LA SOMBRA DE SU PINCEL

“De esta manera surgió un caso único y fortuito en la historia del arte: gracias a un esfuerzo perseverante, la representación de la realidad sensible coincide, a fuerza de belleza y de verdad, con la revelación de la más alta espiritualidad, y se era consciente de ello. Conviene recordar aquí las palabras de Miguel Ángel: La verdadera pintura es noble y pía en sí misma, porque la misma lucha por alcanzar la perfección eleva el alma hasta la veneración al acercar a Dios y ser uno con él. La verdadera pintura es una copia de Su perfección y la sombra de Su pincel.”

Juicios sobre la historia y los historiadores, de Jacob Burckhardt; Katz, 2011; pg. 106.

2014-06-14t180142z_10069400

Advertisements