BRIDEY

por El Responsable

He de reconocer que es uno de mis secundarios favoritos.

“Brideshead actuaba de forma tan solemne e impersonal como siempre.

-Es una lástima que Sebastian no conozca mejor a monseñor Bell. Descubriría que la convivencia con él puede ser muy agradable. Yo viví con él durante mi último año. Mi madre está convencida de que Sebastian es un borracho acérrimo. ¿Lo es?

-Corre el riesgo de llegar a serlo.

-Creo que Dios prefiere los borrachos a mucha gente respetable.

-¡Por el amor de Dios! -protesté, porque aquella mañana tenía muchas ganas de llorar-. ¿Por qué mezclar a Dios en todo?

-Lo siento. Me olvidé. Pero ¿sabes que tu pregunta es realmente muy divertida?

-¿Ah, sí?

-Para mí, sí. Aunque para ti no lo sea.

-No, para mí, no lo es. Me parece que sin vuestra religión Sebastian tendría la posibilidad de ser un hombre feliz y sano.

-Es discutible -replicó Brideshead-. ¿Crees que volverá a necesitar esta pata de elefante?”

Retorno a Brideshead, de Evelyn Waugh; Tusquets, 2010; pg. 175.

Corolario colachiano:

El protestantismo inició esa interiorización del cristianismo en simple idiosincrasia que permite preguntarle por su religión al individuo, después de preguntarle cuál es su color preferido y antes de preguntarle cuál es su actriz más admirada.

Escolios a un texto implícito, de Nicolás Gómez Dávila; Atalanta, 2009; pg. 960.

Retrato de Evelyn Waugh realizado por Henry Lamb (1930)

Retrato de Evelyn Waugh realizado por Henry Lamb (1930)

Advertisements