: J’ai conjuré le terrible esprit de nouveauté qui parcourait le monde [He dominado el terrible espíritu de novedad que recorría el mundo].”

Juicios sobre la historia y los historiadores, de Jacob Burckhardt; Katz, 2011; pg. 226.

'La consagración de Napoleón', de Jacques-Louis David (1807)

‘La consagración de Napoleón’, de Jacques-Louis David (1807)

Anuncios